3-0. Un Miura llamado Peña

0
26
Da Silva (izquierda) y Piquero saltan al verde como toros. (Natera).
Raúl Gómez no mostró fisuras en el lateral derecho (Natera).
Ramiro fue un puñal afilado y trajo de cabeza a la zaga visitante (Natera).
El Pichichi Piquero se quedó sin ver puerta, pero creó peligro (Natera).
Torres envía fuerza a su padre (Natera).
Un espectador no pierde detalle del partido (Natera).
Integrantes del Sanra, con Román a la cabeza, asistieron al choque (Natera).
Pepe Bernal jugó de titular y marcó un gol (Natera).
Borja Pando llevó la batuta en el centro del campo con clase (Natera).
Aitor Ramírez cumplió con creces en el costado izquierdo (Natera).
Da Silva firmó un doblete (Natera).
El extécnico de la Peña, Dani Mori, regresó a Santa Eulalia (Natera).

La Peña Deportiva ha doblegado al Ciudadela en una gran segunda mitad con dos goles de Da Silva y uno de Pepe Bernal, que hoy sí fue titular. El líder continúa intratable y esta tarde le ha pintado la cara al conjunto del extécnico peñista Dani Mori, que nada ha podido hacer por evitar la derrota.

Ni los más viejos del lugar recuerdan a una Peña Deportiva como la de esta temporada. El equipo de Mario Ormaechea le lleva 18 puntos al segundo, tercero y cuarto clasificado de la Liga, que son Formentera, Poblense y Campos, respectivamente. Una diferencia jamás antes conocida en el grupo XI de Tercera División. Las matemáticas son una ciencia exacta que extrapolada al fútbol dan como resultado un equipo de ’10′. De matrícula de honor ha sido también el partido que se ha marcado el conjunto peñista ante el Ciutadella, al que ha vapuleado en Santa Eulària con un juego elaborado, preciso y sin fisuras.
Ha alcanzado la Peña la excelencia futbolística. Poco o nada más se le puede pedir a un equipo en esta categoría. Lo hace todo bien. Defiende con orden, sale con criterio si puede y si no evita meterse en problemas o complicarse la vida. El centro del campo es batallador pero a su vez construye y nutre de balones en condiciones a los jugadores de arriba. En ataque es resolutiva, tiene recursos, prueba fortuna de lejos, por banda, por el centro y en acciones a balón parado atropella a sus rivales.
Al menos todo esto es lo que ha demostrado que es capaz de hacer ante el Ciutadella, que ha resistido la primera parte con el marcador a cero porque los palos y su portero han mediado de forma importante en ello. Llegar unos minutos tarde a Santa Eulària es perderse algo. Nada más arrancar el encuentro, Da Silva ha estrellado el balón en el palo. Primer aviso claro de las intenciones del equipo local, que ha dominado de principio a final a pesar de que los goles no han querido llegar hasta después del intermedio.

Cansancio
La Peña ha desgastado al Ciutadella en el primer tiempo y lo ha cazado en el segundo. Agotado en el plano físico de correr tras el balón y en el mental por verse incapaz de tutear a la Peña, el conjunto menorquín ha vuelto al partido agotado despues del descanso. Pudo marcar en el primer tiempo el equipo de Mario Ormaechea, pero el gol aguardaba a la reanudación.
Da Silva estaba especialmente intuitivo y correoso. Quería marcar el delantero peñista y así lo hacía entrever su manera de moverse, de ir al desmarque y de pedir el esférico. Y lo logró en el minuto 61. Un balón centrado por Aitor desde la izquierda sobrevoló la testa de Piquero en el punto de penalti e hizo salir al meta. Cuando parecía que el balón iba a perderse por la línea de fondo, el goleador apareció de la nada para cruzar la bola con la cabeza al fondo de las mallas y hacer justicia en el marcador.
Empezaba a desmoronarse el castillo de naipes que Dani Mori, técnico del Ciutadella, había dispuesto sobre el campo para frenar al líder. Optó el técnico visitante por la velocidad y el control y dejó en la banqueta a los jugadores de mayor envergadura de su plantilla para dar entrada a los más habilidosos, con más mimbres para la construcción que la demolición. Mala decisión Si a la Peña no se la inquieta, le rascan en el centro del campo y en cambio le dan espacios y tiempo para pensar te liquida. Como así ocurrió.

