Por Alessio González

El Algeciras CF se cruzará mañana en el Nuevo Mirador (11:30) con un equipo invicto desde hace dos meses y medio. La UD Ibiza aterrizará en el templo albirrojo después de diez jornadas sin perder, una racha que inició tras su cuarto y último revés de la temporada, el que sufrió en el Municipal de Na Capellera, en Manacor.

El Club Deportivo Manacor que entrena José Antonio García Tato fue el último verdugo de los ibicencos en la competición balear. El técnico explica cómo consiguieron doblegar al rival de los algeciristas y ofrece algunas claves que pueden resultar interesantes para la eliminatoria que se avecina.

“Cuando nosotros ganamos al Ibiza hay que subrayar que aún estaba Toni Amor de entrenador y no Rufete”, aclara el técnico del Manacor. “El Ibiza tenía un estilo de juego muy definido, casi siempre saliendo desde atrás con el balón jugado, y nosotros planteamos un partido en función de eso, apretando mucho arriba y robando para salir rápidos”, explica Tato.

“Marcamos prontito y aguantamos bien, de hecho ellos solo tuvieron una ocasión y a nosotros nos anularon un gol después”, recuerda el preparador del Manacor sobre el triunfo con el tempranero gol de Joan Roig. La mayoría de las crónicas del fútbol balear resaltan el gran partido de los locales, su planteamiento, y la impotencia de un Ibiza que tuvo y retuvo el balón sin profundidad.

Seis jornadas después y tras el empate ante el Platges Calviá, el Ibiza destituyó a Amor y dio el timón a Francisco Rufete, que empató con el líder Mallorca B y engarzó tres victorias. “Los jugadores son los mismos, eso está claro, así que supongo que seguirán en la misma línea con algunos matices”, opina Tato García.

“Es un equipo que quiere tener el balón”, asegura. “Y tiene a Sergio Cirio como jugador que marca las diferencias. No es un delantero nato, es un segunda punta, pero es un futbolista muy peligroso”, avisa el preparador manacorense.

“A mí personalmente me gusta mucho el portero Manolo, que sufrió una lesión grave -aunque ha viajado con sus compañeros- y ahora está jugando el otro chico, Álex”, agrega.

“También hay que tener en cuenta el regreso de Edu Oriol, un futbolista muy consolidado en categorías superiores”, advierte Tato.

“En un playoff de ascenso nunca se sabe, pero está claro que el Ibiza ha hecho una apuesta muy fuerte para subir. Aquí en las islas es candidato desde que comenzó la temporada, era uno de los trasatlánticos del grupo aunque no haya quedado campeón y es un club totalmente profesional porque los futbolistas viven por y para el fútbol”, sostiene el último hombre que venció desde un banquillo al próximo rival albirrojo. Habrá que tomar nota.

El informe ‘Tato’

Por Alessio González

El Algeciras CF se cruzará mañana en el Nuevo Mirador (11:30) con un equipo invicto desde hace dos meses y medio. La UD Ibiza aterrizará en el templo albirrojo después de diez jornadas sin perder, una racha que inició tras su cuarto y último revés de la temporada, el que sufrió en el Municipal de Na Capellera, en Manacor.

El Club Deportivo Manacor que entrena José Antonio García Tato fue el último verdugo de los ibicencos en la competición balear. El técnico explica cómo consiguieron doblegar al rival de los algeciristas y ofrece algunas claves que pueden resultar interesantes para la eliminatoria que se avecina.

"Cuando nosotros ganamos al Ibiza hay que subrayar que aún estaba Toni Amor de entrenador y no Rufete", aclara el técnico del Manacor. "El Ibiza tenía un estilo de juego muy definido, casi siempre saliendo desde atrás con el balón jugado, y nosotros planteamos un partido en función de eso, apretando mucho arriba y robando para salir rápidos", explica Tato.

"Marcamos prontito y aguantamos bien, de hecho ellos solo tuvieron una ocasión y a nosotros nos anularon un gol después", recuerda el preparador del Manacor sobre el triunfo con el tempranero gol de Joan Roig. La mayoría de las crónicas del fútbol balear resaltan el gran partido de los locales, su planteamiento, y la impotencia de un Ibiza que tuvo y retuvo el balón sin profundidad.

Seis jornadas después y tras el empate ante el Platges Calviá, el Ibiza destituyó a Amor y dio el timón a Francisco Rufete, que empató con el líder Mallorca B y engarzó tres victorias. "Los jugadores son los mismos, eso está claro, así que supongo que seguirán en la misma línea con algunos matices", opina Tato García.

"Es un equipo que quiere tener el balón", asegura. "Y tiene a Sergio Cirio como jugador que marca las diferencias. No es un delantero nato, es un segunda punta, pero es un futbolista muy peligroso", avisa el preparador manacorense.

"A mí personalmente me gusta mucho el portero Manolo, que sufrió una lesión grave -aunque ha viajado con sus compañeros- y ahora está jugando el otro chico, Álex", agrega.

"También hay que tener en cuenta el regreso de Edu Oriol, un futbolista muy consolidado en categorías superiores", advierte Tato.

"En un playoff de ascenso nunca se sabe, pero está claro que el Ibiza ha hecho una apuesta muy fuerte para subir. Aquí en las islas es candidato desde que comenzó la temporada, era uno de los trasatlánticos del grupo aunque no haya quedado campeón y es un club totalmente profesional porque los futbolistas viven por y para el fútbol", sostiene el último hombre que venció desde un banquillo al próximo rival albirrojo. Habrá que tomar nota.

No hay comentarios

Dejar respuesta