La Peña ha perdido en el Rico Pérez esta jornada por 1-0 (Foto: Hércules CF).

V. R./noudiari.es A los dos equipos pitiusos que esta temporada compiten en la categoría de bronce del fútbol español, Formentera y Peña Deportiva, le está costando adaptarse a la Segunda División B. Los primeros escapan de las posiciones de descenso por los pelos tras la disputa de once jornadas y los segundos están metidos de lleno en el ascensor de bajada. No hay mucha diferencia de puntos entre ambos. Los de Santa Eulària son penúltimos con seis y los formenterenses ocupan la decimoquinta plaza con once.

Sin embargo, las sensaciones que ofrecen unos y otros en este preciso momento distan mucho entre sí. Los de la pitiusa menor puntúan ante rivales teóricamente superiores, como en el caso de este pasado sábado ante el líder, el Mallorca, mientras que a los de Ibiza les cuesta sacar puntos ante todos, independientemente de su jerarquía en la tabla o en la historia. Si bien es cierto que esta jornada han estado a punto de sacar un empate del campo del Hércules, éste ha merecido la victoria desde el principio y ha sido infinitamente mejor.

Los dos principales problemas de la Peña tienen difícil solución, puesto que el equipo muestra signos de debilidad en defensa y, además, no marca goles. Con siete tantos es el conjunto con menos dianas a favor de todo el grupo. Para rematar esta mala estadística, es el tercero que más encaja (16), solo superado por el colista, el Deportiva Aragón, con 24, y el Valencia Mestalla (19), aunque este último es décimo en la tabla ya que es el máximo realizador con 22. Las cosas no pintan nada bien, por tanto, para el equipo de Dani Mori, que el miércoles recibe en casa (12 horas) a uno de los rivales más duros a los que se puede enfrentar, el Atlético Baleares.

Debe reaccionar cuanto antes el club de la Villa del Río si no quiere verse hundido en la clasificación y alejado de la salvación a las primeras de cambio, cuando nada más se ha jugado un cuarto de campeonato. Ha quedado claro en los partidos que se han jugado hasta la fecha que al grupo le falta pegada y consistencia defensiva y que necesita reforzarse de cara a la segunda parte de la competición si es que alberga esperanzas reales de salvación. Con los futbolistas que cuenta ahora mismo no es suficiente. Fichar a mitad de temporada es complicado, pero ahí es donde debe aplicarse el club santaeulaliense para aferrarse a la categoría.

No muchos goles ha marcado el Formentera, ocho, aunque los ha rentabilizado mucho mejor. Seguramente debido a que también ha encajado tres menos. Y eso, hasta la fecha, le ha servido para casi duplicar en puntos a su vecino, 11 para unos por 6 para los otros. Parece que tiene más mimbres el cuadro que entrena Tito García Sanjuán para mantenerse en Segunda División B. Aunque tampoco va sobrado, de momento está cumpliendo en el campo y, además, ha superado dos eliminatorias de Copa del Rey y en la ida de la tercera ha frenado en su estadio al Athletic de Bilbao (1-1), un equipo de Primera División y que juega competición europea.

Los estímulos son superiores a los que desprende la Peña, sin lugar a dudas. De todas formas, eso no es garantía de nada. No obstante, si este próximo miércoles es capaz de sumar en el campo del Valencia Mestalla, con el que solo median tres puntos en la clasificación, tiene muchas posibilidades de mantenerse a flote por encima de las posiciones de descenso, mientras que si gana dará un salto importante en la tabla. La carga de partidos y las lesiones, sin embargo, juegan en su contra en este tramo de la temporada, en el que aún falta por ver despuntar a algunos de los futbolistas que deben tirar del carro.

Tanto el Formentera como la Peña están acusando el enorme salto que existe de Tercera a Segunda División B, una categoría que el aficionado quiere mantener en su estadio para ver fútbol de calidad en casa. Así que cualquier esfuerzo por parte de las directivas para apuntalar a su equipo será bienvenido, tanto por parte del respetable como por los técnicos.

