Campo municipal de Can Cantó completamente vacío. luis herrera
Campo municipal de Can Cantó completamente vacío. Luis Herrera

diariodeibiza.es «Ha sido muy triste ver los campos sin niños jugando este fin de semana». Así definió Vicente Bufí, delegado insular de fútbol, el paro del balompié balear (de Regional a prebenjamines) llevado a cabo como protesta por la regularización laboral y fiscal que quiere aplicar el Gobierno a los clubes sin ánimo de lucro. Una huelga que afectó a unos 700 partidos, 1.400 equipos y 23.000 jugadores, según las cifras facilitadas por la Federació de Futbol de les Illes Balears. En las Pitiusas las cantidades han sido de unos 70 encuentros, 2.400 jugadores y 140 equipos, aproximadamente.

«Me fui a Can Cantó, Can Misses y por Sant Jordi. Estaba todo completamente cerrado, nada que ver con cualquier sábado y domingo de temporada. Me preguntaba cómo sería todo si la campaña que viene la mitad de los clubes hubieran desaparecido», declaró Bufí, quien, por otro lado, aseguró que el paro estaba justificado porque lo que se pide a las entidades deportivas (dar de alta a todos sus empleados y colaboradores y declarar cualquier pago a estos) es completamente inviable.

El delegado de fútbol en las Pitiusas reiteró que los clubes no quieren incumplir la ley, pero sí piden «una moratoria y un régimen especial para ir adaptándose a la situación».

Además, Bufí recordó que los  clubes pitiusos estarían dispuestos a volver a paralizar las competiciones si no se soluciona este conflicto. Así se lo hicieron saber al presidente de la Federació de Futbol de les Illes Balears, Miquel Bestard, que visitó Ibiza la semana pasada para reunirse con ellos. «Le dijeron a Miquel que por ellos no iba a ser y que estaban dispuestos a tomar más medidas», comentó el delegado insular.

Bufí considera que otro paro más se podría soportar (se baraja la posibilidad de que sea conjunto con el resto de federaciones deportivas del archipiélago balear), pero si hubiera que recurrir a un tercero no lo cree conveniente. El  motivo no es otro que las apreturas del calendario, que está ya muy cargado y no hay fechas disponibles. Por ejemplo, la jornada de este pasado fin de semana se quiere recuperar el próximo 2 de abril, el Jueves Santo.

Todos unidos
Además, a su juicio, todas las territoriales de fútbol deberían haber paralizado sus competiciones «a la vez», no de forma escalonada como ha sucedido: la primera en hacerlo fue hace tres fines de semana la asturiana; al siguiente hubo un numeroso grupo y este pasado le tocó el turno a Balears. Incluso considera necesario que se haga también con el resto de federaciones deportivas porque así «habría más presión».

Sin embargo, el portavoz del balompié en Ibiza y Formentera comentó que ve «difícil» que se vaya a desbloquear la situación, ya que «en el Gobierno consideran que lo que tienen que hacer los clubes es cumplir la ley que hay, sin aplicarse ningún régimen especial». A pesar de todo, no pierde la esperanza y confía en que se solucione este conflicto cuanto antes, no solo por el bien del fútbol base sino por todo el deporte formativo en general.

La RFEF revisa hoy sus reclamaciones
La junta directiva de la Federación Española de Fútbol (RFEF) revisará hoy las reclamaciones que hizo en su última reunión, a punto de cumplir un mes de fractura en sus relaciones con el CSD, que defiende el cumplimiento de la ley pero mantiene abierta la vía del diálogo.

En su última reunión, el 28 de enero, la junta acordó una serie de medidas como protesta y defensa ante lo que considera «actuaciones contrarias al fútbol» del CSD, entre ellas hacer paros parciales en el fútbol base sin descartar la paralización de todas las competiciones.

La RFEF reprochó al CSD un «desmesurado intervencionismo»; la supresión de las subvenciones de ayuda al fútbol base, por el dinero procedente de La Quiniela, y una persecución al fútbol aficionado al obligar a los clubes a dar de alta en la Seguridad Social a todas las personas a las que abonen alguna remuneración económica.

Desde entonces, el fútbol base se ha convertido en el principal altavoz de las protestas. Las territoriales de Asturias, Cantabria, País Vasco, Cataluña, Rioja, Castilla y León, Ceuta, Melilla, Extremadura, Canarias y Balears han protagonizado unos paros parciales que desembocarán en uno nacional, en opinión de la RFEF.

Desde algunas de ellas se han hecho propuestas para buscar soluciones a una situación que entienden que puede llevar a la desaparición de muchos clubes modestos, argumento que rechaza el CSD, que ve una falsa polémica.

El dinero de La Quiniela es otro de los focos de conflicto. Desde 1991 y hasta 2013 el CSD distribuye el importe obtenido por la recaudación del impuesto de La Quiniela de forma que las diputaciones provinciales perciben un 49,95%; la Liga de fútbol Profesional un 45,50% y la RFEF un 4,55% del 1% de la recaudación.

De forma transitoria para 2013 y 2014 se modificaron, por Real Decreto, las cantidades para la LFP y la RFEF para destinarlas a otras cometidos como ayudas a viajes de equipos y deportistas canarios a la península, actividades de federaciones o centros deportivos. Por esto, en 2013 y 2014 a la LFP se le redujo un 10%, hasta un máximo de 4 millones de euros, y a la RFEF 750.000 euros.

