El portero Adri, que fue decisivo para el Ciudad de Ibiza, celebra la victoria en el vestuario. Foto: C. V.
El portero Adri, que fue decisivo para el Ciudad de Ibiza, celebra la victoria en el vestuario. Foto: C. V.

Francisco Natera. El barco de Can Cantó navega a toda velocidad y con viento a favor. El Ciudad de Ibiza ha superado al Sant Jordi en el partido clave de la penúltima jornada y se jugará el pase a la Regional Preferente en el último duelo de la fase regular, ante el CD Ibiza. El plantel de David Torres no está clasificado matemáticamente, pero con un punto más -incluso perdiendo si los de Noel Ramón también lo hacen ante el Portmany- estará en la Liga de los mejores por primera vez en su historia, en la temporada de su debut en el fútbol doméstico.

Esta noche, el equipo de Vila, liderado por Ibon Begoña, se ha empleado a fondo para llevarse un partido disputado y tenso en el que ha habido tres expulsados y otros tantos penaltis. Ambos equipos se jugaban mucho en esta cita y han saltado chispas en muchos momentos de un choque seguido por unos 250 aficionados. José Luis Fernández, árbitro del encuentro, ha sido muy protestado por un Sant Jordi que se ha sentido robado por su actuación.

Pese a todo, fue el conjunto de Noel Ramón quien se puso por delante en el marcador. En el 16, Ángel Gil abría una vía de agua en la embarcación del Ciudad de Ibiza y en el 30, el 9 verdinegro perforaba con un segundo cañonazo el casco de un equipo que estaba a punto de hundirse. Pero nada más lejos de la realidad, ya que tres minutos después, un agarrón a Sandro dentro del área fue sancionado con penalti por el árbitro. Cardona superó al arquero Víctor y metía a su equipo en el partido antes del descanso.

El segundo periodo ganó en emoción. Los de Can Cantó se adueñaron del balón ante un Sant Jordi sólido en defensa que buscaba matar el partido a la contra. Pero la formación de David Torres no se dejó sorprender y sus llegadas al área rival tenían marchamo de gol. Y en uno de esos ataques llegó el empate del Ciudad de Ibiza. En el 65, Joshua, con una perfecta vaselina, establecía el 2-2 para alegría del conjunto ibicenco y de su hinchada.

El bloque de Can Cantó había hecho lo más difícil ante un Sant Jordi que tiró por la borda una renta de dos goles. Pero lo peor para los de Noel Ramón estaba por llegar. En el 70, el colegiado pitó un nuevo penalti a favor del Ciudad de Ibiza y expulsó en la acción a Nacho. De nuevo, Cardona clavó el balón en la red desde los once metros y certificaba la espectacular remontada de los suyos, 3-2.

Una acción del encuentro que jugaron ayer el Ciudad de Ibiza y el Sant Jordi (Foto: Diario de Ibiza).
Una acción del encuentro que jugaron ayer el Ciudad de Ibiza y el Sant Jordi (Foto: Diario de Ibiza).

El partido había entrado en una fase trepidante. El Sant Jordi, pese a jugar con un menos, no había dicho su última palabra y buscó el gol del empate con determinación y sin complejos. Pudo llegar en el 74, pero el portero del Ciudad de Ibiza, Adri, le paró un penalti a Lolo para desesperación del banquillo verdinegro y alegría del local, que sufría de lo lindo con el empuje y la garra del bloque jordier. Bruno, en la jugada, fue expulsado y se igualaron las fuerzas en el terreno de juego a falta de 15 minutos para un final que prometía emoción a raudales.

El Sant Jordi, acto seguido, tuvo una ocasión muy buena para empatar, pero el latigazo de Dani Cosma tras lanzar una falta se estrelló en el palo para alivio del Ciudad de Ibiza, que tomó oxígeno minutos después con la expulsión de Zarco. El Sant Jordi perdía fuelle y los de David Torres pudieron rematar a su adversario con un par de ocasiones clamorosas que no vieron puerta por muy poco. Incluso, el bloque visitante tuvo una clara oportunidad, pero Adri salvó milagrosamente un remate a bocajarro de Lolo.

Al final, una contra acabó por rematar definitivamente al conjunto verdinegro. Toni Troya, en el descuento, dejaba grogui a un Sant Jordi desquiciado por la actuación del árbitro y que perdía una buena oportunidad para haberse metido en la Preferente a falta del partido ante el Portmany. El Ciudad de Ibiza festejó por todo lo alto la victoria y los jugadores no dudaron en duchar al staff técnico del equipo.

