El CD Ibiza es de Tercera

0
1261

@Noudiari / Objetivo cumplido. El CD Ibiza jugará la campaña que viene en Tercera División. Lo ha conseguido en la prórroga y a costa del Andratx en un partido épico y que ha terminado como el de ida, con empate a dos. No ha habido penaltis, ya que los ibicencos eran cabeza de serie como campeones de su Liga y eso les ha dado el ascenso sin necesidad de recurrir al lanzamiento de penaltis a pesar de que la eliminatoria ha terminado con emapte. A los deportivistas les ha costado sangre, sudor y lágrimas hacerse con la plaza de Tercera División que estaba en juego. Un gol de Winde de penalti en el minuto 97, cuando el Andratx ganaba 1 a 2, ha obrado el milagro.

La primera parte fue de claro dominio local. Los jugadores que entrena Iván Córdoba salieron a por el gol y con el marco contrario entre ceja y ceja tardaron solo 29 minutos en marcar. Winde cazó un envío de Pepe y embocó el cuero en la portería rival para poner a los suyos por delante en el marcador y un poco más cerca de su objetivo de ascender a Segunda División B. Pudo marcar antes el conjunto local, pero no había tenido la puntería suficiente como apara abrir el tanteador.

El Andratx quería pero no podía. Tardó en hacerse a las medidas del estadio de Can Misses, que presentaba una gran entrada, y cuando se asentó sobre el terreno de juego prácticamente se había consumido el primer tiempo. Los mallorquines aprovecharon el intermedio para trazar un plan con el que poner en aprietos a los locales en el segundo tiempo y meterse de nuevo en la eliminatoria de ascenso.

Y les salió bien, ya que en el minuto 50 Pau lograba el tanto del empate del Andratx, que cogía aire y abría una puerta a la esperanza ante un rival, el CD Ibiza, que se veía sorprendido por la respuesta de su adversario, que siguió arriesgando para obtener el segundo tanto que necesitaba después del (2 a 2) del encuentro de vuelta. Nada tenía que ver el andratx de la primera parte con el de la segunda, que apretaba a su adversario tras haber dado un paso adelante en el campo.

Tomó riesgos el equipo visitante y Winde, en una contra, estuvo a punto de marcar el segundo para los suyos, aunque su disparo se perdió por encima del larguero ante la presión de los centrales. Volvió a intentarlo varias veces después el delantero del CD Ibiza, el hombre más peligroso del conjunto local y el único capaz de poner en jaque a la zaga del Andratx.

Le costó al CD Ibiza volver a tomar el mando del partido pero lo consiguió a través de la posesión cuando el encuentro entraba en su tramo final. Aún así le costaba llegar al marco contrario con claridad salvo cuando el balón llegaba a las botas de Winde, que siempre trataba de inventar algo para cazar el segundo y dejar la eliminatoria sentenciada frente a un rival que no arrojaba la toalla.

Sin embargo, fue el Andratx quien logró el segundo gol a falta de solo seis minutos para el final del encuentro. El tanto del conjunto mallorquín llegó en un córner mal despejado que acabó en el fondo de las mallas de la meta defendida por Paco. La tuvo Pepe para el Ibiza para empatar el duelo en un lanzamiento de falta sacado en corto, pero el meta visitante evitó que el cuero cruzara la línea de gol.

A renglón seguido, Eric vio la segunda amarilla, al igual que Pepe Grimaldo, con lo que los dos equipos se quedaron con diez para afrontar los últimos instantes del encuentro, en los que los nervios afectaron a los futbolistas de ambas escuadras y se vivieron momentos de tensión.

El conjunto visitante trataba de arañar segundos al cronómetro y daba la impresión de que el choque estaba decidido. Pero hubo milagro para los de casa. Winde, en el minuto 97, cuando parecía todo perdido, lograba de penalti el tanto del empate e igualaba la eliminatoria, que tendría que dilucidarse en la prórroga y con los dos equipos agotados por esfuerzo realizado sobre el terreno de juego.

En el tiempo extra no hubo goles en ninguna de las dos porterías ni demasiado juego sobre el campo. El cansancio era evidente en ambos cuadros y solo los nervios enturbiaron los ánimos en los instantes finales. Los de casa mantuvieron el marcador en empate para hacerse con el deseado ascenso a Tercera División, donde la temporada que viene habrá, como mínimo, cuatro equipos pitiusos.