Planteamiento equivocado
De hecho, el partido fue más que placentero, en líneas generales, para los locales. Quiso Mori corregir sobre la marcha y a toda prisa y en el minuto 65 hizo un doble cambio. Era, sin embargo, demasiado tarde. La Peña estaba enchufada e incluso antes de que los presuntos revulsivos del conjunto menorquín tomaran contacto con el partido, el Ciutadella recibía el segundo. Un golazo, por cierto. Piquero fijó a los centrales y antes de que se lo arrebataran, dio el balón de tacón a Da Silva, que venía en carrera, para que éste hiciera de las suyas: parábola perfecta ante la salida del portero. Corría el minuto 66 y el partido, por lo que había sucedido hasta el momento, parecía concluso.
Quiso pero no pudo el bloque visitante con una Peña que tenía el día y cuyo repertorio de recursos parecía inagotable. Entró De Pablos al partido en las filas locales en detrimento de Aitor tras el segundo tanto y el ataque peñista fue más incisivo aún para desespero de su oponente. Desplegó De Pablos un juego exquisito por banda izquierda en una jugada estuvo a punto de plantarse solo ante el meta tras zafarse de cuatro rivales. Se adelantó en exceso el balón en el último metro y la jugada acabó en nada porque no está aún el jugador en su mejor momento, perseguido por las lesiones. Pero son estas cosas las que le gustan al aficionado, que le regaló una sonora ovación.
Fue justamente por su banda donde se gestó el tercero, en el que intervino de nuevo Piquero para devolver un balón a Pepe Bernal en el pico del área que este último ajustó de forma milimértrica al palo izquierdo del meta visitante, que solo pudo seguir con la mirada la trayectoria del balón antes de recogerlo del fondo de la portería, 3-0 (minuto 80) y partido sentenciado.

Cuerpo técnico de la Peña Deportiva: Ormaechea, Muriana, Egea y Torres.

Mario Ormaechea: “Nunca volveremos a ver un equipo así”
Tras el partido, el entrenador de la Peña Deportiva, Mario Ormaechea, quiso ensalzar a sus jugadores por el encuentro realizado y por el campeonato que están cuuajando. “Lo digo siempre, el fútbol es de los jugadores y el mérito de este triunfo y del temporadón que está haciendo la Peña es suyo. Nunca volveremos a ver a un equipo así, como este y con estos números. Es una cosa excepcional. Hemos puesto la quinta que es como debemos jugar siempre. Si vamos en cuarta nos puede ganar cualquiera, como se ha visto. Además, recuerdo que salvo excepciones puntuales no hemos ganado a nadie con estrépito. De hecho vino aquí el Son Ferrer, que es último, y nos puso en apuros”, señaló. Sobre la actuación de Da Silva, Ormaechea dijo que “es un jugador polivalente que puede adaptarse a varias posiciones y ha marcado dos pedazo de goles”.
Cuestionado sobre la posibilidad de ganar la Liga, teniendo en cuenta que cuenta con 18 puntos de ventaja sobre el segundo, el preparador de la Peña se ciñó al guión que esgrime cada jornada, aunque con algún matiz. “Se nios han puesto bien las cosas, pero debemos seguir luchando y no vamos a parmitir que nadie se relaje porque defendemos un escudo, la camiseta de la Peña y un pueblo, Santa Eulària, que no merece que nos dejemos ir por la ventaja que tenemos en este momento sobre nuestros perseguidores”, indicó.

3.- Peña Deportiva: Javi Seral, Raúl Gómez, Chupi, Berto (Pau Pomar, min. 44), Maline, Pando, Bernal, Aitor, Ramiro, Da Silva y Piquero.
0.- Ciutadella: Jesús, Tòfol, Xavi, José, Pedro, Berto, Josep, Llonga (Omar, min. 70), Antonio (Víctor, min. 65), Marcos y Albert (Lluís, min 65).
Goles: 1-o. Minuto 61. Da Silva. 2-0. Minuto 66. Da Silva. 3-0. Minuto 80. Pepe Bernal.
Árbitro: Guerrero María, asistido en las bandas por Roig Escandell y Varo Guasch. Mostró amarilla a Raúl Gómez por los locales y a Berto por los visitantes.
Incidencias: Unas 300 personas en el municipal de Santa Eulària. Antes del encuentro, el club hizo una comida de matanzas para sus aficionados y hubo una jornada infantil con un castillo hinchable para los más pequeños.

noudiari.es


No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.