La hinchada del Algeciras, en un partido en el Nuevo Mirador.
La hinchada del Algeciras, en un partido en el Nuevo Mirador.

europasur.es Sin margen de error, el Algeciras Club de Fútbol se juega hoy el derecho a seguir en la lucha por el ascenso a Segunda división B. El equipo de Mere precisa ganar, por cualquier resultado, a la Peña Deportiva Santa Eulalia para pasar a la última ronda de la liguilla. Tras el empate a cero de hace una semana en la isla de Ibiza, los albirrojos se encomiendan al aliento del Nuevo Mirador para a partir de las 12:00 horas brindar una alegría necesaria y pasar página definitivamente a la decepción que supuso no subir en la eliminatoria de campeones ante la Arandina.

El algecirismo tiene una cita crucial para el futuro inmediato de la entidad. Un partido trascendental en casa, donde cada garganta contará en un horario atípico para los rojiblancos, en un encuentro también distinto porque con el nuevo formarto de ascenso el Algeciras sólo conocía el éxito a las primeras de cambio. De todo se aprende, hasta de los varapalos. Así pues hoy se presenta una nueva oportunidad para volver a tener el ansiado premio a sólo dos pasos.

El conjunto que entrena Baldomero Hermoso Mere se levantó en el Municipal de Santa Eulalia. Los albirrojos se repusieron al mazazo de la Arandina con un partido sobrio en un campo inhóspito, un terreno de juego difícil donde sólo una pizquita de acierto privó al Algeciras de marcar y de ganar. Lo mereció pero al final también pudo pagarlo caro, pero Josemi lo evitó. Las espadas llegan en todo lo alto al duelo de vuelta.

Los locales se han preparado al completo y con celo ya que las dos últimas sesiones fueron a puerta cerrada y en horario matinal. Mere, como era lógico, quiso practicar durante la hora de tan importante partido. Después de la pequeña revolución en el once de la pasada semana, el abanico de incógnitas se abre aún más en un Algeciras que tratará de volver a sorprender a la Peña Deportiva. El técnico no ha soltado prenda. Los cambios respondieron pero eso no garantiza ni mucho menos que vaya a repetir protagonistas. Más que nada porque el escenario de hoy es otro mundo.

Lo único seguro es que Josemi volverá a estar en el marco. En la retaguardia Máiquez y Antonio Merino se perfilan en los laterales y en el centro de la zaga llega la primera duda ya que Berlanga lo hizo muy bien en Santa Eulalia junto a Benítez. Víctor se quedó fuera contra todo pronóstico. Existe la opción de que vuelva al once y Berlanga pase por delante el medio del campo. La otra gran novedad vino con el descarte de Javi Chico, que ni siquiera viajó a Ibiza. Tampoco lo hizo Gabri. Toque de atención en toda regla. Mario y Manzano parece que repetirán. No lo tiene tan claro Adri Pavón. Los puestos de ataque también pueden dar lugar a variantes ya que sólo Melchor parece insustituible. ¿Volverá Mere a dar la oportunidad al canterano Antoñito? El Mirador es mucho más propicio para un jugador de sus características. ¿Sentará a un marcado Joselu para sorprender con Willy? Quién sabe que as esconde en la manga el entrenador, que ha citado a todos los futbolistas en el estadio.

Mere pidió “cabeza fría y corazón caliente” a sus pupilos, jugar con “intensidad y paciencia” y sobre todo “no perder la fe ni el criterio” para marcar los tiempos “de un partido que dura noventa minutos y está empatado a cero”. El técnico asume que su equipo es favorito pero tiene muy presente el último escarmiento.

El ambiente no será el vivido hace dos semanas ante la Arandina, al menos eso se deduce de la venta de entradas y de lo que se respira por las calles. El algecirismo arrastra en esta eliminatoria la penitencia del desencanto de los menos fieles. Eso sí, los habituales, los de siempre y unos cuantos más volverán a entregar su voz por los que visten de rojo y blanco, los defensores de un sentimiento que va más allá de lo comprensible. Hoy les toca dar el callo también a los futbolistas. Saben que no pueden permitirse otro fallo. Saben que se lo deben a los de la grada.

