Logo-Paco-Natera_apaisado

Paco Natera La UD Ibiza es humana y el Formentera B se ha encargado esta noche de hacer mortal a un grupo de jugadores que ha sufrido la primera derrota de la temporada en el Municipal de San Francisco Javier (3-2) en el partido aplazado correspondiente a la jornada 19. Después de 18 victorias seguidas, el equipo que entrena Buti ha mordido el polvo, poniendo fin a su elogiada racha victoriosa. Y es que alguna vez tenía que suceder que este equipo de campeones perdiera.

El conjunto unionista, con el freno de mano puesto, perdió la finura, el remate y el control del partido ante un Formentera B que saltó al terreno de juego como un elefante en una cacharrería y al que le salió todo bien. En el minuto 10, Ademario puso por delante en el marcador a los rojinegros, quienes abrieron brecha en el 34 por mediación de Rubén. En el 40, Facundo estableció el 3-0 para desesperación de una UD Ibiza desconocida, sobre todo en defensa.

UD Ibiza

Herida en su orgullo, la UD Ibiza pudo meterse en el partido antes del descanso gracias a un gol de Carlos Larra, que regresaba a Formentera después de una ídilica etapa. El sevillano oxigenó a un equipo poco acostumbrado a encajar goles y que esta noche, en media parte, había recibido tres. Tras el asueto y con el marcador a favor, el cuadro formenterense se limitó a gestionar su amplia ventaja frente un rival que buscó a la desesperada el gol, pero sin chispa en ataque.

Todo cambió en el 77, cuando Elías dio en la diana para mantener encendida la llama de la esperanza cuando más lo necesitaba su equipo. La UD Ibiza creyó en la gesta y buscó la portería rival, pero ni Rafa Payán ni el debutante Juanma Quintero vieron puerta. Al final, el tiempo se agotó y los ibicencos pasaron de la emoción a la resignación. El equipo que tantas veces ha ganado, cuyas estrellas tantas veces han agotado adjetivos, fue sencillamente humano. Los de Buti pasaron de la euforia al chasco.

Al término del partido, Armando, jugador del Formentera B, señaló como clave del tercer triunfo seguido del plantel lo siguiente: “Hemos trabajado como un equipo, aunque he de decir que con algo de suerte porque nos ha salido todo bien”. Pese a la destacada victoria, en el vestuario rojinegro no ha habido tiempo para la celebración. “No hemos festejado nada, ya que para nosotros ha sido un partido más de Liga”, afirmó el experimentado futbolista a Fútbol Pitiuso.

Ficha Técnica

unnamed (1)

3-2. De la euforia al chasco

Logo-Paco-Natera_apaisadoPaco Natera La UD Ibiza es humana y el Formentera B se ha encargado esta noche de hacer mortal a un grupo de jugadores que ha sufrido la primera derrota de la temporada en el Municipal de San Francisco Javier (3-2) en el partido aplazado correspondiente a la jornada 19. Después de 18 victorias seguidas, el equipo que entrena Buti ha mordido el polvo, poniendo fin a su elogiada racha victoriosa. Y es que alguna vez tenía que suceder que este equipo de campeones perdiera.El conjunto unionista, con el freno de mano puesto, perdió la finura, el remate y el control del partido ante un Formentera B que saltó al terreno de juego como un elefante en una cacharrería y al que le salió todo bien. En el minuto 10, Ademario puso por delante en el marcador a los rojinegros, quienes abrieron brecha en el 34 por mediación de Rubén. En el 40, Facundo estableció el 3-0 para desesperación de una UD Ibiza desconocida, sobre todo en defensa.UD IbizaHerida en su orgullo, la UD Ibiza pudo meterse en el partido antes del descanso gracias a un gol de Carlos Larra, que regresaba a Formentera después de una ídilica etapa. El sevillano oxigenó a un equipo poco acostumbrado a encajar goles y que esta noche, en media parte, había recibido tres. Tras el asueto y con el marcador a favor, el cuadro formenterense se limitó a gestionar su amplia ventaja frente un rival que buscó a la desesperada el gol, pero sin chispa en ataque.Todo cambió en el 77, cuando Elías dio en la diana para mantener encendida la llama de la esperanza cuando más lo necesitaba su equipo. La UD Ibiza creyó en la gesta y buscó la portería rival, pero ni Rafa Payán ni el debutante Juanma Quintero vieron puerta. Al final, el tiempo se agotó y los ibicencos pasaron de la emoción a la resignación. El equipo que tantas veces ha ganado, cuyas estrellas tantas veces han agotado adjetivos, fue sencillamente humano. Los de Buti pasaron de la euforia al chasco.Al término del partido, Armando, jugador del Formentera B, señaló como clave del tercer triunfo seguido del plantel lo siguiente: "Hemos trabajado como un equipo, aunque he de decir que con algo de suerte porque nos ha salido todo bien". Pese a la destacada victoria, en el vestuario rojinegro no ha habido tiempo para la celebración. "No hemos festejado nada, ya que para nosotros ha sido un partido más de Liga", afirmó el experimentado futbolista a Fútbol Pitiuso.Ficha Técnicaunnamed (1)

No hay comentarios

Dejar respuesta