Que a día de hoy no haya visto la luz pública ninguna noticia relacionada con el proyecto deportivo del CD Ibiza en Tercera División no significa que las personas que van a gestionar la entidad en su nueva e ilusionante etapa hayan estado de brazos cruzados. Más bien todo lo contrario. Durante los últimos días, se han celebrado varias reuniones para dar forma a la directiva que asumirá el control del club a partir de la 2018-2019 y se ha elegido a Sergio Tortosa, quien fuera jugador y entrenador de Sa Deportiva, como director general, según ha podido averiguar Fútbol Pitiuso. El jerezano, persona de total confianza de los empresarios ibicencos que velarán por el futuro social y económico de la entidad vilera, es el máximo responsable de construir el equipo, cuyo objetivo, en su primera temporada en categoría nacional, será dar guerra y competir con ambición, sin renunciar a mirar hacia arriba en la tabla clasificatoria.

Según la información que maneja esta redacción, Tortosa contará con una buena parte de los jugadores que lograron el ascenso a Tercera División tras derrotar al Andratx en la final de la liguilla, aunque también está peinando el mercado local y peninsular para reforzar el plantel. La idea del CD Ibiza es disponer principalmente de futbolistas nacidos en la isla o residentes, pero si no basta, se echará mano a fichajes de fuera. En cuanto al entrenador que ocupará el banquillo de Can Misses, todo apunta a que será de la Península, estando en la agenda del manager del club un catalán y dos de la zona de Andalucía. José Antonio Luna, que ha dirigido, entre otros, al Jerez Industrial o al Muralla ceutí, es uno de los posibles candidatos que aterrizarían este verano en la isla para tomar el mando de un plantel que también podría contar con Iván Córdoba, gran artífice del ascenso, en el staff técnico.

La próxima semana será clave en cuanto a la composición definitiva de la nueva junta directiva, que estará integrada, en su mayoría, por hombres de negocios de la isla. Además, es muy probable que haya un cambio de presidente, por lo que el actual mandamás, Juanvi Roig, dejaría de ser la cabeza visible del proyecto deportivo en Tercera División. Sea como fuere, las personas que están cocinando el nuevo proyecto trabajan a destajo desde hace varios días para tratar de confeccionar un presupuesto que podría alcanzar los 150.000 euros. La filosofía del CD Ibiza seguirá siendo la de ofrecer a los aficionados un club y un reto deportivo en el que sentirse vinculado sentimentalmente y en donde poder rememorar tiempos pasados gracias al espíritu de la extinta Sa Deportiva. No en vano, el primer equipo de la entidad seguirá vistiendo de rojo y blanco, además de lucir en el pecho el clásico escudo que con tanto orgullo compitió temporadas atrás la SD Ibiza.

El jefe es Tortosa

Que a día de hoy no haya visto la luz pública ninguna noticia relacionada con el proyecto deportivo del CD Ibiza en Tercera División no significa que las personas que van a gestionar la entidad en su nueva e ilusionante etapa hayan estado de brazos cruzados. Más bien todo lo contrario. Durante los últimos días, se han celebrado varias reuniones para dar forma a la directiva que asumirá el control del club a partir de la 2018-2019 y se ha elegido a Sergio Tortosa, quien fuera jugador y entrenador de Sa Deportiva, como director general, según ha podido averiguar Fútbol Pitiuso. El jerezano, persona de total confianza de los empresarios ibicencos que velarán por el futuro social y económico de la entidad vilera, es el máximo responsable de construir el equipo, cuyo objetivo, en su primera temporada en categoría nacional, será dar guerra y competir con ambición, sin renunciar a mirar hacia arriba en la tabla clasificatoria. Según la información que maneja esta redacción, Tortosa contará con una buena parte de los jugadores que lograron el ascenso a Tercera División tras derrotar al Andratx en la final de la liguilla, aunque también está peinando el mercado local y peninsular para reforzar el plantel. La idea del CD Ibiza es disponer principalmente de futbolistas nacidos en la isla o residentes, pero si no basta, se echará mano a fichajes de fuera. En cuanto al entrenador que ocupará el banquillo de Can Misses, todo apunta a que será de la Península, estando en la agenda del manager del club un catalán y dos de la zona de Andalucía. José Antonio Luna, que ha dirigido, entre otros, al Jerez Industrial o al Muralla ceutí, es uno de los posibles candidatos que aterrizarían este verano en la isla para tomar el mando de un plantel que también podría contar con Iván Córdoba, gran artífice del ascenso, en el staff técnico. La próxima semana será clave en cuanto a la composición definitiva de la nueva junta directiva, que estará integrada, en su mayoría, por hombres de negocios de la isla. Además, es muy probable que haya un cambio de presidente, por lo que el actual mandamás, Juanvi Roig, dejaría de ser la cabeza visible del proyecto deportivo en Tercera División. Sea como fuere, las personas que están cocinando el nuevo proyecto trabajan a destajo desde hace varios días para tratar de confeccionar un presupuesto que podría alcanzar los 150.000 euros. La filosofía del CD Ibiza seguirá siendo la de ofrecer a los aficionados un club y un reto deportivo en el que sentirse vinculado sentimentalmente y en donde poder rememorar tiempos pasados gracias al espíritu de la extinta Sa Deportiva. No en vano, el primer equipo de la entidad seguirá vistiendo de rojo y blanco, además de lucir en el pecho el clásico escudo que con tanto orgullo compitió temporadas atrás la SD Ibiza.

1 Comentario

  1. Mejor rendimiento que el que pudiera dar Mario Ormaechea no lo encontrareis ni en cataluña, ni en Andalucia ni en Timor Oriental.

Dejar respuesta