Mourad conduce un balón presionado por un rival (noudiari.es).

Conseguir la victoria en casa se esta convirtiendo para el Formentera en una misión imposible últimamente. Los de Elcacho han besado la lona después de un gancho letal de un rival que ha dejado muestras de su calidad y oficio sobre la hierba y que ha frenado con solvencia los numerosos ataques locales. Desde el 9 de diciembre la animosa hinchada del Formentera no celebra un triunfo y esta tarde han volado hacia Mallorca tres puntos importantes de cara a las aspiraciones de play-off del equipo rojinegro. Collado ha sido el autor del único gol del partido al aprovechar un error defensivo en el descuento del primer tiempo.

Un gol de César Collado en el descuento del primer tiempo ha arruinado todo el esfuerzo de un Formentera que ha merecido mejor suerte en el encuentro disputado en Sant Francesc ante el Llosetense, 0-1. No ha sido justo el fútbol con el equipo local, que ha enseñado los dientes a su rival desde el minuto uno, cuando ha elaborado la primera de las muchas ocasiones de las que ha dispuesto y ha fallado hasta el final.
No gana el Formentera en casa desde el 9 de diciembre y la mala racha se prolonga y empieza a convertirse en un problema para la defensa argumental de estar en la zona de play-off, es decir, entre los cuatro primeros clasificados de la Liga balear de Tercera División que jugarán la fase de ascenso.
Lo complicado es detectar dónde fallan las cosas. Y es que el Formentera ha sido más inicisivo en ataque que su adversario, y aunque cabe convenir que la igualdad ha sido la tónica dominante, en la primera parte ha podido marcar hasta cuatro veces de forma clara por una del Llosetense. Una que ha aprovechado y que a la postre le ha dado los tres puntos. Se podría hablar de la fata de gol, pero no sería más que pura demagogia porque el equipo de Luis Elcacho no presenta para nada un mal porcentaje en este capítulo.
Sin embargo, es norma en la categoría que el que desatina en ataque pierda. No suele haber demasiadas acciones nítidas para maracar y si se dejan escapar se llevan consigo la confianza en el remate y a veces hasta el partido, como le ha ocurrido al bloque formenterense.
El Formentera fue desde el pitido inicial el único que, exclusivamente, fue a por el partido. Lo dejó claro con un disparo, al minuto de juego, contra el marco de Mingo, que aún no sabía que iba a convertirse en héroe para los suyos y villano de los locales. Miró a puerta el Formentera en pleno achaque de diotrías.
Llegaba pero no concretaba cuando, en el minuto 10, se produjo una acción que pudo cambiar el signo del partido. Penalti sobre Diego Roromero en el instante en el que el futbolista local armaba la pierna para engatillar. Pena máxima que vio todo el mundo, captada incluso por las cámaras, menos por el árbitro, que la obvió. Poco le van a regalar al equipo de la menor de las Pitiüses los colegiados, que de un tiempo a esta parte han empezado a coleccionar una larga serie de errores en perjuicio de los formenterenses que no tienen fácil defensa ni justificación posible.
Esta acción no logró sacar de sus casillas al bloque local, que siguió a lo suyo tras las reclamaciones pertinentes. En el minuto 17, Armando probó suerte con un tiro lejano que no cogió la trayectoria imaginada. Perseguía el gol con ahínco el cuadro formenterense y en el 35 tuvo la acción más clara de todas para marcar. Una doble ocasión que Mingo, meta del Llosetense, desbarató con dos intervenciones de mérito cuando en la grada se cantaba gol. Inexplicable.
Poco después aumentaron los problemas para el Formentera, que en el minuto 39 tuvo que cambiar a Adrián por lesión y dar entrada a Carlos Larra, que seguía entre algodonos pero tuvo que forzar su regreso antes de lo deseado. La sustitución no tuvo repercusión en el juego, ya que los locales siguieron mandando sobre un terreno de juego inclinado hacia la portería del Llosetense. Cuando los dos equipos daban prácticamente por bueno el empate al descanso, llegó el mazazo de los mallorquines, que se adelantaban en el marcador por mediación de César Collado en  tiempo de prolongación de la primera mitad.
Tras un agridulce paso por la caseta, el once de Luis Elcacho se reintegró al partido como si nada hubiera ocurrido y buscó de nuevo con insistencia el marco contrario. Se topó, no obstante, con un rival que prefirió replegarse a ir en busca de la sentencia y los espacios y las cortesías se esfumaron de golpe. Es el Llosetense un bloque con jugadores rodados y experiencia en esta Liga y otras de superiores y tiró de oficio para ralentizar el juego y comerle minutos al cronómetro sin que pasara nada grave cerca de su área.
Pero el acoso y la fe de salvar al menos un punto fue en aumento en las filas locales. Esto provocó un aluvión de llegadas, sobre todo en los minutos finales, del que salió vivo el Llosetense por la actuación de su cancerbero, que se empleó a fondo y dio al traste con una y otra de las oportunidades de su contrincante para desespero de este.
No hubo manera de que marcara, por más que lo intentó, un Formentera que ve cómo se le complican las cosas. Sigue, a pesar de ello, en un lugar de privilegio de la tabla, cuarto, desde donde podría coger impulso la semana que viene si resuelve el partido atrasado con Son Ferrer de forma favorable y pesca algo en el complicado viaje a Felanitx que le espera el fin de semana al campo de uno de los implicados en el drama de los descensos.

