Noudiari.es Triunfo de garra y suspense de la Peña Deportiva FS sobre el Santa Coloma en el pabellón de Santa Eulària (6-5), donde el conjunto local, espoleado por su público, se marcó un buen partido para hacerse con una victoria sufrida, peleada y que no se decidió hasta el último segundo, cuando su rival estrelló el balón en el palo con el tiempo casi cumplido.

Entró bien el equipo de casa en el encuentro, que se le puso de cara muy pronto con un tempranero tanto del Toni Rosselló, el mejor del partido, al minuto de juego. El Santa Coloma se tomó el tanto con filosofía y la tranquilidad que da tener muchos minutos para dar la vuelta a un marcador adverso, pero mediado el primer tiempo encajó el segundo, de nuevo obra de Rosselló. Entonces le entraron las prisas y puso la portería ajena en el objetivo.

Los visitantes llegaban, pero cuando probaban fortuna se topaban con el meta local, que, después de un recital, tuvo un fallo en un balón que no entrañaba riesgo aparente y que se le escurrió de las manos tras un remate de Arnau, que en el minuto 13 recortaba diferencias. El primer tiempo acabó con 2-1 para los locales y la impresión de que a poco que forzaran la máquina iban a llevarse el gato al agua sin problemas.

Pero el fútbol sala es cambiante y las cosas pueden dar un giro inesperado en cuestión de segundos. Así, Sergio igualó el marcador para los visitantes nada más arrancar el segundo acto en una acción que cogió desprevenida a la defensa de la Peña. Julen, en el 26, volvió a poner a los de casa por delante, pero el Santa Coloma había despertado y no estaba dispuesto a dejar escapar el encuentro sin entrar en la pelea. Así, cuatro minutos después fue Domenech quien ponía el 3 a 3 en el luminoso y Pol, solo cuatro minutos después, complicaba las cosas a los insulares con el 3-4.

Con el equipo de Marlon Velasco sumido en una pájara, desnortado y errático sobre la pista por primera vez en todo el encuentro, el Santa Coloma olió sangre y se lanzó como un depredador sobre su presa, pasando por unos minutos de víctima a verdugo. Sobre todo cuando Adrián Montes marcaba el 3-5 a falta de cinco minutos para el final.

Fue entonces cuando la Peña FS tiró de raza y dio la vuelta al marcador con tres golazos que pusieron de pie a la grada, más nutrida de seguidores del conjunto peñista que de costumbre. Primero fue Julen quien redujo diferencias en una acción de listo que mostró el camino a seguir y después Oriol López y Toni Rosselló quienes, con dos nuevos tantos, materializaron la remontada del triunfo.

No lo tenía sin embargo todo hecho el conjunto ibicenco, que se defendió con uñas y dientes del acoso del rival. Con portero-jugador en la cancha, el Santa Coloma hizo retroceder casi hasta su área a la Peña y tuvo, en el último suspiro, a un segundo y poco para el final, un saque de banda que acabó con un disparo al palo que no entró. Tras la acción y el pitido final, los jugadores locales y cuerpo técnico de la Peña se fundieron en un abrazo junto a su portería en señal de júbilo bajo la ovación de su público.

Marlon Velasco: “Ha sido un triunfo de equipo”
El preparador de la Peña FS, Marlon Velasco, comentó al término del encuentro que la clave de la victoria había residido en el juego colectivo del grupo. “Ha sido un triunfo de equipo en el que no podemos detacar a nadie por encima del resto. Para mi es tan importante uno que juega tres minutos pero lo hace al ciento por ciento como otro que esta en pista todo el encuentro. Cada uno tiene que saber y aceptar su rol en el equipo y en eso reside la clave del éxito”.

Velasco aseguró tras la victoria que a pesar de estar dos abajo en el marcador a falta de solo cinco minutos para la conclusión del partido jamás lo dio por perdido. “Confío plenamente en estos jugadores y en ningún momento pensé que se nos había escapado el partido cuando íbamos perdiendo por dos goles. El equipo tiene confianza y ha creído en la victoria a pesar de tener enfrente a un rival intenso, agresivo y con calidad como el Santa Coloma”, concluyó.

