Guillem Romaní/noudiari.es El entrenador del Formentera, Tito García Sanjuán, se refirió tras el partido a su expulsión. “En este país, como se ve, hay poco diálogo y al final el perjudicado siempre es el mismo. Si ya no se puede ni comentar nada con el árbitro, apaga y vámonos. Le pregunté que si era la ley de la ventaja porque no la concedía y decidió expulsarme. Podía haber protestado por el gol anulado, que en la posición en la que estaba mi jugador es imposible que haya fuera fuera de juego, pero no fue así y me expulsó por falta de diálogo. Tampoco hay que darle más importancia”, dijo el técnico con tono de resignación. Lo cierto es que el colegiado no agradó a ninguno de los dos equipos. Su papel fue sencillamente malo.

Sobre el partido, el preparador del club formenterense explicó que cómo quería jugar su conjunto y cómo finalmente lo hizo. “En la primera parte nos han hecho sentir muy incómodos. Sabíamos que iban a meter a cinco atrás con tres centrales y dos laterales más profundos y habíamos hablado de jugar poco por dentro. Queríamos hacerlo por fuera y en la primera parte no supimos o no pudimos. En la segunda parte, en cambio, hemos jugado con más corazón que cabeza y de forma más directa y esa es también una buena opción, como se ha visto, puesto que hemos llegado mucho más con mucha menos elaboración”, ha indicado.

Sobre el adversario, dijo que había hecho el partido que debía. “El rival no ha sido brusco -respondió a una pregunta en este sentido-, aunque ha habido una acción puntual en la que un jugador suyo se ha desentendido del balón para frenar a uno de los nuestros con una entrada fuerte que se ha resuelto con una amarilla cuando creo que el color de la tarjeta tendría que haber sido otro. Al final acabamos donde siempre, en los pequeños detalles que condicionan ciertos partidos. Ellos han hecho el partido que debían”, ha concluido.

Garrido: “Pudimos ganar y también perder”
Quien agotara sus últimos años como jugador en las filas de la UD Ibiza, Raúl Garrido, ahora entrenador del Olot, se ha mostrado satisfecho con el empate logrado por su equipo en el campo del Formentera (1 a 1) y así lo ha manifestado al término del encuentro.

“Damos por bueno el punto conseguido ante un rival directo y muy bien trabajado. El Formentera tiene las ideas muy claras y practica un fútbol muy dominante, con lo que valoro muy positivamente el resultado, si bien es cierto que hemos podido ganar, también pudimos perder. En todo momento hemos sabido cómo contrarrestar su juego y cómo jugarles”, señaló el nuevo técnico del Olot, al que dirige desde hace escasamente una semana”, ha empezado diciendo.

Garrido se marcha de Formentera con un sabor agridulce por el resultado, pero no por el juego esgrimido por sus futbolistas. “Estoy contento con los jugadores porque han competido de manera excelente. Este punto nos ayuda a creer que con trabajo y convicción se puede salir adelante”. En cuanto al penalti señalado en contra de su equipo, Garrido ha señalado que él ha visto “una carga legal” sobre Riera en vez de pena máxima. “De todas, formas, los árbitros merecen todo mi respeto y al igual que hago yo, se equivocan, con lo que no tengo nada que decir en este sentido”.

Sobre el dominio del rival en los instantes finales a pesar de que jugaba con diez por expulsión, el técnico valenciano ha dicho que su conjunto no supo leer correctamente lo que debía hacer sobre el rectángulo de juego. “Cuando ellos se han quedado con uno menos por expulsión hemos hecho un cambio ofensivo para ganar el partido, pero no hemos sabido interpretar el juego y nos hemos precipitado por el ansia de lograr los tres puntos. A base de balón parado nos han metido en el área porque hemos querido ser más directos de lo que debíamos y no hemos movido el balón correctamente”, concluyó.