El CD Ibiza es de Tercera

@Noudiari / Objetivo cumplido. El CD Ibiza jugará la campaña que viene en Tercera División. Lo ha conseguido en la prórroga y a costa del Andratx en un partido épico y que ha terminado como el de ida, con empate a dos. No ha habido penaltis, ya que los ibicencos eran cabeza de serie como campeones de su Liga y eso les ha dado el ascenso sin necesidad de recurrir al lanzamiento de penaltis a pesar de que la eliminatoria ha terminado con emapte. A los deportivistas les ha costado sangre, sudor y lágrimas hacerse con la plaza de Tercera División que estaba en juego. Un gol de Winde de penalti en el minuto 97, cuando el Andratx ganaba 1 a 2, ha obrado el milagro. La primera parte fue de claro dominio local. Los jugadores que entrena Iván Córdoba salieron a por el gol y con el marco contrario entre ceja y ceja tardaron solo 29 minutos en marcar. Winde cazó un envío de Pepe y embocó el cuero en la portería rival para poner a los suyos por delante en el marcador y un poco más cerca de su objetivo de ascender a Segunda División B. Pudo marcar antes el conjunto local, pero no había tenido la puntería suficiente como apara abrir el tanteador. El Andratx quería pero no podía. Tardó en hacerse a las medidas del estadio de Can Misses, que presentaba una gran entrada, y cuando se asentó sobre el terreno de juego prácticamente se había consumido el primer tiempo. Los mallorquines aprovecharon el intermedio para trazar un plan con el que poner en aprietos a los locales en el segundo tiempo y meterse de nuevo en la eliminatoria de ascenso. Y les salió bien, ya que en el minuto 50 Pau lograba el tanto del empate del Andratx, que cogía aire y abría una puerta a la esperanza ante un rival, el CD Ibiza, que se veía sorprendido por la respuesta de su adversario, que siguió arriesgando para obtener el segundo tanto que necesitaba después del (2 a 2) del encuentro de vuelta. Nada tenía que ver el andratx de la primera parte con el de la segunda, que apretaba a su adversario tras haber dado un paso adelante en el campo.
Tomó riesgos el equipo visitante y Winde, en una contra, estuvo a punto de marcar el segundo para los suyos, aunque su disparo se perdió por encima del larguero ante la presión de los centrales. Volvió a intentarlo varias veces después el delantero del CD Ibiza, el hombre más peligroso del conjunto local y el único capaz de poner en jaque a la zaga del Andratx. Le costó al CD Ibiza volver a tomar el mando del partido pero lo consiguió a través de la posesión cuando el encuentro entraba en su tramo final. Aún así le costaba llegar al marco contrario con claridad salvo cuando el balón llegaba a las botas de Winde, que siempre trataba de inventar algo para cazar el segundo y dejar la eliminatoria sentenciada frente a un rival que no arrojaba la toalla. Sin embargo, fue el Andratx quien logró el segundo gol a falta de solo seis minutos para el final del encuentro. El tanto del conjunto mallorquín llegó en un córner mal despejado que acabó en el fondo de las mallas de la meta defendida por Paco. La tuvo Pepe para el Ibiza para empatar el duelo en un lanzamiento de falta sacado en corto, pero el meta visitante evitó que el cuero cruzara la línea de gol. A renglón seguido, Eric vio la segunda amarilla, al igual que Pepe Grimaldo, con lo que los dos equipos se quedaron con diez para afrontar los últimos instantes del encuentro, en los que los nervios afectaron a los futbolistas de ambas escuadras y se vivieron momentos de tensión.
El conjunto visitante trataba de arañar segundos al cronómetro y daba la impresión de que el choque estaba decidido. Pero hubo milagro para los de casa. Winde, en el minuto 97, cuando parecía todo perdido, lograba de penalti el tanto del empate e igualaba la eliminatoria, que tendría que dilucidarse en la prórroga y con los dos equipos agotados por esfuerzo realizado sobre el terreno de juego. En el tiempo extra no hubo goles en ninguna de las dos porterías ni demasiado juego sobre el campo. El cansancio era evidente en ambos cuadros y solo los nervios enturbiaron los ánimos en los instantes finales. Los de casa mantuvieron el marcador en empate para hacerse con el deseado ascenso a Tercera División, donde la temporada que viene habrá, como mínimo, cuatro equipos pitiusos.

No hay comentarios

Dejar respuesta