A los mandos del club de moda

0
1176

Víctor M. Victoria Un proyecto con altura de miras emerge en Ibiza. La Penya Independent acumula cuatro años asentando una estructura deportiva sólida que tiene en el equipo de fútbol de Regional Preferente su cara más visible, pero ni mucho menos acaba ahí. Esta renovada entidad que ahora lidera su presidente, Toni Curuné, desde la sala de mandos, acoge numerosas disciplinas deportivas, ha implementado la cultura del deporte en el norte de la isla y se acerca al medio millar de fichas federativas.

La actual junta directiva renovó su mandato hace escasos meses tras cuatro años de intensa pero prolífica gestión. Nada queda del último proyecto que heredó el propio Curuné y el resto de su equipo, auspiciado por el concejal de Deportes de Sant Joan, Santi Marí, quien sembró en el imaginario del empresario ibicenco la semilla que ahora germina. Un fútbol base con chavales compitiendo todas las categorías, un equipo llamado a luchar por el ascenso a Tercera División, y secciones de baloncesto, tenis, gimnasia, natación, ciclismo y patinaje compiten con el nombre de la Penya Independent. Todo un logro en tan breve lapso de tiempo.

“Sinceramente, cogí la riendas del club por la insistencia de Santi Marí en querer llevar a cabo el proyecto”, admite ahora el propio Curuné, “pero viendo pronto el potencial que había, tenía claro que el proyecto iba a funcionar”. Tras un primer año de “muchas reuniones, gestiones y trabajo duro para saldar deudas con antiguos proveedores, el proyecto empezó a crecer y poco a poco se ha ido consolidando. “No podía entender que muchachos de la zona se fueran a jugar a clubes de fuera, y ahora es al revés: los niños de fuera vienen a jugar aquí”.

El proyecto de la Penya Independent, más allá de la ambición deportiva, pretende sobre todo fomentar el deporte como filosofía de vida para los chavales. “Yo he sido futbolista toda mi vida, soy un fanático del deporte y, para mí, lo más importante es ver a los niños jugando y aprendiendo. Además, el municipio no podía tener varios clubes diferentes, porque gestionarlos todos bajo el mismo nombre siempre es mejor”. Y quizá sea el resurgir del equipo de fútbol de Regional Preferente hace dos temporadas el mejor ejemplo de ello, tal y como expone el propio presidente.

“Surgió la posibilidad de hacer un equipo en Preferente porque creíamos necesario que el fútbol base tuviera un equipo de referencia. Es importante que los chavales vean en el horizonte la posibilidad de seguir jugando al fútbol después de su etapa formativa. Confeccionamos un equipo competitivo el año pasado, incluso ya sin posibilidad de ascender, y este año estamos muy ilusionados. Pero para mí, lo más importante es que la gente se sienta muy involucrada con el proyecto”, afirma al respecto.

La región se ha involucrado con el proyecto, que se encuentra “económicamente muy estable”, y cuenta con fútbol en todas las categorías, desde prebenjamines a juveniles. Un hombre capitaliza el estilo futbolístico del organigrama anaranjado: Carlos Tomás. El ibicenco, ex jugador de fútbol en Primera División, es el entrenador del citado equipo de Regional Preferente y, además, el coordinador del fútbol base. Joven, ambicioso y, sobre todo, con avanzadas ideas y conceptos futbolísticos, el club intenta implantar una filosofía en toda su estructura a través de su figura.

“Tenemos un entrenador de la tierra, preparado, con conceptos nuevos y que confecciona entrenamientos para las diferentes edades. Él implementa su idea en todas las categorías como coordinador del fútbol base. Es una suerte poder contar con Carlos Tomás y otros grandes profesionales a su lado en el esquema de nuestro fútbol base”, afirma Curuné, para reconocer después que “le tengo mucho cariño a este club, ha sido el de mi infancia. Yo tuve que irme de aquí a Ibiza porque no había oportunidad de seguir y ver ahora a tantos niños disfrutando del deporte con una estructura organizada es muy bonito y muy ilusionante”.

El actual presidente de la Penya Independent, que dirige las entrañas del club con un grupo de cinco hombres de confianza, quiso agradecer también la labor de todos los patrocinadores, y sin menospreciar a nadie, hizo una mención especial hacia la firma Six Senses, “por confiar en nosotros desde el primer momento. Cuando uno piensa en patrocinadores le da por pensar siempre en la ayuda económica que pueda ofrecer a cambio de cualquier tipo de sponsor, pero nuestra relación con ellos va mucho más allá de todo eso. Realizan un seguimiento e inculcan métodos para poder hacer que el club progrese y con los años se percibe una evolución”.

“Siempre es bonito -agrega Curuné- que gente de fuera de la isla se involucre en el deporte, e invierta en proyectos tan interesantes y beneficiosos para todos, sobre todo en estos momentos que estamos atravesando por la pandemia. Yo personalmente agradezco que hayan confiado en el norte de la isla y más concretamente en nuestro municipio para desarrollar un proyecto de tal envergadura que a ciencia cierta dará empleo a muchas familias.

Además, el directivo tampoco quiere olvidarse del concejal Santi Marí, que “siempre nos ayuda, nos apoya y está disponible para nosotros. Me ha empujado y convencido de llevar el proyecto adelante, y siempre hay que estarle agradecido”.

Dos son los retos que aparecen en el horizonte del club para el futuro próximo: hacer crecer más si cabe toda la estructura deportiva, y conseguir el ascenso a Tercera División con el equipo Regional Preferente. En este sentido, Curuné afirma que “es un tema delicado, porque tenemos jugadores que ya han competido en esa categoría, pero para mí lo más importante es que la plantilla esté a gusto, contenta, involucrada, que disfrute. Después, aspiramos a todo. ¿Por qué no subir? Vamos a darlo todo”.

Eso sí, que nadie piense que será un camino de rosas, como el propio dirigente se encarga de recordar. “Yo me exijo y obligo al máximo, y siempre pido a mis empleados que hagan las cosas bien. Veo a la plantilla muy implicada y han conseguido hacer una piña bonita. La temporada pasada creamos unos buenos cimientos y este año tenemos un equipo de garantías, no cabe duda. No me veo en Tercera División, ni mucho menos. Lo que quiero es que la gente esté implicada y dándolo todo por el club”.

El arranque ha sido inmejorable, con una goleada (1-6) contra el filial del Sant Jordi, cuyo primer equipo verdinegro marcó el pasado verano la estela del camino a seguir ahora por Curuné y los suyos. En este curso futbolístico, con una plaza de ascenso directo en caso de acabar la clasificación en primera posición, parece un hecho más factible. Por estructura, ilusión y proyecto son, sin duda, el gran rival a batir.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.