Aún faltan cinco jornadas para que concluya la Regional Preferente, pero el CD Ibiza, después de su victoria en el terreno de juego del Portmany por 1-2, tiene medio campeonato, por no decir todo, en el bolsillo. El conjunto que entrena Iván Córdoba ha abierto brecha respecto al bloque sanantoniense, al que deja en segunda posición a seis puntos de diferencia, una horquilla poco probable de recuperar por los portmanyistas y más teniendo en cuenta el plácido calendario que le espera al cuadro deportivista, siendo el Inter Ibiza el único rival que, a priori, podría robarle puntos de aquí al final.

Sabía el CD Ibiza que si ganaba esta tarde conseguiría prácticamente el billete hacia el play-off de ascenso y saltó al Muncipal de San Antonio, que presentó una extraordinaria entrada de espectadores, con las ideas muy claras. También lo hizo el cuadro local, que se jugaba asaltar el liderato. Juego competido, en ocasiones bronco y emoción a raudales fueron los ingredientes de un primer tiempo que apenas contabilizó claras ocasiones de gol, pese a los intentos de ambos contendientes por adelantarse en el marcador y dejar noqueado a su rival.

La segunda parte fue otra historia. El CD Ibiza se creció, haciéndose con el control del balón ante un Portmany que aguantaba el chaparrón como pudo. Creaban más sensación de peligro los de Iván Córdoba y en cinco minutos locos dejó visto para sentencia el partido. En el 63, Ramiro, tras un libre directo, estableció el 0-1 en el marcador para alegría de la afición de Vila, que se volvió loca de felicidad instantes después cuando Winde, en el 67, puso el 0-2 en el eléctronico, un resultado que dejaba muy cuesta arriba el encuentro para el Pormany.

Pese a todo, los de Vicente Fernández no bajaron los brazos y fueron en busca del gol que les metiese en el partido. Con el empuje de su hinchada y a base de casta y coraje, los portmanyistas se lanzaron al ataque y tras una bonita acción, Toni Ramírez superó a Paquito en el 85 ante el delirio de la grada. Los últimos minutos fueron intensos y trabados, con bastantes interrupciones y demasiada tensión entre dos equipos que se jugaban mucho, pero finalmente, el marcador ya no se movería más y el CD Ibiza pudo festejar, tras una tangana que no llegó a mayores, un triunfo que le acerca al play-off.

Ficha Técnica

1-2. Abrazados al play-off

Aún faltan cinco jornadas para que concluya la Regional Preferente, pero el CD Ibiza, después de su victoria en el terreno de juego del Portmany por 1-2, tiene medio campeonato, por no decir todo, en el bolsillo. El conjunto que entrena Iván Córdoba ha abierto brecha respecto al bloque sanantoniense, al que deja en segunda posición a seis puntos de diferencia, una horquilla poco probable de recuperar por los portmanyistas y más teniendo en cuenta el plácido calendario que le espera al cuadro deportivista, siendo el Inter Ibiza el único rival que, a priori, podría robarle puntos de aquí al final. Sabía el CD Ibiza que si ganaba esta tarde conseguiría prácticamente el billete hacia el play-off de ascenso y saltó al Muncipal de San Antonio, que presentó una extraordinaria entrada de espectadores, con las ideas muy claras. También lo hizo el cuadro local, que se jugaba asaltar el liderato. Juego competido, en ocasiones bronco y emoción a raudales fueron los ingredientes de un primer tiempo que apenas contabilizó claras ocasiones de gol, pese a los intentos de ambos contendientes por adelantarse en el marcador y dejar noqueado a su rival.
La segunda parte fue otra historia. El CD Ibiza se creció, haciéndose con el control del balón ante un Portmany que aguantaba el chaparrón como pudo. Creaban más sensación de peligro los de Iván Córdoba y en cinco minutos locos dejó visto para sentencia el partido. En el 63, Ramiro, tras un libre directo, estableció el 0-1 en el marcador para alegría de la afición de Vila, que se volvió loca de felicidad instantes después cuando Winde, en el 67, puso el 0-2 en el eléctronico, un resultado que dejaba muy cuesta arriba el encuentro para el Pormany. Pese a todo, los de Vicente Fernández no bajaron los brazos y fueron en busca del gol que les metiese en el partido. Con el empuje de su hinchada y a base de casta y coraje, los portmanyistas se lanzaron al ataque y tras una bonita acción, Toni Ramírez superó a Paquito en el 85 ante el delirio de la grada. Los últimos minutos fueron intensos y trabados, con bastantes interrupciones y demasiada tensión entre dos equipos que se jugaban mucho, pero finalmente, el marcador ya no se movería más y el CD Ibiza pudo festejar, tras una tangana que no llegó a mayores, un triunfo que le acerca al play-off. Ficha Técnica

No hay comentarios

Dejar respuesta