Cuando la Segunda B no tiene nada de fácil

V. R./noudiari.es A los dos equipos pitiusos que esta temporada compiten en la categoría de bronce del fútbol español, Formentera y Peña Deportiva, le está costando adaptarse a la Segunda División B. Los primeros escapan de las posiciones de descenso por los pelos tras la disputa de once jornadas y los segundos están metidos de lleno en el ascensor de bajada. No hay mucha diferencia de puntos entre ambos. Los de Santa Eulària son penúltimos con seis y los formenterenses ocupan la decimoquinta plaza con once. Sin embargo, las sensaciones que ofrecen unos y otros en este preciso momento distan mucho entre sí. Los de la pitiusa menor puntúan ante rivales teóricamente superiores, como en el caso de este pasado sábado ante el líder, el Mallorca, mientras que a los de Ibiza les cuesta sacar puntos ante todos, independientemente de su jerarquía en la tabla o en la historia. Si bien es cierto que esta jornada han estado a punto de sacar un empate del campo del Hércules, éste ha merecido la victoria desde el principio y ha sido infinitamente mejor.
Los dos principales problemas de la Peña tienen difícil solución, puesto que el equipo muestra signos de debilidad en defensa y, además, no marca goles. Con siete tantos es el conjunto con menos dianas a favor de todo el grupo. Para rematar esta mala estadística, es el tercero que más encaja (16), solo superado por el colista, el Deportiva Aragón, con 24, y el Valencia Mestalla (19), aunque este último es décimo en la tabla ya que es el máximo realizador con 22. Las cosas no pintan nada bien, por tanto, para el equipo de Dani Mori, que el miércoles recibe en casa (12 horas) a uno de los rivales más duros a los que se puede enfrentar, el Atlético Baleares. Debe reaccionar cuanto antes el club de la Villa del Río si no quiere verse hundido en la clasificación y alejado de la salvación a las primeras de cambio, cuando nada más se ha jugado un cuarto de campeonato. Ha quedado claro en los partidos que se han jugado hasta la fecha que al grupo le falta pegada y consistencia defensiva y que necesita reforzarse de cara a la segunda parte de la competición si es que alberga esperanzas reales de salvación. Con los futbolistas que cuenta ahora mismo no es suficiente. Fichar a mitad de temporada es complicado, pero ahí es donde debe aplicarse el club santaeulaliense para aferrarse a la categoría.
No muchos goles ha marcado el Formentera, ocho, aunque los ha rentabilizado mucho mejor. Seguramente debido a que también ha encajado tres menos. Y eso, hasta la fecha, le ha servido para casi duplicar en puntos a su vecino, 11 para unos por 6 para los otros. Parece que tiene más mimbres el cuadro que entrena Tito García Sanjuán para mantenerse en Segunda División B. Aunque tampoco va sobrado, de momento está cumpliendo en el campo y, además, ha superado dos eliminatorias de Copa del Rey y en la ida de la tercera ha frenado en su estadio al Athletic de Bilbao (1-1), un equipo de Primera División y que juega competición europea. Los estímulos son superiores a los que desprende la Peña, sin lugar a dudas. De todas formas, eso no es garantía de nada. No obstante, si este próximo miércoles es capaz de sumar en el campo del Valencia Mestalla, con el que solo median tres puntos en la clasificación, tiene muchas posibilidades de mantenerse a flote por encima de las posiciones de descenso, mientras que si gana dará un salto importante en la tabla. La carga de partidos y las lesiones, sin embargo, juegan en su contra en este tramo de la temporada, en el que aún falta por ver despuntar a algunos de los futbolistas que deben tirar del carro.
Tanto el Formentera como la Peña están acusando el enorme salto que existe de Tercera a Segunda División B, una categoría que el aficionado quiere mantener en su estadio para ver fútbol de calidad en casa. Así que cualquier esfuerzo por parte de las directivas para apuntalar a su equipo será bienvenido, tanto por parte del respetable como por los técnicos.

2 Comentarios

  1. Si con semejantes números, y la inercia negativa de las últimas jornadas donde no se ha puntuado contra rivales directos, si la directiva no toma medidas o busca cambios inmediatamente, está claro que la situación irá aún mucho peor. Se llevan dìsputadas ya 12 jornadas y la clasificación habla por sí misma.
    Para la 2º b es preferible demostrar oficio y orden, antes que un supuesto juego bonito, pero con resultados nulos. La solución más coherente y que juega a lo que se juega en la categoría está en casa.

  2. Pero qué esperabais con la campaña del año pasado con el mejor equipo y quedando 4 sin el Mallorca b
    Tenemos lo que tenemos que tener quien ha hecho la configuración de la plantilla por cierto con tiempo más que de sobras por mucho que digan o es que piquero máximo goleador del grupo valenciano con 10 goles Terán el mejor del Ibiza o arcas gran jugador no estaban aquí ya , y Pando aparte ha habido tiempo más que de sobras para hacer un equipo bueno el problema es quien lo ha hecho el gran director deportivo y el entrenador no tienen ni idea de nada en abril más tardar descendidos y del juvenil tantos de fuera para ir últimos y hacer este ridiculo
    Malos tiempos se aproximan 2 descensos se aproximan y mucho me temo que unos que van desde rojo subirán y no harán este ridiculo y el año que viene en Santa eulalia no ira ni dios gracias a esta horrible gestión

Dejar respuesta