Luis Elcacho: “Han atado una y nos han ganado”
Con voz alicaída, Elcacho expresó al término del encuentro sus opiniones en los micrófonos de Radio Illa, donde dio impresión de estar ‘tocado’ por la derrota. “Hemos tenido ocasiones pero las hemos fallado o las ha parado su portero, que ha estado sensacional. Ellos han sido capaces de atar una buena jugada de ataque y nos han marcado. A pesar de la derrotra estoy contento con la actitud de los jugadores, que ha sido muy buena. Solo nos ha faltado el gol, sinceramente”, señaló el técnico ilerdense. Habló Elcacho del árbitro, pero sin calentarse demasiado. “Quiero escapar de ese sentimiento que existe en la isla de que los árbitros van en contra nuestra”, indicó. Puntualizó, sin embargo, que no esperan “nada” de los colegiados. “En las últimas jornadas se han producido jugadas dudosas que todas se han resuelto en contra nuestra y es posible que sigan produciéndose. Lo que tenemos que hacer es no pensar en ello y saber que debemos marcar varios goles más que el rival para no pasar apuros”, concluyó.

Eladi Huertas: “Su falta de puntería y el portero nos ha salvado”
Habló el segundo entrenador del Llosetense, que sustituyó al principal por enfermedad, una vez acabado el choque y fue directo y no se andó por las ramas: “Su falta de puntería y nuestro portero nos han salvado”, dijo en declaraciones a Radio Illa. “En la segunda parte les hemos parado ralentizando el juego, pero en la primera han tenido mala suerte y muy poca puntería porque han tenido muchas ocasiones francas para marcar y ponerse por delante en el marcador”, comentó.

noudiari.es

0-1. Duro golpe del Llosetense al Formentera

Mourad conduce un balón presionado por un rival (noudiari.es).

Conseguir la victoria en casa se esta convirtiendo para el Formentera en una misión imposible últimamente. Los de Elcacho han besado la lona después de un gancho letal de un rival que ha dejado muestras de su calidad y oficio sobre la hierba y que ha frenado con solvencia los numerosos ataques locales. Desde el 9 de diciembre la animosa hinchada del Formentera no celebra un triunfo y esta tarde han volado hacia Mallorca tres puntos importantes de cara a las aspiraciones de play-off del equipo rojinegro. Collado ha sido el autor del único gol del partido al aprovechar un error defensivo en el descuento del primer tiempo.