6-5. La Peña FS se merece una ola

Noudiari.es Triunfo de garra y suspense de la Peña Deportiva FS sobre el Santa Coloma en el pabellón de Santa Eulària (6-5), donde el conjunto local, espoleado por su público, se marcó un buen partido para hacerse con una victoria sufrida, peleada y que no se decidió hasta el último segundo, cuando su rival estrelló el balón en el palo con el tiempo casi cumplido. Entró bien el equipo de casa en el encuentro, que se le puso de cara muy pronto con un tempranero tanto del Toni Rosselló, el mejor del partido, al minuto de juego. El Santa Coloma se tomó el tanto con filosofía y la tranquilidad que da tener muchos minutos para dar la vuelta a un marcador adverso, pero mediado el primer tiempo encajó el segundo, de nuevo obra de Rosselló. Entonces le entraron las prisas y puso la portería ajena en el objetivo. Los visitantes llegaban, pero cuando probaban fortuna se topaban con el meta local, que, después de un recital, tuvo un fallo en un balón que no entrañaba riesgo aparente y que se le escurrió de las manos tras un remate de Arnau, que en el minuto 13 recortaba diferencias. El primer tiempo acabó con 2-1 para los locales y la impresión de que a poco que forzaran la máquina iban a llevarse el gato al agua sin problemas. Pero el fútbol sala es cambiante y las cosas pueden dar un giro inesperado en cuestión de segundos. Así, Sergio igualó el marcador para los visitantes nada más arrancar el segundo acto en una acción que cogió desprevenida a la defensa de la Peña. Julen, en el 26, volvió a poner a los de casa por delante, pero el Santa Coloma había despertado y no estaba dispuesto a dejar escapar el encuentro sin entrar en la pelea. Así, cuatro minutos después fue Domenech quien ponía el 3 a 3 en el luminoso y Pol, solo cuatro minutos después, complicaba las cosas a los insulares con el 3-4. Con el equipo de Marlon Velasco sumido en una pájara, desnortado y errático sobre la pista por primera vez en todo el encuentro, el Santa Coloma olió sangre y se lanzó como un depredador sobre su presa, pasando por unos minutos de víctima a verdugo. Sobre todo cuando Adrián Montes marcaba el 3-5 a falta de cinco minutos para el final. Fue entonces cuando la Peña FS tiró de raza y dio la vuelta al marcador con tres golazos que pusieron de pie a la grada, más nutrida de seguidores del conjunto peñista que de costumbre. Primero fue Julen quien redujo diferencias en una acción de listo que mostró el camino a seguir y después Oriol López y Toni Rosselló quienes, con dos nuevos tantos, materializaron la remontada del triunfo. No lo tenía sin embargo todo hecho el conjunto ibicenco, que se defendió con uñas y dientes del acoso del rival. Con portero-jugador en la cancha, el Santa Coloma hizo retroceder casi hasta su área a la Peña y tuvo, en el último suspiro, a un segundo y poco para el final, un saque de banda que acabó con un disparo al palo que no entró. Tras la acción y el pitido final, los jugadores locales y cuerpo técnico de la Peña se fundieron en un abrazo junto a su portería en señal de júbilo bajo la ovación de su público. Marlon Velasco: “Ha sido un triunfo de equipo” El preparador de la Peña FS, Marlon Velasco, comentó al término del encuentro que la clave de la victoria había residido en el juego colectivo del grupo. “Ha sido un triunfo de equipo en el que no podemos detacar a nadie por encima del resto. Para mi es tan importante uno que juega tres minutos pero lo hace al ciento por ciento como otro que esta en pista todo el encuentro. Cada uno tiene que saber y aceptar su rol en el equipo y en eso reside la clave del éxito”. Velasco aseguró tras la victoria que a pesar de estar dos abajo en el marcador a falta de solo cinco minutos para la conclusión del partido jamás lo dio por perdido. “Confío plenamente en estos jugadores y en ningún momento pensé que se nos había escapado el partido cuando íbamos perdiendo por dos goles. El equipo tiene confianza y ha creído en la victoria a pesar de tener enfrente a un rival intenso, agresivo y con calidad como el Santa Coloma”, concluyó.

No hay comentarios

Dejar respuesta