Fin a la inmaculada racha del Ibiza en Liga, donde había logrado ocho triunfos seguidos sin encajar gol. La visita del equipo de Toni Amor al campo del Petra, colista de la competición, se ha saldado con un 1-1 que no satisface a los intereses de los unionistas, que son alcanzados por el Poblense en el liderato. Verdú adelantó en el marcador al plantel de Can Misses en el minuto 30, pero el conjunto mallorquín estableció el tanto que a la postre le daría un valioso punto en el 54 al transformar Jordi Font un penalti. Trompazo de un Ibiza que se ha dejado sorprender por un rival que contabilizaba 11 derrotas y que únicamente ha logrado un triunfo.

noudiari.es El último ha frenado al primero. El Ibiza, hasta la fecha líder en solitario, ha cedido un empate tras ocho victorias seguidas en la Liga balear de Tercera División en el campo del colista, el Petra (1-1). Este tipo de situaciones representan aquellas pequeñas cosas que hacen grande el fútbol, donde no se puede dar nada por hecho de antemano, por muy evidente que parezca.

Le ha ocurrido esta jornada al equipo de Toni Amor, que tras una marcha inmaculada desde su debut -contaba todos sus partidos como técnico por victorias- ha dejado escapar dos puntos en el campo de un recién ascendido que lucha con lo poco que tiene por salir del pozo y aferrarse a la categoría. Nada dura de forma indefinida, aunque en la comparación el Petra es el desvalido contra el poderoso, como en el mito bíblico en que David vence a Goliat.

En esta ocasión no ha habido vencedores ni vencidos, aunque a unos el empate les sepa a victoria y a otros a derrota. Lo cierto es que el liderato en solitario le ha durado al Ibiza un telediario. El Poblense ha arrollado al Alcúdia (0-4) y ahora es, en detrimento del Mallorca, el rival inmediatamente más príximo y peligroso con que cuenta en la clasificación.

Ramón Martínez Personal Trainer

El Ibiza no ha tenido el día, a pesar de haber gozado de más y mejores ocasiones de gol a lo largo del encuentro. Verdú ha adelantado a los suyos en el minuto 29 y todo parecía indicar que el encuentro iba a resolverse a favor de los visitantes por inercia. Sin embargo, en el segundo tiempo, el Petra se ha encontrado con un penalti a favor que Jordi Font ha materializado en gol y su equipo ha crecido en la defensa del resultado, de un punto que no le soluciona la papeleta pero que le da un respiro y una bocanada de aire fresco con la que afrontar de otro modo la delicada situación por la que atraviesa.

El liderato quema. Lo ha tenido el Mallorca desde la jornada tres a la doce y ahora está en poder del Ibiza con la oposición del Poblense. Al Alcúdia le duró dos semanas. El vértigo de verse arriba y la presión que ejercen los perseguidores ha dado sus frutos, en unos casos antes y en otros después. Lo que le ha ocurrido al equipo de Toni Amor esta semana no debería pasar de la categoría de anécdota, pero eso depende de lo que pase en las próximas semanas en el seno de un club donde la paciencia no es virtud.

No ha fallado esta semana el Mallorca, que con una contundente victoria por 3 a 0 sobre el Constancia se engancha de nuevo al comprimido tren de cabeza de una Liga que se decanta por un pulso a tres bandas por la primera posición, el título y la ventaja que eso otorga de cara a la consecución del ascenso a Segunda B, que es el objetivo del grupo de puntero de un campeonato en que, salvo sorpresa mayúscula, no se espera a ningún otro candidato.

1-1. Trompazo

Fin a la inmaculada racha del Ibiza en Liga, donde había logrado ocho triunfos seguidos sin encajar gol. La visita del equipo de Toni Amor al campo del Petra, colista de la competición, se ha saldado con un 1-1 que no satisface a los intereses de los unionistas, que son alcanzados por el Poblense en el liderato. Verdú adelantó en el marcador al plantel de Can Misses en el minuto 30, pero el conjunto mallorquín estableció el tanto que a la postre le daría un valioso punto en el 54 al transformar Jordi Font un penalti. Trompazo de un Ibiza que se ha dejado sorprender por un rival que contabilizaba 11 derrotas y que únicamente ha logrado un triunfo. noudiari.es El último ha frenado al primero. El Ibiza, hasta la fecha líder en solitario, ha cedido un empate tras ocho victorias seguidas en la Liga balear de Tercera División en el campo del colista, el Petra (1-1). Este tipo de situaciones representan aquellas pequeñas cosas que hacen grande el fútbol, donde no se puede dar nada por hecho de antemano, por muy evidente que parezca. Le ha ocurrido esta jornada al equipo de Toni Amor, que tras una marcha inmaculada desde su debut -contaba todos sus partidos como técnico por victorias- ha dejado escapar dos puntos en el campo de un recién ascendido que lucha con lo poco que tiene por salir del pozo y aferrarse a la categoría. Nada dura de forma indefinida, aunque en la comparación el Petra es el desvalido contra el poderoso, como en el mito bíblico en que David vence a Goliat. En esta ocasión no ha habido vencedores ni vencidos, aunque a unos el empate les sepa a victoria y a otros a derrota. Lo cierto es que el liderato en solitario le ha durado al Ibiza un telediario. El Poblense ha arrollado al Alcúdia (0-4) y ahora es, en detrimento del Mallorca, el rival inmediatamente más príximo y peligroso con que cuenta en la clasificación.
Ramón Martínez Personal Trainer El Ibiza no ha tenido el día, a pesar de haber gozado de más y mejores ocasiones de gol a lo largo del encuentro. Verdú ha adelantado a los suyos en el minuto 29 y todo parecía indicar que el encuentro iba a resolverse a favor de los visitantes por inercia. Sin embargo, en el segundo tiempo, el Petra se ha encontrado con un penalti a favor que Jordi Font ha materializado en gol y su equipo ha crecido en la defensa del resultado, de un punto que no le soluciona la papeleta pero que le da un respiro y una bocanada de aire fresco con la que afrontar de otro modo la delicada situación por la que atraviesa. El liderato quema. Lo ha tenido el Mallorca desde la jornada tres a la doce y ahora está en poder del Ibiza con la oposición del Poblense. Al Alcúdia le duró dos semanas. El vértigo de verse arriba y la presión que ejercen los perseguidores ha dado sus frutos, en unos casos antes y en otros después. Lo que le ha ocurrido al equipo de Toni Amor esta semana no debería pasar de la categoría de anécdota, pero eso depende de lo que pase en las próximas semanas en el seno de un club donde la paciencia no es virtud. No ha fallado esta semana el Mallorca, que con una contundente victoria por 3 a 0 sobre el Constancia se engancha de nuevo al comprimido tren de cabeza de una Liga que se decanta por un pulso a tres bandas por la primera posición, el título y la ventaja que eso otorga de cara a la consecución del ascenso a Segunda B, que es el objetivo del grupo de puntero de un campeonato en que, salvo sorpresa mayúscula, no se espera a ningún otro candidato.

No hay comentarios

Dejar respuesta