Con la primera vuelta de la liga finalizada y encarado ya también el inicio de la segunda parte de la competición, tanto en las filas del Portmany como de la Penya Blanc i Blava de Liga Nacional Juvenil confían en poder revertir de aquí al final de la temporada la complicada situación en la que se encuentran ambos en la tabla de clasificación. Una vez comenzada la segunda vuelta liguera, y a pesar de encajar sendas derrotas en la última jornada ante el La Salle y el Mahón A, los dos equipos ibicencos se encuentran instalados actualmente demasiado cerca de la zona de peligro de la clasificación.

Mientras la Penya Blanc i Blava ocupa la 14ª posición con 18 puntos, el Portmany se encuentra un puesto inmediatamente por detrás, en la 15ª plaza, con un total de 16 puntos. Una crítica situación de la que ambos equipos están convencidos que podrán salir para poder asegurarse así la permanencia en la categoría.

“Las sensaciones son buenas de cara a esta segunda vuelta en la que estoy seguro que las cosas van a ser muy distintas a la primera parte de la temporada. Hemos tenido que aprender a adaptarnos a un ritmo de competición totalmente diferente al que estábamos acostumbrados. Al ser las exigencias mucho mayores, eso se ha traducido también en más lesiones en la plantilla, pero ahora que hemos aprendido cómo es la categoría, si jugamos en esta segunda vuelta igual más o menos que en la primera, creo que nos dará para salvarnos”, señaló Poldi, técnico de la Penya Blanc i Blava.

Por su parte, Rafa Ríos, entrenador del Portmany, destacó que “nos vemos con fuerza para sacar esto adelante y mantenernos en la categoría”. “En la primera vuelta perdimos por lesión a Roger, nuestro máximo goleador, lo que sumado al complicado calendario que nos ha tocado nos condicionó a tener que jugar buscando otras alternativas. Después de enero será cuando más nos jugaremos en la liga, ya que nos enfrentaremos a cinco o seis equipos que son más asequibles para nosotros y con los que hemos sacado antes buenos resultados”, indicó el preparador del del Portmany.

Así las cosas, Poldi opinó que “en la primera vuelta pienso que hemos pagado un poco al principio la novatada y hemos pagado una factura muy alta en algunos partidos que hemos acabado perdiendo por pequeños detalles cuando esos resultados, por los méritos de mi equipo, podían habernos sido más favorables”. No obstante, el entrenador de los ‘periquitos’ apuntó que “nos gusta esta categoría y queremos quedarnos en ella, por eso, ahora que el equipo es más fuerte y si las lesiones nos respetan, vamos a pelear y a luchar por lograr nuestro objetivo hasta el último minuto de la competición”.

Rafa Ríos se mostró igual de optimista de cara a una segunda vuelta en la que espera empezar los resultados necesarios para escapar de la zona baja. “Soy positivo y veo que el equipo está creciendo aunque no nos hayan acompañado por ahora ni la fortuna ni los resultados. Estamos esperanzados en que las cosas nos van a salir bien de aquí a que termine la liga”, manifestó el estratega de los de Sant Antoni.

“Hay mucha igualdad entre muchos de los equipos, pero en esta liga pierdes tres partidos y parece que estás ya en otra competición diferente. Tenemos que intentar amarrar todos los partidos en casa, porque la realidad nos dice que fuera sólo hemos podido hacer tres puntos en lo que va de liga. Por eso, los próximos partidos tras las navidades van a ser todos para nosotros como unas verdaderas finales”, apostilló, finalmente, Ríos.

Foto: Foto Deportiva Ibiza

Convencidos de la salvación

Con la primera vuelta de la liga finalizada y encarado ya también el inicio de la segunda parte de la competición, tanto en las filas del Portmany como de la Penya Blanc i Blava de Liga Nacional Juvenil confían en poder revertir de aquí al final de la temporada la complicada situación en la que se encuentran ambos en la tabla de clasificación. Una vez comenzada la segunda vuelta liguera, y a pesar de encajar sendas derrotas en la última jornada ante el La Salle y el Mahón A, los dos equipos ibicencos se encuentran instalados actualmente demasiado cerca de la zona de peligro de la clasificación. Mientras la Penya Blanc i Blava ocupa la 14ª posición con 18 puntos, el Portmany se encuentra un puesto inmediatamente por detrás, en la 15ª plaza, con un total de 16 puntos. Una crítica situación de la que ambos equipos están convencidos que podrán salir para poder asegurarse así la permanencia en la categoría. “Las sensaciones son buenas de cara a esta segunda vuelta en la que estoy seguro que las cosas van a ser muy distintas a la primera parte de la temporada. Hemos tenido que aprender a adaptarnos a un ritmo de competición totalmente diferente al que estábamos acostumbrados. Al ser las exigencias mucho mayores, eso se ha traducido también en más lesiones en la plantilla, pero ahora que hemos aprendido cómo es la categoría, si jugamos en esta segunda vuelta igual más o menos que en la primera, creo que nos dará para salvarnos”, señaló Poldi, técnico de la Penya Blanc i Blava.
Por su parte, Rafa Ríos, entrenador del Portmany, destacó que “nos vemos con fuerza para sacar esto adelante y mantenernos en la categoría”. “En la primera vuelta perdimos por lesión a Roger, nuestro máximo goleador, lo que sumado al complicado calendario que nos ha tocado nos condicionó a tener que jugar buscando otras alternativas. Después de enero será cuando más nos jugaremos en la liga, ya que nos enfrentaremos a cinco o seis equipos que son más asequibles para nosotros y con los que hemos sacado antes buenos resultados”, indicó el preparador del del Portmany. Así las cosas, Poldi opinó que “en la primera vuelta pienso que hemos pagado un poco al principio la novatada y hemos pagado una factura muy alta en algunos partidos que hemos acabado perdiendo por pequeños detalles cuando esos resultados, por los méritos de mi equipo, podían habernos sido más favorables”. No obstante, el entrenador de los ‘periquitos’ apuntó que “nos gusta esta categoría y queremos quedarnos en ella, por eso, ahora que el equipo es más fuerte y si las lesiones nos respetan, vamos a pelear y a luchar por lograr nuestro objetivo hasta el último minuto de la competición”. Rafa Ríos se mostró igual de optimista de cara a una segunda vuelta en la que espera empezar los resultados necesarios para escapar de la zona baja. “Soy positivo y veo que el equipo está creciendo aunque no nos hayan acompañado por ahora ni la fortuna ni los resultados. Estamos esperanzados en que las cosas nos van a salir bien de aquí a que termine la liga”, manifestó el estratega de los de Sant Antoni. “Hay mucha igualdad entre muchos de los equipos, pero en esta liga pierdes tres partidos y parece que estás ya en otra competición diferente. Tenemos que intentar amarrar todos los partidos en casa, porque la realidad nos dice que fuera sólo hemos podido hacer tres puntos en lo que va de liga. Por eso, los próximos partidos tras las navidades van a ser todos para nosotros como unas verdaderas finales”, apostilló, finalmente, Ríos. Foto: Foto Deportiva Ibiza

3 Comentarios

  1. Si claro que se pueden salvar pero la directiva tiene que poner medios y analizar lo que tiene y no verlas venir ..un poco de mano dura y tomar decisiones yaaaaa

Dejar respuesta