El corsario valiente

0
803

Víctor M. Victoria Se llama Daniel Pades y bien podría ser bautizado como el corsario valiente. Este ibicenco, abonado de la UD Ibiza y miembro de la Peña Corsarios, desafió la lógica y llevó este miércoles su pasión por el fútbol hasta límites inauditos en la isla, al menos en fechas recientes. Con motivo de la primera ronda de la Copa del Rey, cruzó el Mar Mediterráneo en barco y la península entera en coche para insuflar ánimos al equipo de sus amores en la lejana, muy lejana Pontevedra.

Literalmente, Daniel se fue de copas, recorrió más de 1.100 kilómetros y la fiesta le duró, quien se lo iba a decir, diecisiete minutos, los mismos que tardó el árbitro en suspender el partido. El motivo, la fuerte lluvia que azotaba sin descanso a la ciudad gallega, y que hacía imposible al colegiado visualizar las líneas del terreno de juego. Los jugadores a la caseta de vestuarios y los estoicos aficionados que aguantaban el chaparrón en la grada con cara de incredulidad. “Yo ya lo veía venir cuando veía botar el balón en el césped durante el calentamiento”, reconoce ahora en tono resignado.

Sin comerlo ni beberlo, el seguidor unionista se ha convertido en una de las imágenes nacionales de la jornada copera, al menos en las redes sociales. Ataviado con la bandera de de los Corsarios,  envió una foto desde Pasarón a sus inseparables amigos de la peña en los momentos previos al duelo y Twitter hizo el resto. La imagen se viralizó y con motivo; no es habitual ver una persona de las Pitiüsas animando un miércoles a su equipo en la lejana Galicia, y mucho menos en solitario.

Tal ha sido el ensalzamiento de su viaje que radios nacionales ya le han entrevistado y Amadeo Salvo, propietario de la UD Ibiza, ha asegurado que viajará y acompañará al equipo en la reanudación del partido, prevista para el próximo 8 de enero. “Sinceramente -afirma- no me esperaba esto, pero me parece un detallazo por parte del presidente. El proyecto de Amadeo es muy ilusionante y con gestos como estos, más todavía”. El club premia así el apoyo incondicional de una persona capaz de recorrerse un país entero para animar al equipo de sus amores, en un gesto que por otro lado honra a la entidad.

Daniel reconoce ahora que su heroica actitud sorprendió, incluso, a los principales protagonistas del duelo: los futbolistas. “Me ubiqué detrás del banquillo y cuando saludé a algunos jugadores, como Rodado o Javi Lara, se quedaron alucinados al verme”. Poca gente poblaba entonces las gradas del estadio pontevedrés, golpeado sin tregua por la fría lluvia a la misma hora que se disputaba en la Ciudad Condal El Clásico, el partido entre Barcelona y Real Madrid que, sin excepción, paraliza nuestro país.

De hecho, el primer pensamiento del protagonista cuando el partido en Pontevedra quedaba suspendido no fue otro que el duelo de duelos. “Todo empapado por la lluvia, me dije a mí mismo voy a ver el Barça-Madrid en un bar, qué remedio”. Fútbol al cuadrado. Tras el vertiginoso hacer de las redes sociales, pronto recibió la llamada de la UD Ibiza para felicitarle por su eterna travesía y el ofrecimiento de ver en directo la reanudación del partido en enero. “Era el mejor regalo de Reyes que podía recibir”.

En una afición poco dada a los desplazamientos como visitante, la UD Ibiza se adentra esta temporada en nuevos derroteros gracias al ánimo de Daniel y otros seguidores ibicencos. “Este es el segundo desplazamiento que realizo. El primero fue contra el Real Madrid Castilla, para nosotros es complicado viajar, pero cada vez estamos más dispuestos a hacerlo”.

Y pese a todo, no duda en poner en liza la “ilusión” que continúa despertando el proyecto deportivo que lidera Salvo, llamado a las cotas más altas esta temporada en Segunda División B: “Es un proyecto de lo más ilusionante y que aspira a ascender a Segunda División. No va a ser fácil, pero creo que lo vamos a conseguir. Tenemos mimbres para ello”.

Dani continúa su escala futbolística en Salamanca, donde se encuentra ahora de visita a un buen amigo, y después se desplazará hasta Castellón, donde espera disfrutar del duelo de Primera División entre Villarreal y Celta de Vigo. “Espero que no lo suspendan otra vez”, comenta entre risas un seguidor que, gracias a un apoyo inquebrantable que no entiende de distancias, ha puesto en el mapa futbolístico una isla con cada vez más eco en el fútbol profesional.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.