El goleador Álvaro García se marcha a Sevilla por motivos laborales.
El goleador Álvaro García se marcha a Sevilla por motivos laborales.

David Alba La vida es así. El comienzo de temporada en Regional nos había regalado una bonita historia de amor entre Adrián Ramos y Álvaro García. De las botas de ambos jugadores han nacido la mitad de los goles que porta el Ciudad de Ibiza tras ocho jornadas de liga (18). Pero los grandes romances tienen fecha de caducidad. La pasada y fría noche del domingo Álvaro disputó su último partido con el City. No pudo marcar para agradecer, en su despedida, el trato “increíble” que el club siempre le ha dispensado.

A Álvaro no se lo lleva otro equipo. Lo secuestra la necesidad de trabajar. “Me ofrecen un contrato para cuatro años en un Corte Inglés de mantenimiento- explica-. Me apena mucho por la amistad que he formado con ellos”. En el Ciudad han recibido la noticia con tristeza. Evidentemente, se alegran en lo personal, pero en lo futbolístico pierden una gran baza para conseguir sus sueños.

Él y Adrián Ramos habían convertido en una fiesta goleadora las primeras jornadas. Un binomio del gol. Y a pesar de que Ramos le ganaba en el pique individual (10 goles de Adrián por ocho de Álvaro) “lo importante es que nos entendíamos y que los domingos se conseguían los tres puntos”. Ahora, en lo futbolístico, el destino del sevillano está en el equipo de su pueblo, el CD Salteras de Regional, que, con la incorporación de Álvaro, aspira a ascender. Este martes irá a despedirse de los que ya son ex compañeros. Nueve meses en la isla han dado fruto un embarazo en forma de amistad y recuerdos.

El City pierde el binomio del gol

El goleador Álvaro García se marcha a Sevilla por motivos laborales.
El goleador Álvaro García se marcha a Sevilla por motivos laborales.
David Alba La vida es así. El comienzo de temporada en Regional nos había regalado una bonita historia de amor entre Adrián Ramos y Álvaro García. De las botas de ambos jugadores han nacido la mitad de los goles que porta el Ciudad de Ibiza tras ocho jornadas de liga (18). Pero los grandes romances tienen fecha de caducidad. La pasada y fría noche del domingo Álvaro disputó su último partido con el City. No pudo marcar para agradecer, en su despedida, el trato "increíble" que el club siempre le ha dispensado.A Álvaro no se lo lleva otro equipo. Lo secuestra la necesidad de trabajar. "Me ofrecen un contrato para cuatro años en un Corte Inglés de mantenimiento- explica-. Me apena mucho por la amistad que he formado con ellos". En el Ciudad han recibido la noticia con tristeza. Evidentemente, se alegran en lo personal, pero en lo futbolístico pierden una gran baza para conseguir sus sueños.Él y Adrián Ramos habían convertido en una fiesta goleadora las primeras jornadas. Un binomio del gol. Y a pesar de que Ramos le ganaba en el pique individual (10 goles de Adrián por ocho de Álvaro) "lo importante es que nos entendíamos y que los domingos se conseguían los tres puntos". Ahora, en lo futbolístico, el destino del sevillano está en el equipo de su pueblo, el CD Salteras de Regional, que, con la incorporación de Álvaro, aspira a ascender. Este martes irá a despedirse de los que ya son ex compañeros. Nueve meses en la isla han dado fruto un embarazo en forma de amistad y recuerdos.

2 Comentarios

Dejar respuesta