2-0. Perfecta sinfonía de la Peña en el derbi

0
80
Un músico transporta un enorme trombón, con el que amenizó el encuentro.
Un músico transporta una enorme tuba, con la que amenizó el encuentro junto a sus compañeros de charanga.

El concierto del derbi lo dio y lo disfrutó la Peña Deportiva esta tarde en Santa Eulalia. El equipo de Mario Ormaechea se adjudicó la victoria frente al Formentera gracias a los goles en la segunda parte de Salas (m. 60) y Diego Piquero, que clavó un chicharrazo casi desde el centro del campo a su exequipo (m. 84). La expulsión en los instantes finales del primer tiempo del defensa Tena debilitó el potencial de una escuadra que pierde su primer partido esta temporada.

noudiari.es La Peña Deportiva le ha ganado la partida al Formentera en un encuentro marcado por la expulsión del central formenterense Òscar Tena en la primera parte. Una tarjeta roja muy rigurosa que ha condicionado la segunda mitad del choque, en la que el conjunto de Mario Ormaechea ha sido superior, ha encontrado más espacios y a partir de ahí el camino del gol. Salas, en el minuto 60, y Piquero, en el 84, han sido los artífices de los tantos de una victoria que devuelve a la Peña a la senda de las primeras posiciones para las que ha sido concebida su plantilla.

Los dos equipos saltaron al terreno de juego sobreexcitados, acelerados y dispuestos a no conceder ni un centímetro a su adversario. El Formentera fue más incisivo en ataque en los primeros compases del choque sin que por ello dispusiera, no obstante, de claras oportunidades de gol. El cuerpo a cuerpo fue la tónica dominante de unos primeros 45 minutos excesivamente duros en los que ninguno de los dos protagonistas arrugó la pierna. Rascó la Peña y lo hizo también el Formentera, aunque el peor parado fue uno de los visitantes, Górriz, que mediado el primer tiempo tuvo que ser atendido con una brecha en la cabeza tras un choque con un rival.

El cuadro de Luis Elcacho proponía, buscaba la combinación en el centro para ganar metros y el de Mario Ormaeche le cortaba el paso sin contemplaciones y en cuanto recuperaba el cuero miraba rápido arriba para tratar de conectar con Piquero o con la banda izquierda, donde el exformenterense José Carlos Moreno estaba enchufado y tan activo que se convirtió prácticamente en el principal canalizador de todas las llegadas del cuadro de Santa Eulària en el primer tiempo.

Fuerza
La intensidad nubló la vista y el músculo le ganó la partida al toque, a la combinación y a todas aquellas cosas que hacen del fútbol un espectáculo en unos primeros 45 minutos de brega constante en todos los sectores del terreno de juego. Pando trataba de hacer jugar a los suyos desde la medular, pero la pegadiza vigilancia a la que estaba sometido se lo permitía en cuentagotas. Lo mismo le ocurría a Urrea en el bando contrario, donde sus intentos de progresión se veían una y otra vez cortados de raiz en la pegajosa línea de medios peñista.

A dos minutos del descanso y sin que hubiera sucedido nada verdaderamente desequilibrante en ninguna de las dos áreas más allá de varias aproximaciones con sus consiguientes remates defectuosos llegó la acción que cambió el decorado por completo. Larra era derribado por Piquero en una acción que el colegiado no consideró falta y Òscar Tena, expeditivo, derribó al delantero cántabro cuanbdo este enfilaba el camino de la meta ajena. El árbitro no lo dudó y desenfundó la cartulina roja, dejando a los visitantes con uno menos para los últimos coletazos del primer periodo y todo el segundo acto.

Retocó Elcacho el dibujo en el descanso, bajó a José Ayala al eje de la defensa en detrimento del expulsado, sacrificó a Bernal en la primera línea de llegada y dio entrada a Armando para que se hiciera cargo de la contención en el centro del campo. No le sirvió de nada porque la Peña, con superioridad númérica y en su campo, es mucha Peña. Empuja hasta que derriba como así le sucedió al Formentera.

Facilidad
Los locales empezaron a jugar en el segundo tiempo con la comodidad y espacios de los que había carecido en el primero y no tardaron en dar signos de superioridad ante un Formentera que por mucho que se multiplicara siempre dejaba una zona en clara ventaja para el adversario, que, además, supo buscarle las cosquillas. En el minuto 60, un enredo en defensa en la banda izquierda del ataque peñista dejó el cuero en poder de Ramiro en la línea de fondo y pegado al pie del área. El peñista tuvo tiempo de alzar la cabeza, buscar y encontrar a Salas, que solo en el comienzo del área disparó a placer batiendo sin oposición a Marcos, que nada pudo hacer para desviar el balón.

Era el principio del fin del Formentera, que, sin embargo, no arrojó la toalla. Pero la Peña se lo creyó, dio un paso al frente y por unos minutos tuvo al Formentera arrinconado en su parcela y achicando balones hacia una Górriz demasiado solo en la punta del ataque como para sacar provecho de ellos. Lo intentó Elcacho introduciendo más cambios ofesivos en el equipo. Retiró a Adri del lateral en el minuto 69 para dar entrada a Ismael y cambió también a Winde, desfondado, por Cristian, pero esta vez las sustituciones no surtieron el efecto deseado.

Cuando el Formentera buscaba el empate casi a la desesperada porque apremiaba el tiempo, una faltra de pícaro botada por Piquero desde la medular acabó con el cuero en la red. El delantero cántabro de la Peña observó adelantado al meta del Formentera y le coló el balón por arriba en la mejor acción del encuentro. Había avisado antes Piquero con un remate al larguero que no fue gol por poco, pero a la segunda sí supo cómo alojar el balón en las mallas de un Marcos Contreras al que conoce bien de la pasada temporada, en la que fueron compañeros en el club de la menor de las Pitiüses. Quizá eso le diera pistas sobre cómo debía ejecutar la falta, magistal.

Desde el segundo de la Peña al final del encuentro poco más que una acción marrada por Górriz que de haber entrado no hubiera servido de nada porque la superioridad peñista, por número y acoso, era evidente desde que su rival se había quedado diezmado en el primer tiempo ante un rival que no hace prisioneros y que cuenta de nuevo con un grupo de garantías que le permite optar a todo.

Ficha técnica:

2.- Peña Deportiva: Moro, Rubén Martínez, Verdú, Salas, Pomar, Baena (Raúl Gómez, min. 49), Ramiro, Piquero, Pacheta (Ángel García, min. 67), Borja Pando (Alcócer, min. 75) y Moreno.
0.- Formentera: Marcos, Micaló, Adri (Ismael, min. 69), Larra, Óscar Tena, Ayala, Mourad, Urrea, Górriz, Winde (Cristian, min. 66) y Bernal (Armando, min. 45).
Goles: 1-0. Minuto 60. Salas. 2-0. Minuto 84. Piquero.
Árbitro: Jaime Bardají, asistido en las bandas por Fernández y Roig. No estuvo fino ni acertado en algunas acciones importantes del partido. Mostró amarilla a los locales Salas, Baena, Ramiro y Ormaechea y a los visitantes Urrea y Bernal. También expulsó a Óscar Tena y al fisio del Formentera Jordi Vidal.
Incidencias: Unas 500 personas en el municipal de Santa Eulària. Incidentes en la grada entre un aficionado de la Peña y seguidores del club formenterense. La policía se llevó a varias personas fuera del campo para evitar males mayores.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.