El Formentera recibe el domingo en casa al Llosetense (15 horas) en un partido que pone cara a cara a dos de las plantillas con mejores jugadores de la Liga. Las cosas no le están saliendo tan bien a los mallorquines como a los formenterenses, que tras su dubitativo inicio de año parece que han vuelto por sus fueros y ya miran otra vez con alegría hacia los puestos de cabeza sin preocuparse en demasía por lo que ocurre por detrás. Esta euforia, sin embargo, debe ratificarse con una victoria en casa, cosa que no se consigue desde el pasado 9 de diciembre. La afición necesita ver de nuevo a su equipo ganar aunque en ningún momento le ha dado la espalda ni ha dado síntomas de enfado, más bien todo lo contrario. Le ha apoyado en los momentos difíciles más aún si cabe que de costumbre. Y es que la comunión entre jugadores, cuerpo técnico y seguidores es absoluta.
“Tanto que cuando juegan en casa parecen obligados a dar más de sí y a hacer un juego preciosista que es muy agradecido para el espectador pero que a veces no te reporta puntos”, explica el entrenador del equipo de la menor de las Pitiüses, Luis Elcacho. Quiere un fútbol más pragmático el preparador ilerdense del Formentera, que sabe que la manera de sacar partidos adelante y sumar puntos no pasa siempre en esta categoría por jugar mejor que el rival. “No creo que nos lo hayamos creído en ningún momento, porque los jugadores son muy humildes y conscientes de donde estamos, lo que a veces están tan comprometidos con el público que se creen en la obligación de hacer más de lo que deben”, matiza.
El Llosetense es un equipo que se armó en pretemporada con jugadores de peso y reconocida valía en la categoría con la idea de estar entre los mejores. Sin embargo, las cosas no le han salido como quería porque en ningún momento ha dado una sensación de seguridad en sí mismo y le ha faltado regularidad. Es capaz de ganar a cualquiera, pero también de perder ante adversarios que viajan en los vagones de cola de la clasificación.
No se fía en absoluto Elcacho de la irregularidad de su oponente, como se desprende de sus palabras: “Es un conjunto que de mediocampo en adelante tiene mucha calidad, buena técnica y pasadores muy peligrosos que si conectan con los delanteros, grandes definidores, te pueden causar un verdadero quebradero de cabeza”, insiste. “Hay que tocar con los pies en el suelo, hacer las cosas que corresponde y cuando toquen y estar muy atentos para no llevarnos sorpresas inesperadas”, relata el técnico del Formentera.
No alineará la zaga de gala el conjunto formenterense, puesto que Damián no se ha recuperado de sus problemas de rodilla y ha empezado un nuevo tratamiento y Óscar Mayans sigue aquejado del fuerte golpe recibido en la tibia y que hizo que abandonara el terreno de juego del Mercadal en la primera parte. Titi, que sigue sancionado, tendrá que seguir viendo una jornada más a sus compañeros desde la grada, lugar que ocupará también Elcacho tras la roja vista en Menorca por defender a uno de sus jugadores de los insultos racistas proclamados por un aficionado en el último encuentro liguero.

noudiari.es

El Formentera quiere volver a ganar en casa dos meses después


El Formentera recibe el domingo en casa al Llosetense (15 horas) en un partido que pone cara a cara a dos de las plantillas con mejores jugadores de la Liga. Las cosas no le están saliendo tan bien a los mallorquines como a los formenterenses, que tras su dubitativo inicio de año parece que han vuelto por sus fueros y ya miran otra vez con alegría hacia los puestos de cabeza sin preocuparse en demasía por lo que ocurre por detrás. Esta euforia, sin embargo, debe ratificarse con una victoria en casa, cosa que no se consigue desde el pasado 9 de diciembre. La afición necesita ver de nuevo a su equipo ganar aunque en ningún momento le ha dado la espalda ni ha dado síntomas de enfado, más bien todo lo contrario. Le ha apoyado en los momentos difíciles más aún si cabe que de costumbre. Y es que la comunión entre jugadores, cuerpo técnico y seguidores es absoluta.
“Tanto que cuando juegan en casa parecen obligados a dar más de sí y a hacer un juego preciosista que es muy agradecido para el espectador pero que a veces no te reporta puntos”, explica el entrenador del equipo de la menor de las Pitiüses, Luis Elcacho. Quiere un fútbol más pragmático el preparador ilerdense del Formentera, que sabe que la manera de sacar partidos adelante y sumar puntos no pasa siempre en esta categoría por jugar mejor que el rival. “No creo que nos lo hayamos creído en ningún momento, porque los jugadores son muy humildes y conscientes de donde estamos, lo que a veces están tan comprometidos con el público que se creen en la obligación de hacer más de lo que deben”, matiza.
El Llosetense es un equipo que se armó en pretemporada con jugadores de peso y reconocida valía en la categoría con la idea de estar entre los mejores. Sin embargo, las cosas no le han salido como quería porque en ningún momento ha dado una sensación de seguridad en sí mismo y le ha faltado regularidad. Es capaz de ganar a cualquiera, pero también de perder ante adversarios que viajan en los vagones de cola de la clasificación.
No se fía en absoluto Elcacho de la irregularidad de su oponente, como se desprende de sus palabras: “Es un conjunto que de mediocampo en adelante tiene mucha calidad, buena técnica y pasadores muy peligrosos que si conectan con los delanteros, grandes definidores, te pueden causar un verdadero quebradero de cabeza”, insiste. “Hay que tocar con los pies en el suelo, hacer las cosas que corresponde y cuando toquen y estar muy atentos para no llevarnos sorpresas inesperadas”, relata el técnico del Formentera.
No alineará la zaga de gala el conjunto formenterense, puesto que Damián no se ha recuperado de sus problemas de rodilla y ha empezado un nuevo tratamiento y Óscar Mayans sigue aquejado del fuerte golpe recibido en la tibia y que hizo que abandonara el terreno de juego del Mercadal en la primera parte. Titi, que sigue sancionado, tendrá que seguir viendo una jornada más a sus compañeros desde la grada, lugar que ocupará también Elcacho tras la roja vista en Menorca por defender a uno de sus jugadores de los insultos racistas proclamados por un aficionado en el último encuentro liguero.

noudiari.es

No hay comentarios

Dejar respuesta