El Portmany ha jugado sin complejos ante el líder Penya Arrabal y ha estado cerca de llevarse un punto, pero dos errores defensivos en el primer periodo han condenado a los sanantonienses, que han merecido mejor suerte. Los mallorquines se adelantaron pronto en el marcador. Corría el minuto 2 cuando sacaban petróleo de un despiste defensivo  para establecer el 0-1 en el marcador, un gol psicológico que, lejos de hundir al plantel portmanyista, le espoleó en busca del empate, el cual llegó por mediación de Álex Romero, que batió al arquero visitante a la salida de un córner (m. 19).

Pero el tanto del Portmany no sirivió para meterse en el partido, ya que la Penya Arrabal, mejor asentada en el terreno de juego, puso más tierra de por medio al aprovechar otro regalito de la defensa local a cuatro minutos del final del primer periodo. Jarro de agua fría poco antes de llegar al descanso. En la segunda parte, los de Casanova y Maymó fueron a por el empate y casi los consiguieron con una ocasión clamorosa de Bili, que envió un disparo a la madera cuando todos cantaban gol.

1-2. El Portmany da la cara ante el líder

El Portmany ha jugado sin complejos ante el líder Penya Arrabal y ha estado cerca de llevarse un punto, pero dos errores defensivos en el primer periodo han condenado a los sanantonienses, que han merecido mejor suerte. Los mallorquines se adelantaron pronto en el marcador. Corría el minuto 2 cuando sacaban petróleo de un despiste defensivo  para establecer el 0-1 en el marcador, un gol psicológico que, lejos de hundir al plantel portmanyista, le espoleó en busca del empate, el cual llegó por mediación de Álex Romero, que batió al arquero visitante a la salida de un córner (m. 19). Pero el tanto del Portmany no sirivió para meterse en el partido, ya que la Penya Arrabal, mejor asentada en el terreno de juego, puso más tierra de por medio al aprovechar otro regalito de la defensa local a cuatro minutos del final del primer periodo. Jarro de agua fría poco antes de llegar al descanso. En la segunda parte, los de Casanova y Maymó fueron a por el empate y casi los consiguieron con una ocasión clamorosa de Bili, que envió un disparo a la madera cuando todos cantaban gol.

No hay comentarios

Dejar respuesta