Paco Natera El equipo juvenil del Formentera ha celebrado esta tarde por todo lo alto la consecución del título de Liga a falta de la última jornada para que concluya el campeonato. Los de Paco Cabezuelo han cantado el alirón después de ganar 0-2 a la Penya Blanc i Blava en el partido correspondiente a la jornada 14 y que se aplazó a hoy. Los formenterenses se han vaciado en el terreno de juego para superar a su rival y no fue hasta los últimos instantes cuando sellaron el triunfo. En el 88, Alejandro estableció el 1-0 y Pinino, en el 92, puso la guinda a una victoria con cierto sabor agridulce.

Y es que no está nada claro que la directiva del Formentera vaya aceptar jugar el próximo curso en Liga Nacional. Los responsables del club, junto con los jugadores y la afición, han festejado la gesta lograda, pero no permitirá que el plantel que entrena Paco Cabezuelo milite en el torneo autonómico a cualquier precio. En este sentido, la falta de futbolistas sub-18 prevista para el curso 2016-2017 es el principal obstáculo que podría impedir la presencia del grupo en un campeonato balear que tan merecidamente se han ganado los guerreros rojinegros.

De la actual plantilla únicamente mantienen la categoría la temporada que viene ocho jugadores. El resto pasará a ser senior y el cuerpo técnico sólo podría contar con cuatro futbolistas del cadete, quienes serán juveniles. En total y yendo la cosa muy bien, el equipo estaría formado por doce chavales para afrontar la complicada Liga Nacional. Ante tal tesitura, los dirigentes del Formentera se plantean seriamente si merece la pena competir el curso venidero en una categoría que ya maltrató al equipo formenterense la campaña pasada, cuando perdía jornada tras jornada hasta acabar descendido.

El presidente Xicu Ferrer ha celebrado a lo grande el primer título que consigue el club bajo su mandato, aunque se ha mostrado cauto y ha preferido no confirmar la participación del juvenil en el campeonato balear. “Estamos todos muy contentos e ilusionados por la hazaña que ha logrado el equipo; los jugadores han estado soberbios durante toda la temporada, pero tenemos que estudiar si aceptar la plaza en Liga Nacional es lo mejor para todos, ya que no sabemos con garantía si podremos formar una plantilla. A priori, la situación es complicada porque casi todos los futbolistas dejan de ser juveniles”, comenta el mandatario.

El equipo formenterense posa para el fotógrafo Kevin Cabezuelo en el vestuario tras conseguir la Liga.
El equipo formenterense posa para el fotógrafo Kevin Cabezuelo en el vestuario tras conseguir la Liga.
“Encima, son muy pocos los jugadores cadetes que serán juveniles, por lo que todo se complica mucho más si cabe”, añade un Xicu Ferrer al que se le presenta un verdadero problema. No en vano, los jugadores que sí continúan en la categoría y que afrontan ilusionados el premio que con tanto esfuerzo han conseguido podrían quedarse sin la experiencia de jugar en el torneo autonómico si finalmente la directiva del Formentera decide no aceptar la plaza. “Veremos qué ocurre, pero si no se monta un equipo con suficientes jugadores será difícil que se pueda jugar la temporada que viene en la Liga Nacional”, sostiene el dirigente.

Está visto y comprobado que en la Pitiusa menor no habrá jugadores en edad juvenil el curso próximo para alimentar al equipo y la solución pasa por fichar futbolistas de fuera. De hecho, en el entorno del Formentera se comenta la posibilidad de incorporar a jóvenes de División de Honor que pudieran ir alternando con el juvenil y el primer equipo. Es una opción que el club deberá sopesar y que tendrá que tener el visto bueno del director deportivo, aunque Luis Elcacho, que acaba contrato en junio, no tiene garantizada su continuidad, por lo que la idea de recurrir al mercado peninsular para el sub-18 no está clara.

Paco Cabezuelo, entrenador del conjunto juvenil, se mantiene mientras tanto a la espera de acontecimientos. Aplaude el arduo trabajo de sus pupilos durante toda la campaña y sostiene que el título logrado es muy merecido, pero no sabrá qué pasará con el plantel el curso que viene. “Es una incógnita; apenas habrá jugadores para formar un equipo de garantías. La decisión final será la tendrá que tomar la directiva, así que veremos qué ocurre”, señala el míster, quien ha desempeñado un brillante trabajo al frente del grupo. “No ha sido fácil, pero estoy contento por la Liga que han conseguido los chavales”, afirma.

Y si al final el Formentera decide no aceptar la plaza en el campeonato autonómico el gran beneficiado sería el San José, ya que el Portmany B no podría optar al ascenso porque el club de San Antonio ya cuenta con un equipo compitiendo en Liga Nacional. En el club josepí esperan con ilusión y suspense al mismo tiempo las noticias que puedan llegar desde la isla hermana y mantienen la esperanza de que el destino les regale lo que no han podido conseguir en el terreno de juego. Y en el caso de que sonase la flauta, sería la primera vez que el equipo naranja compitiese en el torneo autonómico.

