Nuevo varapalo para la Peña Deportiva, que ha hincado la rodilla en casa frente al Ontinyent (0-1). El conjunto de Dani Mori buscó la victoria por activa y por pasiva, pero fueron los alicantinos quienes encontraron la red en los últimos campases del primer tiempo. Los blancos, que también cayeron la jornada pasada, continúan en inmersos en los puestos de descenso con 9 puntos.

noudiari.es Catorce jornadas dan para comenzar a sentar análisis y opiniones con cierto rigor. En esas catorce jornadas disputadas del grupo 3 de Segunda B, la Peña sólo ha sumado dos victorias (contra el Valencia Mestalla en la ya lejana jornada 3 y contra un Atlético Baleares desnortado hace 10 días). El resto, han sido, en mayor o menor medida, decepciones en un equipo voluntarioso, con algún arreón, pero falto de un qué-se-yo que le permita lo más importante: ganar.

Contra el Ontinyent, el grupo se había conjurado toda la semana, concienciándose y covenciéndose de que se podían sumar los tres puntos. Los valencianos, eso sí, son un equipo rocoso, sorprendente incluso, que tan sólo ha cedido un encuentro lejos de su estadio y que llegaba a la Villa del Río como segundo equipo menos goleado de la Liga (sólo por detrás de un Mallorca inalcanzable en éste o cualquier otro guarismo).

Con estos mimbres poco espectáculo en las áreas podíamos sospechar. La primera parte fue un tostón, con un Ontinyent absolutamente impenetrable atrás y una Peña también bien plantada, haciendo lo que mejor sabe: reducir las ocasiones visitantes prácticamente a la mínima expresión.

Sorprendió la entrada de Marco Rosa en el once, dejando Mori en el banquillo de nuevo a Pepe Bernal. El sevillano lo intentó, pero poco le salió contagiado de la falta de electricidad general. Así, pasó el rato hasta el fatídico minuto 43, cuando en la primera ocasión clara del Ontinyent, una jugada de tiralíneas valenciana (quizá faltó también una mayor contundencia defensiva en la acción) acabó en el a la postre único gol del encuentro.

Ramón Martínez Personal Trainer

Pelota al espacio para Tito, que con la zurda la pone perfecta al corazón del área, donde Raúl González (nombres que son destinos) controla y fusila a Dennis. El tocayo del 7 de España hacía otro siete, pero en el alma peñista. Todavía en shock, llegó el descanso.

La historia no tenía visos de cambiar en el segundo tiempo, hasta que, en el minuto 62, Mori movió ficha táctica. Entraron Bernal y Górriz, por un Rosa cariacontecido y el lateral derecho, Marcos Pérez. Erik Polanco pasó al carril diestro en defensa y la Peña ganó calidad por el centro y presencia en el área.

Así, poco a poco, ahora sí, llegaron las ocasiones locales. La peña acabó arrinconando al Ontinyent, y salía a llegada al área por minuto. Los blancos reclamaron penalti en un disparo de guille Andrés que pareció estrellarse contra las manos de un zaguero visitante, aunque por televisión ya no pareció tan clara la pena máxima.

En todo caso, el árbitro no vio penalti. También otro incorporado desde el banquillo, Fran Núñez, tuvo la suya, pero el canario tampoco acertó. Los últimos 10 minutos, la Peña tiró de corazón, lo intentó todo, pero no hubo manera.

Tres puntos más que vuelan del Municipal, y el equipo que se hunde algo más en el fango. La Peña queda con 9 puntitos de 45 posibles, a 7 ya de la permanencia. La próxima semana se jugará la vida en campo de un rival directo, el Llagostera. O reacciona o se va al foso.

