El Isleño tiene esta jornada (sábado, 17 horas) en casa la oportunidad de dar un importante paso hacia la salvación ganando al Santanyí. El conjunto mallorquín no es el mismo que vino a la isla para jugar ante la Peña plagado de bajas y que claudicó sin oposición ni el que visitó Sant Rafael para no jugar a nada y llevarse un punto por la cara. Es un equipo restituido que ha recuperado jugadores ausentes en otros tramos de la competición y que quiere dar también un golpe sobre la mesa de la Liga para no correr riesgos innecesarios de esta parte al final del torneo.
Pero el Isleño llega al choque con la moral por las nuebes después de haber ganado en Can Misses y empatar a uno y rascar un punto en el domicilio del líder, la Peña. No quiere que se corte la racha el bloque que entrena David Torres, que sabe que a poco que enlace un par de victorias subirá enteros en la clasificación y se alejará del precipicio en el que se ha convertido la Liga de media tabla hacia abajo.
“No será un partido fácil”, vaticina Torres, que explica que “el Santanyí tiene jugadores de envergadura que van bien de cabeza y que son un auténtico peligro en las jugadas a balón parado, que es como se consigue un porcentaje importante de los goles en esta categoría”. Comenta el entrenador del Isleño que su equipo está “más motivado que nunca” y tiene unas “tremendas ganas” de volver a vencer en su terreno de juego.
Para Torres el tema Puet está cerrado. “Se queda en el equipo y está comprometido como el que más”. El jugador formado en las categorías del Portmany manifestó tras el derby que tenía la intención de volver a su club de origen pero a media semana dio marcha atrás y aseguró que seguiría al lado de sus compañeros hasta final de temporada. “No podemos acusarle de falta de motivación porque ha marcado en los dos últimos partidos goles muy importantes para nosotros y ha demostrado que es un futbolista vital”, señala Torres respecto a este asunto.
No podrá contar el Isleño para este encuentro con los servicios de Galera, que fue expulsado en Santa Eulària, pero recupera a Pepe Grimaldo, que cumplió ante el conjunto de la Villa del Río el partido de sanción impuesto por una catulina roja. Winy y César son serias dudas para el el choque del sábado y si bien el primero podría recuperarse el segundo parece tener menos opciones de jugar.

noudiari.es

El Isleño quiere prolongar su buena racha ante el Santanyí


El Isleño tiene esta jornada (sábado, 17 horas) en casa la oportunidad de dar un importante paso hacia la salvación ganando al Santanyí. El conjunto mallorquín no es el mismo que vino a la isla para jugar ante la Peña plagado de bajas y que claudicó sin oposición ni el que visitó Sant Rafael para no jugar a nada y llevarse un punto por la cara. Es un equipo restituido que ha recuperado jugadores ausentes en otros tramos de la competición y que quiere dar también un golpe sobre la mesa de la Liga para no correr riesgos innecesarios de esta parte al final del torneo.
Pero el Isleño llega al choque con la moral por las nuebes después de haber ganado en Can Misses y empatar a uno y rascar un punto en el domicilio del líder, la Peña. No quiere que se corte la racha el bloque que entrena David Torres, que sabe que a poco que enlace un par de victorias subirá enteros en la clasificación y se alejará del precipicio en el que se ha convertido la Liga de media tabla hacia abajo.
“No será un partido fácil”, vaticina Torres, que explica que “el Santanyí tiene jugadores de envergadura que van bien de cabeza y que son un auténtico peligro en las jugadas a balón parado, que es como se consigue un porcentaje importante de los goles en esta categoría”. Comenta el entrenador del Isleño que su equipo está “más motivado que nunca” y tiene unas “tremendas ganas” de volver a vencer en su terreno de juego.
Para Torres el tema Puet está cerrado. “Se queda en el equipo y está comprometido como el que más”. El jugador formado en las categorías del Portmany manifestó tras el derby que tenía la intención de volver a su club de origen pero a media semana dio marcha atrás y aseguró que seguiría al lado de sus compañeros hasta final de temporada. “No podemos acusarle de falta de motivación porque ha marcado en los dos últimos partidos goles muy importantes para nosotros y ha demostrado que es un futbolista vital”, señala Torres respecto a este asunto.
No podrá contar el Isleño para este encuentro con los servicios de Galera, que fue expulsado en Santa Eulària, pero recupera a Pepe Grimaldo, que cumplió ante el conjunto de la Villa del Río el partido de sanción impuesto por una catulina roja. Winy y César son serias dudas para el el choque del sábado y si bien el primero podría recuperarse el segundo parece tener menos opciones de jugar.

noudiari.es

No hay comentarios

Dejar respuesta