Locura colectiva debajo de las duchas en el vestuario (Foto: Kevin Cabezuelo).
Locura colectiva debajo de las duchas en el vestuario (Foto: Kevin Cabezuelo).
El entrenador Paco Cabezuelo no se salvó de la ducha (Foto: Kevin Cabezuelo)
El entrenador Paco Cabezuelo no se salvó de la ducha (Foto: Kevin Cabezuelo)

El Formentera gana la Liga y no sabe si jugará en Nacional

Paco Natera El equipo juvenil del Formentera ha celebrado esta tarde por todo lo alto la consecución del título de Liga a falta de la última jornada para que concluya el campeonato. Los de Paco Cabezuelo han cantado el alirón después de ganar 0-2 a la Penya Blanc i Blava en el partido correspondiente a la jornada 14 y que se aplazó a hoy. Los formenterenses se han vaciado en el terreno de juego para superar a su rival y no fue hasta los últimos instantes cuando sellaron el triunfo. En el 88, Alejandro estableció el 1-0 y Pinino, en el 92, puso la guinda a una victoria con cierto sabor agridulce.Y es que no está nada claro que la directiva del Formentera vaya aceptar jugar el próximo curso en Liga Nacional. Los responsables del club, junto con los jugadores y la afición, han festejado la gesta lograda, pero no permitirá que el plantel que entrena Paco Cabezuelo milite en el torneo autonómico a cualquier precio. En este sentido, la falta de futbolistas sub-18 prevista para el curso 2016-2017 es el principal obstáculo que podría impedir la presencia del grupo en un campeonato balear que tan merecidamente se han ganado los guerreros rojinegros.De la actual plantilla únicamente mantienen la categoría la temporada que viene ocho jugadores. El resto pasará a ser senior y el cuerpo técnico sólo podría contar con cuatro futbolistas del cadete, quienes serán juveniles. En total y yendo la cosa muy bien, el equipo estaría formado por doce chavales para afrontar la complicada Liga Nacional. Ante tal tesitura, los dirigentes del Formentera se plantean seriamente si merece la pena competir el curso venidero en una categoría que ya maltrató al equipo formenterense la campaña pasada, cuando perdía jornada tras jornada hasta acabar descendido.El presidente Xicu Ferrer ha celebrado a lo grande el primer título que consigue el club bajo su mandato, aunque se ha mostrado cauto y ha preferido no confirmar la participación del juvenil en el campeonato balear. "Estamos todos muy contentos e ilusionados por la hazaña que ha logrado el equipo; los jugadores han estado soberbios durante toda la temporada, pero tenemos que estudiar si aceptar la plaza en Liga Nacional es lo mejor para todos, ya que no sabemos con garantía si podremos formar una plantilla. A priori, la situación es complicada porque casi todos los futbolistas dejan de ser juveniles", comenta el mandatario.
El equipo formenterense posa para el fotógrafo Kevin Cabezuelo en el vestuario tras conseguir la Liga.
El equipo formenterense posa para el fotógrafo Kevin Cabezuelo en el vestuario tras conseguir la Liga.
"Encima, son muy pocos los jugadores cadetes que serán juveniles, por lo que todo se complica mucho más si cabe", añade un Xicu Ferrer al que se le presenta un verdadero problema. No en vano, los jugadores que sí continúan en la categoría y que afrontan ilusionados el premio que con tanto esfuerzo han conseguido podrían quedarse sin la experiencia de jugar en el torneo autonómico si finalmente la directiva del Formentera decide no aceptar la plaza. "Veremos qué ocurre, pero si no se monta un equipo con suficientes jugadores será difícil que se pueda jugar la temporada que viene en la Liga Nacional", sostiene el dirigente.Está visto y comprobado que en la Pitiusa menor no habrá jugadores en edad juvenil el curso próximo para alimentar al equipo y la solución pasa por fichar futbolistas de fuera. De hecho, en el entorno del Formentera se comenta la posibilidad de incorporar a jóvenes de División de Honor que pudieran ir alternando con el juvenil y el primer equipo. Es una opción que el club deberá sopesar y que tendrá que tener el visto bueno del director deportivo, aunque Luis Elcacho, que acaba contrato en junio, no tiene garantizada su continuidad, por lo que la idea de recurrir al mercado peninsular para el sub-18 no está clara.Paco Cabezuelo, entrenador del conjunto juvenil, se mantiene mientras tanto a la espera de acontecimientos. Aplaude el arduo trabajo de sus pupilos durante toda la campaña y sostiene que el título logrado es muy merecido, pero no sabrá qué pasará con el plantel el curso que viene. "Es una incógnita; apenas habrá jugadores para formar un equipo de garantías. La decisión final será la tendrá que tomar la directiva, así que veremos qué ocurre", señala el míster, quien ha desempeñado un brillante trabajo al frente del grupo. "No ha sido fácil, pero estoy contento por la Liga que han conseguido los chavales", afirma.Y si al final el Formentera decide no aceptar la plaza en el campeonato autonómico el gran beneficiado sería el San José, ya que el Portmany B no podría optar al ascenso porque el club de San Antonio ya cuenta con un equipo compitiendo en Liga Nacional. En el club josepí esperan con ilusión y suspense al mismo tiempo las noticias que puedan llegar desde la isla hermana y mantienen la esperanza de que el destino les regale lo que no han podido conseguir en el terreno de juego. Y en el caso de que sonase la flauta, sería la primera vez que el equipo naranja compitiese en el torneo autonómico.
Locura colectiva debajo de las duchas en el vestuario (Foto: Kevin Cabezuelo).
Locura colectiva debajo de las duchas en el vestuario (Foto: Kevin Cabezuelo).
El entrenador Paco Cabezuelo no se salvó de la ducha (Foto: Kevin Cabezuelo)
El entrenador Paco Cabezuelo no se salvó de la ducha (Foto: Kevin Cabezuelo)

1 Comentario

Dejar respuesta