David posa para Fútbol Pitiuso en el campo del Formentera (Foto: Fútbol Pitiuso).
David posa para Fútbol Pitiuso en el campo del Formentera (Foto: Fútbol Pitiuso).

Francisco Natera. Hoy, en la Pitiusa menor, además de la victoria del Formentera por 0-3 en el campo del Rotlet Molinar, también se ha hablado, y mucho, del sonado triunfo del equipo filial frente al todopoderoso Portmany, rival que no conocía la derrota en la Liga Interpueblos. La afición rojinegra se dio una alegría por partida doble y, sobre todo, festejó un gol que ya forma parte de la historia del club y del fútbol doméstico. David Juan, un centrocampista juvenil, se dio un baño de gloria al clavar, en el minuto 17, el chicharro que a la postre sirvió para tumbar por primera vez esta temporada al cuadro de Pepe Arabí.

“Imagínate como puede sentirme. Metí el tanto que sirvió para derrotar a un rival que todavía no había perdido y que es un equipazo. Fue una pasada, la verdad”, apunta el joven futbolista, que no ha parado de recibir felicitaciones durante todo el día. “Mucha gente me ha dado la enhorabuena, por el gol y por la victoria del plantel”, comenta el chaval, que añade: “Tiene mucho mérito ganar al Portmany y todos estamos muy contentos después de conseguir esta importante gesta”.

No obstante, David prefiere no colgarse únicamente las medallas, ensalzando el importante derroche físico del grupo para frenar el empuje de los portmanyistas. “Algo de héroe tuve al marcar el gol, pero también hay que resaltar el árduo trabajo del resto de mis compañeros para aguantar hasta el final el resultado, ya que el adversario no paró de apretar hasta el final. Y no fue nada fácil jugarle a un equipo con la calidad del líder”, sostiene un jugador que ya ha participado en seis partidos con el B.

El formenterense se emociona de alegría cuando recuerda el momento del gol. Explica que fue una locura y que cuando vio cómo cruzaba la línea el balón explotó de felicidad. “Viví algo grande, inolvidable. Todos mis compañeros abrazándome y la grada celebrándolo. Fue algo increíble. Nos habíamos puesto por delante en el marcador ante  todo un Portmany”, indica el futbolista, quien, por cierto, se estrenó en la Liga Interpueblos. “Con el juvenil he marcado alguno que otro, pero con el filial era la primera vez, así que la satisfacción inmensa”, asevera.

Aún siendo novato en la Regional, David superó al portero del Portmany con temple y maestría. “Lucas tenía el balón un poco más atrás de la frontal del área y yo me encontraba solo en el costado derecho; cuando ví que la pelota llegaba a mí pensé que no podía fallar esa ocasión y así fue afortunadamente. Fue la única, la más destacada de todo el partido”, afirma el mediocampista, que la enchufó de disparo raso y al palo corto. “Lo cierto es que no destaco por mi velocidad, pero algo de calidad sí tengo”, apunta.

El histórico gol tuvo una dedicatoria para alguien muy cercano a David, su compañero Jordi Verdera. “Este fin de semana ha cumplido 18 años y se lo brindé a él”, mantiene el joven, que espera seguir ayudando al filial las veces que haga falta. “Mi sitio está en el juvenil, pero si tengo que ir a jugar con el B estaré encantado”, afirma el rojinegro, que tiene muy claro que si el plantel hubiera jugado con el nivel de ayer seguramente se hubiera clasificado para disputar la Regional Preferente. “De todos modos, repito, soy jugador del juvenil y debo centrarme en mi equipo, ya que tenemos muchas opciones de ganar la Liga, aunque la cosa está muy reñida con el San Rafael”, concluye.

David, el juvenil que hizo morder el polvo al Portmany

David posa para Fútbol Pitiuso en el campo del Formentera (Foto: Fútbol Pitiuso).
David posa para Fútbol Pitiuso en el campo del Formentera (Foto: Fútbol Pitiuso).
Francisco Natera. Hoy, en la Pitiusa menor, además de la victoria del Formentera por 0-3 en el campo del Rotlet Molinar, también se ha hablado, y mucho, del sonado triunfo del equipo filial frente al todopoderoso Portmany, rival que no conocía la derrota en la Liga Interpueblos. La afición rojinegra se dio una alegría por partida doble y, sobre todo, festejó un gol que ya forma parte de la historia del club y del fútbol doméstico. David Juan, un centrocampista juvenil, se dio un baño de gloria al clavar, en el minuto 17, el chicharro que a la postre sirvió para tumbar por primera vez esta temporada al cuadro de Pepe Arabí. "Imagínate como puede sentirme. Metí el tanto que sirvió para derrotar a un rival que todavía no había perdido y que es un equipazo. Fue una pasada, la verdad", apunta el joven futbolista, que no ha parado de recibir felicitaciones durante todo el día. "Mucha gente me ha dado la enhorabuena, por el gol y por la victoria del plantel", comenta el chaval, que añade: "Tiene mucho mérito ganar al Portmany y todos estamos muy contentos después de conseguir esta importante gesta". No obstante, David prefiere no colgarse únicamente las medallas, ensalzando el importante derroche físico del grupo para frenar el empuje de los portmanyistas. "Algo de héroe tuve al marcar el gol, pero también hay que resaltar el árduo trabajo del resto de mis compañeros para aguantar hasta el final el resultado, ya que el adversario no paró de apretar hasta el final. Y no fue nada fácil jugarle a un equipo con la calidad del líder", sostiene un jugador que ya ha participado en seis partidos con el B. El formenterense se emociona de alegría cuando recuerda el momento del gol. Explica que fue una locura y que cuando vio cómo cruzaba la línea el balón explotó de felicidad. "Viví algo grande, inolvidable. Todos mis compañeros abrazándome y la grada celebrándolo. Fue algo increíble. Nos habíamos puesto por delante en el marcador ante  todo un Portmany", indica el futbolista, quien, por cierto, se estrenó en la Liga Interpueblos. "Con el juvenil he marcado alguno que otro, pero con el filial era la primera vez, así que la satisfacción inmensa", asevera. Aún siendo novato en la Regional, David superó al portero del Portmany con temple y maestría. "Lucas tenía el balón un poco más atrás de la frontal del área y yo me encontraba solo en el costado derecho; cuando ví que la pelota llegaba a mí pensé que no podía fallar esa ocasión y así fue afortunadamente. Fue la única, la más destacada de todo el partido", afirma el mediocampista, que la enchufó de disparo raso y al palo corto. "Lo cierto es que no destaco por mi velocidad, pero algo de calidad sí tengo", apunta. El histórico gol tuvo una dedicatoria para alguien muy cercano a David, su compañero Jordi Verdera. "Este fin de semana ha cumplido 18 años y se lo brindé a él", mantiene el joven, que espera seguir ayudando al filial las veces que haga falta. "Mi sitio está en el juvenil, pero si tengo que ir a jugar con el B estaré encantado", afirma el rojinegro, que tiene muy claro que si el plantel hubiera jugado con el nivel de ayer seguramente se hubiera clasificado para disputar la Regional Preferente. "De todos modos, repito, soy jugador del juvenil y debo centrarme en mi equipo, ya que tenemos muchas opciones de ganar la Liga, aunque la cosa está muy reñida con el San Rafael", concluye.

2 Comentarios

  1. No se si por motivos personales de la directiva o porque, pero este equipo de juveniles q ganara la liga se les quitara el premio de jugar la liga balear, por falta de dinero… Q fuerte.

Dejar respuesta