 

4-2. El Ciudad de Ibiza tiene pie y medio en la Preferente

El portero Adri, que fue decisivo para el Ciudad de Ibiza, celebra la victoria en el vestuario. Foto: C. V.
El portero Adri, que fue decisivo para el Ciudad de Ibiza, celebra la victoria en el vestuario. Foto: C. V.
Francisco Natera. El barco de Can Cantó navega a toda velocidad y con viento a favor. El Ciudad de Ibiza ha superado al Sant Jordi en el partido clave de la penúltima jornada y se jugará el pase a la Regional Preferente en el último duelo de la fase regular, ante el CD Ibiza. El plantel de David Torres no está clasificado matemáticamente, pero con un punto más -incluso perdiendo si los de Noel Ramón también lo hacen ante el Portmany- estará en la Liga de los mejores por primera vez en su historia, en la temporada de su debut en el fútbol doméstico. Esta noche, el equipo de Vila, liderado por Ibon Begoña, se ha empleado a fondo para llevarse un partido disputado y tenso en el que ha habido tres expulsados y otros tantos penaltis. Ambos equipos se jugaban mucho en esta cita y han saltado chispas en muchos momentos de un choque seguido por unos 250 aficionados. José Luis Fernández, árbitro del encuentro, ha sido muy protestado por un Sant Jordi que se ha sentido robado por su actuación. Pese a todo, fue el conjunto de Noel Ramón quien se puso por delante en el marcador. En el 16, Ángel Gil abría una vía de agua en la embarcación del Ciudad de Ibiza y en el 30, el 9 verdinegro perforaba con un segundo cañonazo el casco de un equipo que estaba a punto de hundirse. Pero nada más lejos de la realidad, ya que tres minutos después, un agarrón a Sandro dentro del área fue sancionado con penalti por el árbitro. Cardona superó al arquero Víctor y metía a su equipo en el partido antes del descanso. El segundo periodo ganó en emoción. Los de Can Cantó se adueñaron del balón ante un Sant Jordi sólido en defensa que buscaba matar el partido a la contra. Pero la formación de David Torres no se dejó sorprender y sus llegadas al área rival tenían marchamo de gol. Y en uno de esos ataques llegó el empate del Ciudad de Ibiza. En el 65, Joshua, con una perfecta vaselina, establecía el 2-2 para alegría del conjunto ibicenco y de su hinchada. El bloque de Can Cantó había hecho lo más difícil ante un Sant Jordi que tiró por la borda una renta de dos goles. Pero lo peor para los de Noel Ramón estaba por llegar. En el 70, el colegiado pitó un nuevo penalti a favor del Ciudad de Ibiza y expulsó en la acción a Nacho. De nuevo, Cardona clavó el balón en la red desde los once metros y certificaba la espectacular remontada de los suyos, 3-2.
Una acción del encuentro que jugaron ayer el Ciudad de Ibiza y el Sant Jordi (Foto: Diario de Ibiza).
Una acción del encuentro que jugaron ayer el Ciudad de Ibiza y el Sant Jordi (Foto: Diario de Ibiza).
El partido había entrado en una fase trepidante. El Sant Jordi, pese a jugar con un menos, no había dicho su última palabra y buscó el gol del empate con determinación y sin complejos. Pudo llegar en el 74, pero el portero del Ciudad de Ibiza, Adri, le paró un penalti a Lolo para desesperación del banquillo verdinegro y alegría del local, que sufría de lo lindo con el empuje y la garra del bloque jordier. Bruno, en la jugada, fue expulsado y se igualaron las fuerzas en el terreno de juego a falta de 15 minutos para un final que prometía emoción a raudales. El Sant Jordi, acto seguido, tuvo una ocasión muy buena para empatar, pero el latigazo de Dani Cosma tras lanzar una falta se estrelló en el palo para alivio del Ciudad de Ibiza, que tomó oxígeno minutos después con la expulsión de Zarco. El Sant Jordi perdía fuelle y los de David Torres pudieron rematar a su adversario con un par de ocasiones clamorosas que no vieron puerta por muy poco. Incluso, el bloque visitante tuvo una clara oportunidad, pero Adri salvó milagrosamente un remate a bocajarro de Lolo. Al final, una contra acabó por rematar definitivamente al conjunto verdinegro. Toni Troya, en el descuento, dejaba grogui a un Sant Jordi desquiciado por la actuación del árbitro y que perdía una buena oportunidad para haberse metido en la Preferente a falta del partido ante el Portmany. El Ciudad de Ibiza festejó por todo lo alto la victoria y los jugadores no dudaron en duchar al staff técnico del equipo.  

5 Comentarios

Dejar respuesta