Un gol de César Collado en el descuento del primer tiempo ha arruinado todo el esfuerzo de un Formentera que ha merecido mejor suerte en el encuentro disputado en Sant Francesc ante el Llosetense, 0-1. No ha sido justo el fútbol con el equipo local, que ha enseñado los dientes a su rival desde el minuto uno, cuando ha elaborado la primera de las muchas ocasiones de las que ha dispuesto y ha fallado hasta el final.
No gana el Formentera en casa desde el 9 de diciembre y la mala racha se prolonga y empieza a convertirse en un problema para la defensa argumental de estar en la zona de play-off, es decir, entre los cuatro primeros clasificados de la Liga balear de Tercera División que jugarán la fase de ascenso.
Lo complicado es detectar dónde fallan las cosas. Y es que el Formentera ha sido más inicisivo en ataque que su adversario, y aunque cabe convenir que la igualdad ha sido la tónica dominante, en la primera parte ha podido marcar hasta cuatro veces de forma clara por una del Llosetense. Una que ha aprovechado y que a la postre le ha dado los tres puntos. Se podría hablar de la fata de gol, pero no sería más que pura demagogia porque el equipo de Luis Elcacho no presenta para nada un mal porcentaje en este capítulo.
Sin embargo, es norma en la categoría que el que desatina en ataque pierda. No suele haber demasiadas acciones nítidas para maracar y si se dejan escapar se llevan consigo la confianza en el remate y a veces hasta el partido, como le ha ocurrido al bloque formenterense.
El Formentera fue desde el pitido inicial el único que, exclusivamente, fue a por el partido. Lo dejó claro con un disparo, al minuto de juego, contra el marco de Mingo, que aún no sabía que iba a convertirse en héroe para los suyos y villano de los locales. Miró a puerta el Formentera en pleno achaque de diotrías.
Llegaba pero no concretaba cuando, en el minuto 10, se produjo una acción que pudo cambiar el signo del partido. Penalti sobre Diego Roromero en el instante en el que el futbolista local armaba la pierna para engatillar. Pena máxima que vio todo el mundo, captada incluso por las cámaras, menos por el árbitro, que la obvió. Poco le van a regalar al equipo de la menor de las Pitiüses los colegiados, que de un tiempo a esta parte han empezado a coleccionar una larga serie de errores en perjuicio de los formenterenses que no tienen fácil defensa ni justificación posible.
Esta acción no logró sacar de sus casillas al bloque local, que siguió a lo suyo tras las reclamaciones pertinentes. En el minuto 17, Armando probó suerte con un tiro lejano que no cogió la trayectoria imaginada. Perseguía el gol con ahínco el cuadro formenterense y en el 35 tuvo la acción más clara de todas para marcar. Una doble ocasión que Mingo, meta del Llosetense, desbarató con dos intervenciones de mérito cuando en la grada se cantaba gol. Inexplicable.
Poco después aumentaron los problemas para el Formentera, que en el minuto 39 tuvo que cambiar a Adrián por lesión y dar entrada a Carlos Larra, que seguía entre algodonos pero tuvo que forzar su regreso antes de lo deseado. La sustitución no tuvo repercusión en el juego, ya que los locales siguieron mandando sobre un terreno de juego inclinado hacia la portería del Llosetense. Cuando los dos equipos daban prácticamente por bueno el empate al descanso, llegó el mazazo de los mallorquines, que se adelantaban en el marcador por mediación de César Collado en  tiempo de prolongación de la primera mitad.
Tras un agridulce paso por la caseta, el once de Luis Elcacho se reintegró al partido como si nada hubiera ocurrido y buscó de nuevo con insistencia el marco contrario. Se topó, no obstante, con un rival que prefirió replegarse a ir en busca de la sentencia y los espacios y las cortesías se esfumaron de golpe. Es el Llosetense un bloque con jugadores rodados y experiencia en esta Liga y otras de superiores y tiró de oficio para ralentizar el juego y comerle minutos al cronómetro sin que pasara nada grave cerca de su área.
Pero el acoso y la fe de salvar al menos un punto fue en aumento en las filas locales. Esto provocó un aluvión de llegadas, sobre todo en los minutos finales, del que salió vivo el Llosetense por la actuación de su cancerbero, que se empleó a fondo y dio al traste con una y otra de las oportunidades de su contrincante para desespero de este.
No hubo manera de que marcara, por más que lo intentó, un Formentera que ve cómo se le complican las cosas. Sigue, a pesar de ello, en un lugar de privilegio de la tabla, cuarto, desde donde podría coger impulso la semana que viene si resuelve el partido atrasado con Son Ferrer de forma favorable y pesca algo en el complicado viaje a Felanitx que le espera el fin de semana al campo de uno de los implicados en el drama de los descensos.

Luis Elcacho: “Han atado una y nos han ganado”
Con voz alicaída, Elcacho expresó al término del encuentro sus opiniones en los micrófonos de Radio Illa, donde dio impresión de estar ‘tocado’ por la derrota. “Hemos tenido ocasiones pero las hemos fallado o las ha parado su portero, que ha estado sensacional. Ellos han sido capaces de atar una buena jugada de ataque y nos han marcado. A pesar de la derrotra estoy contento con la actitud de los jugadores, que ha sido muy buena. Solo nos ha faltado el gol, sinceramente”, señaló el técnico ilerdense. Habló Elcacho del árbitro, pero sin calentarse demasiado. “Quiero escapar de ese sentimiento que existe en la isla de que los árbitros van en contra nuestra”, indicó. Puntualizó, sin embargo, que no esperan “nada” de los colegiados. “En las últimas jornadas se han producido jugadas dudosas que todas se han resuelto en contra nuestra y es posible que sigan produciéndose. Lo que tenemos que hacer es no pensar en ello y saber que debemos marcar varios goles más que el rival para no pasar apuros”, concluyó.

Eladi Huertas: “Su falta de puntería y el portero nos ha salvado”
Habló el segundo entrenador del Llosetense, que sustituyó al principal por enfermedad, una vez acabado el choque y fue directo y no se andó por las ramas: “Su falta de puntería y nuestro portero nos han salvado”, dijo en declaraciones a Radio Illa. “En la segunda parte les hemos parado ralentizando el juego, pero en la primera han tenido mala suerte y muy poca puntería porque han tenido muchas ocasiones francas para marcar y ponerse por delante en el marcador”, comentó.

noudiari.es


No hay comentarios

Dejar respuesta