0-0. Pelea cuerpo a cuerpo

0
731

Víctor M. Victoria Duelo de poder a poder entre el Sant Jordi y el Inter Ibiza, que ofreció más intensidad que fútbol y que acabó sin goles en el marcador (0-0). En un Kiko Serra con las gradas abarrotadas, ambos contendientes reflejaron la principal premisa de la presente edición de la Regional Preferente: la igualdad es máxima en cualquier partido.

Los dos primeros clasificados de la categoría cerraron la primera vuelta del campeonato con un empate que deja buen sabor de boca a ambos, especialmente a los verdinegros, que no contaron con su hombre estrella, Jordi Serra, ausente por una rotura fibrilar, pero mantienen la diferencia de seis puntos sobre su máximo perseguidor.

Los visitantes, por el contrario, supieron competir en todo momento y gozaron de la mejor ocasión del partido, pero el disparo con la zurda de Xuan Cappellino se estrelló con la cruceta cuando parecía colarse en la portería local. Tal vez el punto deje cierto regusto amargo en la escuadra que dirige Carlos Fourcade, que nunca se sintió inferior al líder y tuvo sus opciones de llevarse la victoria.

La cita resultó tan intensa como poco excelsa en cuanto a fútbol se refiere. Apenas un par de ocasiones para cada bando es el balance global de un duelo de emociones fuertes, bravo en el choque pero sin juego violento. Y el resultado final, a tenor de lo ofrecido por uno y otro contendiente, se puede considerar como de lo más justo.

De hecho, los jugadores que más destacaron en el duelo no fueron precisamente los referentes ofensivos. David Sunder y Erik Jiménez cuajaron una notable actuación en la retaguardia del Sant Jordi, mientras la intensidad de Agustín Laborda brilló en el bando visitante, donde también sobresalió Jairo Velozo desde el costado izquierdo. Xuan Capellino entró poco en juego, pero cuando lo hizo dejó muestras de su calidad al primer toque, mientras el “Tanque” Michlig, que se las vio tiesas con un firme Hanner Gutiérrez, dejó buenos detalles de espaldas a portería.

No fue, en cualquier caso, una cita de nombres propios sino de colectivos. En el primer acto, apenas un par de ocasiones que remarcar. La primera del Sant Jordi, después de una dejada con el pecho de Michlig que Alberto Torres remató sin excesiva potencia y Gonzalo Paz despejó a córner (34’). Y la segunda de Fabri, timón del conjunto de Carlos Fourcade, cuyo disparo salió rozando el larguero de la portería de Miguel Tejada.

Tras el paso por vestuarios, el Inter Ibiza salió presionando más arriba, pero la primera ocasión de peligro fue para el Sant Jordi. Un remate de Maxi Castilla fue desviado con acierto por el “Tanque” Michlig al fondo de la red, pero el linier consideró que se encontraba en posición de fuera de juego y anuló el tanto (52’).

La estoica lucha posterior entre el propio “17” verdinegro y su defensor, Hanner Gutiérrez, fue un fiel reflejo del devenir del duelo. Choque, brega, pelea y lucha por los cuatro costados. Y allí emergió la figura de Cappellino, quien de sutil toque con la pierna izquierda envió el esférico contra la escuadra local tras una buena jugada de Jairo Velozo por el costado contrario.

Fue, sin duda, la ocasión del partido, la que pudo apretar el devenir del campeonato, pero a la postre reinaron las tablas en el marcador y el panorama queda todavía abierto para la segunda vuelta.

El Sant Jordi es líder con seis puntos sobre su máximo perseguidor (la Penya Indepedent no puede ascender esta temporada), con la vista ya puesta en su próximo enfrentamiento ante la Penya Blanc i Blava. Pero el Inter Ibiza, invicto todavía esta temporada, espera ansioso cualquier error para asaltar el liderato. Queda todo por decidir.  Ficha Técnica

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.