El algecirismo se dejará la voz por su ‘Shira’

La hinchada del Algeciras, en un partido en el Nuevo Mirador.
La hinchada del Algeciras, en un partido en el Nuevo Mirador.
europasur.es Sin margen de error, el Algeciras Club de Fútbol se juega hoy el derecho a seguir en la lucha por el ascenso a Segunda división B. El equipo de Mere precisa ganar, por cualquier resultado, a la Peña Deportiva Santa Eulalia para pasar a la última ronda de la liguilla. Tras el empate a cero de hace una semana en la isla de Ibiza, los albirrojos se encomiendan al aliento del Nuevo Mirador para a partir de las 12:00 horas brindar una alegría necesaria y pasar página definitivamente a la decepción que supuso no subir en la eliminatoria de campeones ante la Arandina. El algecirismo tiene una cita crucial para el futuro inmediato de la entidad. Un partido trascendental en casa, donde cada garganta contará en un horario atípico para los rojiblancos, en un encuentro también distinto porque con el nuevo formarto de ascenso el Algeciras sólo conocía el éxito a las primeras de cambio. De todo se aprende, hasta de los varapalos. Así pues hoy se presenta una nueva oportunidad para volver a tener el ansiado premio a sólo dos pasos. El conjunto que entrena Baldomero Hermoso Mere se levantó en el Municipal de Santa Eulalia. Los albirrojos se repusieron al mazazo de la Arandina con un partido sobrio en un campo inhóspito, un terreno de juego difícil donde sólo una pizquita de acierto privó al Algeciras de marcar y de ganar. Lo mereció pero al final también pudo pagarlo caro, pero Josemi lo evitó. Las espadas llegan en todo lo alto al duelo de vuelta. Los locales se han preparado al completo y con celo ya que las dos últimas sesiones fueron a puerta cerrada y en horario matinal. Mere, como era lógico, quiso practicar durante la hora de tan importante partido. Después de la pequeña revolución en el once de la pasada semana, el abanico de incógnitas se abre aún más en un Algeciras que tratará de volver a sorprender a la Peña Deportiva. El técnico no ha soltado prenda. Los cambios respondieron pero eso no garantiza ni mucho menos que vaya a repetir protagonistas. Más que nada porque el escenario de hoy es otro mundo. Lo único seguro es que Josemi volverá a estar en el marco. En la retaguardia Máiquez y Antonio Merino se perfilan en los laterales y en el centro de la zaga llega la primera duda ya que Berlanga lo hizo muy bien en Santa Eulalia junto a Benítez. Víctor se quedó fuera contra todo pronóstico. Existe la opción de que vuelva al once y Berlanga pase por delante el medio del campo. La otra gran novedad vino con el descarte de Javi Chico, que ni siquiera viajó a Ibiza. Tampoco lo hizo Gabri. Toque de atención en toda regla. Mario y Manzano parece que repetirán. No lo tiene tan claro Adri Pavón. Los puestos de ataque también pueden dar lugar a variantes ya que sólo Melchor parece insustituible. ¿Volverá Mere a dar la oportunidad al canterano Antoñito? El Mirador es mucho más propicio para un jugador de sus características. ¿Sentará a un marcado Joselu para sorprender con Willy? Quién sabe que as esconde en la manga el entrenador, que ha citado a todos los futbolistas en el estadio. Mere pidió "cabeza fría y corazón caliente" a sus pupilos, jugar con "intensidad y paciencia" y sobre todo "no perder la fe ni el criterio" para marcar los tiempos "de un partido que dura noventa minutos y está empatado a cero". El técnico asume que su equipo es favorito pero tiene muy presente el último escarmiento. El ambiente no será el vivido hace dos semanas ante la Arandina, al menos eso se deduce de la venta de entradas y de lo que se respira por las calles. El algecirismo arrastra en esta eliminatoria la penitencia del desencanto de los menos fieles. Eso sí, los habituales, los de siempre y unos cuantos más volverán a entregar su voz por los que visten de rojo y blanco, los defensores de un sentimiento que va más allá de lo comprensible. Hoy les toca dar el callo también a los futbolistas. Saben que no pueden permitirse otro fallo. Saben que se lo deben a los de la grada.

No hay comentarios

Dejar respuesta