1-1. El City se queda con la miel en los labios

0
365
Un joven seguidor del City posa con su equipo antes del partido.

Paco Natera El Ciudad de Ibiza ha sumado un punto ante el Constància que se antoja agridulce. No en vano, los de Ibon Begoña, que dirigió el encuentro desde la grada al estar sancionado con tres partidos, llevaron el peso del partido y suyas fueron las más claras ocasiones de gol. Buscó el triunfo el equipo ibicenco hasta el final, pero tuvo que contentarse con un empate que, no obstante, sirve para continuar invicto en Can Misses, donde hasta ahora se había ganado al Santa Catalina y al Penya Ciutadella.

El City se adelantó en el marcador en el minuto 23 gracias a un gol de Andrés Pozo, que remató al fondo de la red un balón suelto en el área tras una doble ocasión de Brian Triviño. Pero el Constància, que hasta ese momento no había inquietado el arco de Koki, logró el tanto del empate por mediación de José María en el minuto 32. Todo un jarro de agua fría para un equipo que pagó caro un desajuste defensivo.

En la segunda parte, el Ciudad de Ibiza fue a por el partido y en el 54, Brian pudo batir al portero visitante, pero su disparo se marchó desviado. El delantero valenciano volvió a tener otra clamorosa oportunidad, pero el arquero rival, en un mano a mano, le ganó la partida para desesperación de la parroquia local. Era el minuto 60 y los cerca de 200 espectadores que apoyaron al City desde la grada empezaban a impacientarse porque el gol no llegaba. Instantes después, en el 62, la ocasión la tuvo Piscu, pero su remate de cabeza lo despejó el guardameta del Constància.

unnamed-1

El encuentro estaba destinado al empate y así fue, pese a la oportunidad que tuvo en sus botas Cardona en el último minuto. La falta de acierto en el remate ha vuelto  a lastrar a un Ciudad de Ibiza que mereció el triunfo este mediodía. Dominó y propuso un mejor fútbol que su contrincante, en horas bajas, pero una vez más, el gol ha dado la espalada a un plantel que se ha quedado con la miel en los labios.

1-1. El City se queda con la miel en los labios

Paco Natera El Ciudad de Ibiza ha sumado un punto ante el Constància que se antoja agridulce. No en vano, los de Ibon Begoña, que dirigió el encuentro desde la grada al estar sancionado con tres partidos, llevaron el peso del partido y suyas fueron las más claras ocasiones de gol. Buscó el triunfo el equipo ibicenco hasta el final, pero tuvo que contentarse con un empate que, no obstante, sirve para continuar invicto en Can Misses, donde hasta ahora se había ganado al Santa Catalina y al Penya Ciutadella.El City se adelantó en el marcador en el minuto 23 gracias a un gol de Andrés Pozo, que remató al fondo de la red un balón suelto en el área tras una doble ocasión de Brian Triviño. Pero el Constància, que hasta ese momento no había inquietado el arco de Koki, logró el tanto del empate por mediación de José María en el minuto 32. Todo un jarro de agua fría para un equipo que pagó caro un desajuste defensivo.En la segunda parte, el Ciudad de Ibiza fue a por el partido y en el 54, Brian pudo batir al portero visitante, pero su disparo se marchó desviado. El delantero valenciano volvió a tener otra clamorosa oportunidad, pero el arquero rival, en un mano a mano, le ganó la partida para desesperación de la parroquia local. Era el minuto 60 y los cerca de 200 espectadores que apoyaron al City desde la grada empezaban a impacientarse porque el gol no llegaba. Instantes después, en el 62, la ocasión la tuvo Piscu, pero su remate de cabeza lo despejó el guardameta del Constància.unnamed-1El encuentro estaba destinado al empate y así fue, pese a la oportunidad que tuvo en sus botas Cardona en el último minuto. La falta de acierto en el remate ha vuelto  a lastrar a un Ciudad de Ibiza que mereció el triunfo este mediodía. Dominó y propuso un mejor fútbol que su contrincante, en horas bajas, pero una vez más, el gol ha dado la espalada a un plantel que se ha quedado con la miel en los labios.

No hay comentarios

Dejar respuesta