Imagen de un partido de fútbol en categorías inferiores.
Imagen de un partido de fútbol en categorías inferiores.

diariodeibiza.es La Federació de Futbol de les Illes Balears ha convocado para hoy, a las 18 horas en Palma, una asamblea para decidir si se suma a la huelga que han anunciado varias federaciones territoriales, que van a parar todas sus competiciones en señal de protesta contra la regularización laboral de los clubes y asociaciones deportivas sin ánimo de lucro que ha puesto en marcha el Gobierno central.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social, además del de Educación Cultura y Deportes, realizaron el año pasado un estudio –en base a lo exigido por la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores– en el que proponían normalizar la relación laboral de cualquier trabajador de estos clubes. Esto significa que deben estar contratados y, por consiguiente, cotizar a la Seguridad Social. El resultado: más gasto para los clubes.

Desde siempre, los clubes modestos no han tenido dados de alta a todos sus empleados o colaboradores, generándose así una economía sumergida a pequeña escala que ahora el Ejecutivo central quiere atajar.

La contratación de sus empleados no es la única obligación a la que deben hacer frente estos clubes. La modificación del Impuesto de Sociedades también les afecta. Anteriormente, no estaban obligados a presentarlo los que tuvieran un presupuesto menor a 100.000 euros –que eran la gran mayoría–. Desde el 1 de enero de este año deben hacerlo todos los clubes y entidades sin ánimo de lucro. Sin distinción. Esto supondrá mayores gastos administrativos y también un control más rígido sobre sus cuentas.

Territoriales en cascada
Sin embargo, el fútbol se ha levantado en armas y pide una solución a ambas cuestiones. Donde primero se alzó la voz fue en Asturias, comunidad en la que el pasado fin de semana no hubo fútbol de Tercera para abajo. El efecto llamada ha sido contundente y este fin de semana ya han anunciado que se suman al plante las siguientes territoriales: Cataluña, Extremadura, País Vasco, Cantabria, Castilla y León, Cantabria, La Rioja, Canarias y Ceuta y Melilla. «Las demás están en proceso, como nosotros», dijo Manolo Bosch, secretario de la FFIB.

«Hemos citado a la comisión delegada, que nos permite aplazar una jornada, que sería el caso», comentó Bosch. El fútbol balear tiene que decidir si se suma a la huelga –parece que es muy probable que será así– y si el paro es este mismo fin de semana o el siguiente.
En Mallorca, en una reunión celebrada recientemente, la mayoría de clubes era proclive a ir a la huelga y no jugar las ligas. En las Pitiusas, según las fuentes consultadas, el sentir es similar, pero todo dependerá de lo que se acuerde en el encuentro de hoy.

Como representantes de Ibiza y Formentera irán Vicente Bufí, delegado insular y Vicente Cardona Rumbo, vocal de la junta pitiusa de fútbol. Sustituirán a los portavoces del Sant Rafel y de la Penya Blanc i Blava, clubes que forman parte de esta comisión delegada pero que no pueden asistir a la reunión.

«Tenemos que ver qué nos explican y a partir de ahí decidiremos. Si no nos aseguran que hay una solución, habrá que votar a favor de la huelga», explicó Bufí. Un paro, que según ha podido saber Diario de Ibiza, afectaría al fútbol base, quedando excluidas la Tercera División y la categoría juvenil nacional.

Todo lo que suceda en la comisión de hoy se le explicará a los clubes pitiusos mañana, en una reunión que tendrá lugar en la delegación insular a las 20 horas.

Por su parte, Bosch explicó que no es que las entidades de fútbol de Balears se nieguen a regularizar la situación laboral de sus empleados, pero sí piden «un régimen especial y una moratoria para que se aplique todo más adelante».

El fútbol balear decide hoy si se planta contra la regularización laboral que se pide a los clubes

Imagen de un partido de fútbol en categorías inferiores.
Imagen de un partido de fútbol en categorías inferiores.
diariodeibiza.es La Federació de Futbol de les Illes Balears ha convocado para hoy, a las 18 horas en Palma, una asamblea para decidir si se suma a la huelga que han anunciado varias federaciones territoriales, que van a parar todas sus competiciones en señal de protesta contra la regularización laboral de los clubes y asociaciones deportivas sin ánimo de lucro que ha puesto en marcha el Gobierno central.El Ministerio de Empleo y Seguridad Social, además del de Educación Cultura y Deportes, realizaron el año pasado un estudio –en base a lo exigido por la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores– en el que proponían normalizar la relación laboral de cualquier trabajador de estos clubes. Esto significa que deben estar contratados y, por consiguiente, cotizar a la Seguridad Social. El resultado: más gasto para los clubes.Desde siempre, los clubes modestos no han tenido dados de alta a todos sus empleados o colaboradores, generándose así una economía sumergida a pequeña escala que ahora el Ejecutivo central quiere atajar.La contratación de sus empleados no es la única obligación a la que deben hacer frente estos clubes. La modificación del Impuesto de Sociedades también les afecta. Anteriormente, no estaban obligados a presentarlo los que tuvieran un presupuesto menor a 100.000 euros –que eran la gran mayoría–. Desde el 1 de enero de este año deben hacerlo todos los clubes y entidades sin ánimo de lucro. Sin distinción. Esto supondrá mayores gastos administrativos y también un control más rígido sobre sus cuentas.Territoriales en cascada Sin embargo, el fútbol se ha levantado en armas y pide una solución a ambas cuestiones. Donde primero se alzó la voz fue en Asturias, comunidad en la que el pasado fin de semana no hubo fútbol de Tercera para abajo. El efecto llamada ha sido contundente y este fin de semana ya han anunciado que se suman al plante las siguientes territoriales: Cataluña, Extremadura, País Vasco, Cantabria, Castilla y León, Cantabria, La Rioja, Canarias y Ceuta y Melilla. «Las demás están en proceso, como nosotros», dijo Manolo Bosch, secretario de la FFIB.«Hemos citado a la comisión delegada, que nos permite aplazar una jornada, que sería el caso», comentó Bosch. El fútbol balear tiene que decidir si se suma a la huelga –parece que es muy probable que será así– y si el paro es este mismo fin de semana o el siguiente. En Mallorca, en una reunión celebrada recientemente, la mayoría de clubes era proclive a ir a la huelga y no jugar las ligas. En las Pitiusas, según las fuentes consultadas, el sentir es similar, pero todo dependerá de lo que se acuerde en el encuentro de hoy.Como representantes de Ibiza y Formentera irán Vicente Bufí, delegado insular y Vicente Cardona Rumbo, vocal de la junta pitiusa de fútbol. Sustituirán a los portavoces del Sant Rafel y de la Penya Blanc i Blava, clubes que forman parte de esta comisión delegada pero que no pueden asistir a la reunión.«Tenemos que ver qué nos explican y a partir de ahí decidiremos. Si no nos aseguran que hay una solución, habrá que votar a favor de la huelga», explicó Bufí. Un paro, que según ha podido saber Diario de Ibiza, afectaría al fútbol base, quedando excluidas la Tercera División y la categoría juvenil nacional.Todo lo que suceda en la comisión de hoy se le explicará a los clubes pitiusos mañana, en una reunión que tendrá lugar en la delegación insular a las 20 horas.Por su parte, Bosch explicó que no es que las entidades de fútbol de Balears se nieguen a regularizar la situación laboral de sus empleados, pero sí piden «un régimen especial y una moratoria para que se aplique todo más adelante».

No hay comentarios

Dejar respuesta