0-1. Eclipse total

Nuevo varapalo para la Peña Deportiva, que ha hincado la rodilla en casa frente al Ontinyent (0-1). El conjunto de Dani Mori buscó la victoria por activa y por pasiva, pero fueron los alicantinos quienes encontraron la red en los últimos campases del primer tiempo. Los blancos, que también cayeron la jornada pasada, continúan en inmersos en los puestos de descenso con 9 puntos. noudiari.es Catorce jornadas dan para comenzar a sentar análisis y opiniones con cierto rigor. En esas catorce jornadas disputadas del grupo 3 de Segunda B, la Peña sólo ha sumado dos victorias (contra el Valencia Mestalla en la ya lejana jornada 3 y contra un Atlético Baleares desnortado hace 10 días). El resto, han sido, en mayor o menor medida, decepciones en un equipo voluntarioso, con algún arreón, pero falto de un qué-se-yo que le permita lo más importante: ganar. Contra el Ontinyent, el grupo se había conjurado toda la semana, concienciándose y covenciéndose de que se podían sumar los tres puntos. Los valencianos, eso sí, son un equipo rocoso, sorprendente incluso, que tan sólo ha cedido un encuentro lejos de su estadio y que llegaba a la Villa del Río como segundo equipo menos goleado de la Liga (sólo por detrás de un Mallorca inalcanzable en éste o cualquier otro guarismo). Con estos mimbres poco espectáculo en las áreas podíamos sospechar. La primera parte fue un tostón, con un Ontinyent absolutamente impenetrable atrás y una Peña también bien plantada, haciendo lo que mejor sabe: reducir las ocasiones visitantes prácticamente a la mínima expresión. Sorprendió la entrada de Marco Rosa en el once, dejando Mori en el banquillo de nuevo a Pepe Bernal. El sevillano lo intentó, pero poco le salió contagiado de la falta de electricidad general. Así, pasó el rato hasta el fatídico minuto 43, cuando en la primera ocasión clara del Ontinyent, una jugada de tiralíneas valenciana (quizá faltó también una mayor contundencia defensiva en la acción) acabó en el a la postre único gol del encuentro. Ramón Martínez Personal Trainer
Pelota al espacio para Tito, que con la zurda la pone perfecta al corazón del área, donde Raúl González (nombres que son destinos) controla y fusila a Dennis. El tocayo del 7 de España hacía otro siete, pero en el alma peñista. Todavía en shock, llegó el descanso. La historia no tenía visos de cambiar en el segundo tiempo, hasta que, en el minuto 62, Mori movió ficha táctica. Entraron Bernal y Górriz, por un Rosa cariacontecido y el lateral derecho, Marcos Pérez. Erik Polanco pasó al carril diestro en defensa y la Peña ganó calidad por el centro y presencia en el área. Así, poco a poco, ahora sí, llegaron las ocasiones locales. La peña acabó arrinconando al Ontinyent, y salía a llegada al área por minuto. Los blancos reclamaron penalti en un disparo de guille Andrés que pareció estrellarse contra las manos de un zaguero visitante, aunque por televisión ya no pareció tan clara la pena máxima. En todo caso, el árbitro no vio penalti. También otro incorporado desde el banquillo, Fran Núñez, tuvo la suya, pero el canario tampoco acertó. Los últimos 10 minutos, la Peña tiró de corazón, lo intentó todo, pero no hubo manera. Tres puntos más que vuelan del Municipal, y el equipo que se hunde algo más en el fango. La Peña queda con 9 puntitos de 45 posibles, a 7 ya de la permanencia. La próxima semana se jugará la vida en campo de un rival directo, el Llagostera. O reacciona o se va al foso.

4 Comentarios

  1. ahora dirán desde el club que el equipo juega bien vaya vergüenza un equipo que es el que más derrotas lleva de la categoría 9 y que no sabe a lo que juega con una primera parte de auténtica vergüenza y un onteniente que con poca cosa le basta para ganar aún equipo que de la mano del tanden casañ y morí están haciendo un ridiculo que los socios no merecemos lo pagará caro esta directiva el año que viene con la captación de socios menuda tomadura de pelo tanto el juvenil como el primer equipo ahora se reforzarán y bajaran igual cuando a los que tienen que hechar es al señor morí y al casañ se nos va hacer muy larga esta temporada que ridiculo

  2. Totalmente de acuerdo con el comentario de más arriba. Vistos los resultados y el pobre juego desplegado, principalmente en la 1º parte, a estas alturas de la temporada, es evidente que el equipo no funciona ni da señal alguna de que las cosas vayan a cambiar.
    Un club como la Peña (que está en 2ºb una vez cada 15 años), ya ha aguantado suficiente como para no comenzar a mover cosas y hacer cambios. Modificar la dinámica, o cuanto menos intentarlo ya es cuestión de la directiva, si no se van a hacer cambios cuanto menos que nos avisen a los socios con claridad, así por lo menos ya sabemos lo que nos espera de aquí al final de temporada, un año en 2ºb sin presiones.

  3. Cuando las cosas se hacen mal desde el inicio llega esto. El principal culpable el presidente. El Sr. Dalias dio demasiado poder a quien no tiene ni puñetera idea. Quién es el Sr Casañ en este mundo del fútbol, con quién empató este señor para darle tanto poder? Claro el no es el culpable, repito el Sr. Dalias. El señor Mori más de lo mismo. Para chavales igual vale para para esta categoría ya se ve. Se bajó los pantalones por estar que? Unos pocos meses más?. Hoy veía jugar al pobre descarte del Formentera, contra quien no tengo nada y si no tenía nivel para aquellos porque lo iba a tener para nosotros. Lamentable. Por cierto al que echamos pichichi y su equipo líder en el difícil grupo valenciano. Quién tomo aquella injusta determinación. Sois patéticos. Lo dije y lo repito, para Navidad descendidos. De los juveniles prefiero no mencionarlo. Coger la maleta y para casa todos desde el presidente hasta esos sabios directivos

  4. Hay tiempo para cambiar cosas, pero partiendo de la base de que tal y como se están haciendo las cosas, el equipo no funciona.
    No hagamos el ridículo fichando mas efectivos para el juvenil, respeto total a los chavales, pero seamos serios y prioricemos lo importante que es el primer equipo. Señor Casañ sea honesto y dimita.
    A partir de ahí hay margen de cambio sin hipotecar la viabilidad del club, que es lo primero, pero para cualquier cambio hoy mejor que mañana.

Dejar respuesta