 

“En este país hay poco diálogo y al final el perjudicado siempre es el mismo”

Guillem Romaní/noudiari.es El entrenador del Formentera, Tito García Sanjuán, se refirió tras el partido a su expulsión. “En este país, como se ve, hay poco diálogo y al final el perjudicado siempre es el mismo. Si ya no se puede ni comentar nada con el árbitro, apaga y vámonos. Le pregunté que si era la ley de la ventaja porque no la concedía y decidió expulsarme. Podía haber protestado por el gol anulado, que en la posición en la que estaba mi jugador es imposible que haya fuera fuera de juego, pero no fue así y me expulsó por falta de diálogo. Tampoco hay que darle más importancia”, dijo el técnico con tono de resignación. Lo cierto es que el colegiado no agradó a ninguno de los dos equipos. Su papel fue sencillamente malo. Sobre el partido, el preparador del club formenterense explicó que cómo quería jugar su conjunto y cómo finalmente lo hizo. “En la primera parte nos han hecho sentir muy incómodos. Sabíamos que iban a meter a cinco atrás con tres centrales y dos laterales más profundos y habíamos hablado de jugar poco por dentro. Queríamos hacerlo por fuera y en la primera parte no supimos o no pudimos. En la segunda parte, en cambio, hemos jugado con más corazón que cabeza y de forma más directa y esa es también una buena opción, como se ha visto, puesto que hemos llegado mucho más con mucha menos elaboración”, ha indicado. Sobre el adversario, dijo que había hecho el partido que debía. “El rival no ha sido brusco -respondió a una pregunta en este sentido-, aunque ha habido una acción puntual en la que un jugador suyo se ha desentendido del balón para frenar a uno de los nuestros con una entrada fuerte que se ha resuelto con una amarilla cuando creo que el color de la tarjeta tendría que haber sido otro. Al final acabamos donde siempre, en los pequeños detalles que condicionan ciertos partidos. Ellos han hecho el partido que debían”, ha concluido.
Garrido: “Pudimos ganar y también perder” Quien agotara sus últimos años como jugador en las filas de la UD Ibiza, Raúl Garrido, ahora entrenador del Olot, se ha mostrado satisfecho con el empate logrado por su equipo en el campo del Formentera (1 a 1) y así lo ha manifestado al término del encuentro. “Damos por bueno el punto conseguido ante un rival directo y muy bien trabajado. El Formentera tiene las ideas muy claras y practica un fútbol muy dominante, con lo que valoro muy positivamente el resultado, si bien es cierto que hemos podido ganar, también pudimos perder. En todo momento hemos sabido cómo contrarrestar su juego y cómo jugarles”, señaló el nuevo técnico del Olot, al que dirige desde hace escasamente una semana”, ha empezado diciendo. Garrido se marcha de Formentera con un sabor agridulce por el resultado, pero no por el juego esgrimido por sus futbolistas. “Estoy contento con los jugadores porque han competido de manera excelente. Este punto nos ayuda a creer que con trabajo y convicción se puede salir adelante”. En cuanto al penalti señalado en contra de su equipo, Garrido ha señalado que él ha visto “una carga legal” sobre Riera en vez de pena máxima. “De todas, formas, los árbitros merecen todo mi respeto y al igual que hago yo, se equivocan, con lo que no tengo nada que decir en este sentido”.
Sobre el dominio del rival en los instantes finales a pesar de que jugaba con diez por expulsión, el técnico valenciano ha dicho que su conjunto no supo leer correctamente lo que debía hacer sobre el rectángulo de juego. “Cuando ellos se han quedado con uno menos por expulsión hemos hecho un cambio ofensivo para ganar el partido, pero no hemos sabido interpretar el juego y nos hemos precipitado por el ansia de lograr los tres puntos. A base de balón parado nos han metido en el área porque hemos querido ser más directos de lo que debíamos y no hemos movido el balón correctamente”, concluyó.  

No hay comentarios

Dejar respuesta