Bufí: “Ha sido muy triste ver los campos vacíos”

Campo municipal de Can Cantó completamente vacío. luis herrera
Campo municipal de Can Cantó completamente vacío. Luis Herrera
diariodeibiza.es «Ha sido muy triste ver los campos sin niños jugando este fin de semana». Así definió Vicente Bufí, delegado insular de fútbol, el paro del balompié balear (de Regional a prebenjamines) llevado a cabo como protesta por la regularización laboral y fiscal que quiere aplicar el Gobierno a los clubes sin ánimo de lucro. Una huelga que afectó a unos 700 partidos, 1.400 equipos y 23.000 jugadores, según las cifras facilitadas por la Federació de Futbol de les Illes Balears. En las Pitiusas las cantidades han sido de unos 70 encuentros, 2.400 jugadores y 140 equipos, aproximadamente. «Me fui a Can Cantó, Can Misses y por Sant Jordi. Estaba todo completamente cerrado, nada que ver con cualquier sábado y domingo de temporada. Me preguntaba cómo sería todo si la campaña que viene la mitad de los clubes hubieran desaparecido», declaró Bufí, quien, por otro lado, aseguró que el paro estaba justificado porque lo que se pide a las entidades deportivas (dar de alta a todos sus empleados y colaboradores y declarar cualquier pago a estos) es completamente inviable. El delegado de fútbol en las Pitiusas reiteró que los clubes no quieren incumplir la ley, pero sí piden «una moratoria y un régimen especial para ir adaptándose a la situación». Además, Bufí recordó que los  clubes pitiusos estarían dispuestos a volver a paralizar las competiciones si no se soluciona este conflicto. Así se lo hicieron saber al presidente de la Federació de Futbol de les Illes Balears, Miquel Bestard, que visitó Ibiza la semana pasada para reunirse con ellos. «Le dijeron a Miquel que por ellos no iba a ser y que estaban dispuestos a tomar más medidas», comentó el delegado insular. Bufí considera que otro paro más se podría soportar (se baraja la posibilidad de que sea conjunto con el resto de federaciones deportivas del archipiélago balear), pero si hubiera que recurrir a un tercero no lo cree conveniente. El  motivo no es otro que las apreturas del calendario, que está ya muy cargado y no hay fechas disponibles. Por ejemplo, la jornada de este pasado fin de semana se quiere recuperar el próximo 2 de abril, el Jueves Santo. Todos unidos Además, a su juicio, todas las territoriales de fútbol deberían haber paralizado sus competiciones «a la vez», no de forma escalonada como ha sucedido: la primera en hacerlo fue hace tres fines de semana la asturiana; al siguiente hubo un numeroso grupo y este pasado le tocó el turno a Balears. Incluso considera necesario que se haga también con el resto de federaciones deportivas porque así «habría más presión». Sin embargo, el portavoz del balompié en Ibiza y Formentera comentó que ve «difícil» que se vaya a desbloquear la situación, ya que «en el Gobierno consideran que lo que tienen que hacer los clubes es cumplir la ley que hay, sin aplicarse ningún régimen especial». A pesar de todo, no pierde la esperanza y confía en que se solucione este conflicto cuanto antes, no solo por el bien del fútbol base sino por todo el deporte formativo en general. La RFEF revisa hoy sus reclamaciones La junta directiva de la Federación Española de Fútbol (RFEF) revisará hoy las reclamaciones que hizo en su última reunión, a punto de cumplir un mes de fractura en sus relaciones con el CSD, que defiende el cumplimiento de la ley pero mantiene abierta la vía del diálogo. En su última reunión, el 28 de enero, la junta acordó una serie de medidas como protesta y defensa ante lo que considera «actuaciones contrarias al fútbol» del CSD, entre ellas hacer paros parciales en el fútbol base sin descartar la paralización de todas las competiciones. La RFEF reprochó al CSD un «desmesurado intervencionismo»; la supresión de las subvenciones de ayuda al fútbol base, por el dinero procedente de La Quiniela, y una persecución al fútbol aficionado al obligar a los clubes a dar de alta en la Seguridad Social a todas las personas a las que abonen alguna remuneración económica. Desde entonces, el fútbol base se ha convertido en el principal altavoz de las protestas. Las territoriales de Asturias, Cantabria, País Vasco, Cataluña, Rioja, Castilla y León, Ceuta, Melilla, Extremadura, Canarias y Balears han protagonizado unos paros parciales que desembocarán en uno nacional, en opinión de la RFEF. Desde algunas de ellas se han hecho propuestas para buscar soluciones a una situación que entienden que puede llevar a la desaparición de muchos clubes modestos, argumento que rechaza el CSD, que ve una falsa polémica. El dinero de La Quiniela es otro de los focos de conflicto. Desde 1991 y hasta 2013 el CSD distribuye el importe obtenido por la recaudación del impuesto de La Quiniela de forma que las diputaciones provinciales perciben un 49,95%; la Liga de fútbol Profesional un 45,50% y la RFEF un 4,55% del 1% de la recaudación. De forma transitoria para 2013 y 2014 se modificaron, por Real Decreto, las cantidades para la LFP y la RFEF para destinarlas a otras cometidos como ayudas a viajes de equipos y deportistas canarios a la península, actividades de federaciones o centros deportivos. Por esto, en 2013 y 2014 a la LFP se le redujo un 10%, hasta un máximo de 4 millones de euros, y a la RFEF 750.000 euros.

3 Comentarios

  1. En can mises puede q no esten de acuerdo con la queja o que no les importe tanto. Mi humilde opinion es que varios clubs de ibiza mas en Formentera, trabajan como clubs profesionales, a pequeña escala, con grandes presupuestos por la categoria y con entrenadors y jugadores viviendo del futbol. En españa hay muchos asi, que son los que sintendrian q entrar en esta ley, y ser investigados. El resto que sigan trabajando pagando alguna cuota y demostrando de donde salen y donde va el dinero pero sin ser perseguidos y ni la necesidad de que desaparezcan clubs.deportivos.

    Los que utilizan un modelo semiprofesional que si q lo demuestren.

Dejar respuesta