Cuando tienes un jugador en el equipo de la talla de Cirio todo es mucho más fácil, aunque se ponga las cosas feas a las primeras de cambio. El Ibiza, como le ocurriera la semana pasada en el campo del Son Cladera, tuvo que volver a arremangarse para darle la vuelta al partido ante el Santa Catalina, que se adelantó en el marcador para sorpresa de todos, pero es tan exagerado el potencial futbolístico del delantero y máximo goleador del plantel que de sus botas volvió a gestarse una épica remontada. El killer unionista, en el 69, logró el gol que ponía por delante en el marcador a los de Toni Amor ante el delirio de la afición celeste, que en los últimos coletazos del choque también festejó el golazo, de vaselina, del otro crack de la escuadra, un Cristian Terán que de no haber sido por la madera hubiera acabado con algún chicharro más en su cuenta particular. Destacar el debut en Tercera División del juvenil Jorge, que jugó unos minutos tras ingresar en el campo por Mateu Ferrer. El Ibiza se afianza en el liderato y da un pasito más en su objetivo de conseguir el ascenso a Segunda División B.

noudiari.es La UD Ibiza se ha visto obligada a remontar en casa ante el Santa Catalina un partido que empezó perdiendo a las primeras de cambio con un gol en propia meta. Con el marcador a favor, los mallorquines se sintieron cómodos sobre el terreno de juego. Se protegieron atrás y dejaron la iniciativa a los de casa, que a pesar del dominio territorial no pudieron empatar antes del descanso, al que se llegó con 0-1.

Las ocasiones del Ibiza que no habían entrado en la primera parte lo hicieron en la segunda y los jugadores de Toni Amor no tardaron en darle la vuelta al marcador ante un Santa Catalina que poco pudo hacer para evitarlo. Al igual que se había adelantado, el Santa Catalina encajó el primer gol en propia puerta, tras un rechace del portero que un jugador introdujo en la red.

Corría el minuto 56 y con igualdad de nuevo en el marcador el cuadro de casa se fue decidido a por el segundo para amarrar los tres puntos y seguir comandando la Liga balear de Tercera División con un pequeño colchón de puntos sobre el segundo clasificado, el Mallorca B. Cirio fue el encargado de poner las cosas en su sitio y al Ibiza por delante en el luminoso en el minuto 69. Después, fue coser y cantar, porque su rival no tuvo mecanismos para irse arriba con garantías, aunque en una acción aislada puso en aprietos al meta local, que reaccionó con seguridad.

Sobre la bocina, Terán, que había estado toda la tarde buscando el gol y solo había hallado los palos, dio la puntilla al Santa Catalina para certificar la victoria de su equipo, un Ibiza que camina con paso firme hacia la consecución del título de campeón, su primer objetivo en una temporada en que se ha marcado el reto de subir a Segunda División B.

3-1. El líder del líder

Cuando tienes un jugador en el equipo de la talla de Cirio todo es mucho más fácil, aunque se ponga las cosas feas a las primeras de cambio. El Ibiza, como le ocurriera la semana pasada en el campo del Son Cladera, tuvo que volver a arremangarse para darle la vuelta al partido ante el Santa Catalina, que se adelantó en el marcador para sorpresa de todos, pero es tan exagerado el potencial futbolístico del delantero y máximo goleador del plantel que de sus botas volvió a gestarse una épica remontada. El killer unionista, en el 69, logró el gol que ponía por delante en el marcador a los de Toni Amor ante el delirio de la afición celeste, que en los últimos coletazos del choque también festejó el golazo, de vaselina, del otro crack de la escuadra, un Cristian Terán que de no haber sido por la madera hubiera acabado con algún chicharro más en su cuenta particular. Destacar el debut en Tercera División del juvenil Jorge, que jugó unos minutos tras ingresar en el campo por Mateu Ferrer. El Ibiza se afianza en el liderato y da un pasito más en su objetivo de conseguir el ascenso a Segunda División B. noudiari.es La UD Ibiza se ha visto obligada a remontar en casa ante el Santa Catalina un partido que empezó perdiendo a las primeras de cambio con un gol en propia meta. Con el marcador a favor, los mallorquines se sintieron cómodos sobre el terreno de juego. Se protegieron atrás y dejaron la iniciativa a los de casa, que a pesar del dominio territorial no pudieron empatar antes del descanso, al que se llegó con 0-1. Las ocasiones del Ibiza que no habían entrado en la primera parte lo hicieron en la segunda y los jugadores de Toni Amor no tardaron en darle la vuelta al marcador ante un Santa Catalina que poco pudo hacer para evitarlo. Al igual que se había adelantado, el Santa Catalina encajó el primer gol en propia puerta, tras un rechace del portero que un jugador introdujo en la red.
Corría el minuto 56 y con igualdad de nuevo en el marcador el cuadro de casa se fue decidido a por el segundo para amarrar los tres puntos y seguir comandando la Liga balear de Tercera División con un pequeño colchón de puntos sobre el segundo clasificado, el Mallorca B. Cirio fue el encargado de poner las cosas en su sitio y al Ibiza por delante en el luminoso en el minuto 69. Después, fue coser y cantar, porque su rival no tuvo mecanismos para irse arriba con garantías, aunque en una acción aislada puso en aprietos al meta local, que reaccionó con seguridad. Sobre la bocina, Terán, que había estado toda la tarde buscando el gol y solo había hallado los palos, dio la puntilla al Santa Catalina para certificar la victoria de su equipo, un Ibiza que camina con paso firme hacia la consecución del título de campeón, su primer objetivo en una temporada en que se ha marcado el reto de subir a Segunda División B.

No hay comentarios

Dejar respuesta