El delantero vasco, en una acción durante el pasado derbi frente al San Rafael.
El delantero vasco, en una acción durante el pasado derbi frente al San Rafael.

diariodeibiza.es Alberto Gorriz vive un momento dulce en el Formentera. El delantero acumula diez goles y es el máximo realizador del conjunto de la pitiusa menor. No piensa en acabar el campeonato con una cifra concreta y solo cree en el interés general del equipo: «Firmaría meter solo un gol más y que fuera el del ascenso a Segunda B», manifestó el ariete vasco.

El joven futbolista asegura que ganar la Liga es «un sueño de los jugadores y de toda la isla». «Estamos confiados de que vamos a ser los más regulares de los tres [refiriéndose a la Peña y al Llosetente, con los que comparten el liderato] y que nos vamos a llevar el título nosotros», comentó. Además, según Gorriz, el siguiente premio gordo sería subir a la categoría de bronce del fútbol español, para lo que trabajan todos sus compañeros todos los días. «Todavía no lo hemos hablado porque queda mucho, pero lograr un ascenso para esta islita sería maravilloso».
El atacante se mostró «sorprendido» por el interés que despierta el equipo entre los aficionados formenterenses, que llenan el estadio municipal de Sant Francesc cada vez que juegan los hombres entrenados por Luis Elcacho. «Van 500 ó 600 personas a vernos y es un espectáculo. Cuando jugamos en Mallorca y en Menorca no les sucede lo mismo a los rivales. Además, en los desplazamientos siempre hay algún aficionado nuestro viéndonos», declaró Gorriz.

El punta de los de la menor de las Pitiiüses dice que atraviesa «el mejor momento» desde que fichó por el Formentera. «Me encuentro a gusto jugando y, además, estoy metiendo goles. Esperemos que no pare la racha. Me he terminado de adaptar a la isla y al equipo. Volví de Navidades con otra chispa. Estar unos días en mi tierra me sirvió para recargar las pilas», declaró el jugador.
Gorriz reconoció que su buen momento también coincide con una excelente trayectoria de todo el equipo, al que definió como «un bloque muy sólido». «A los rivales les cuesta mucho hacernos ocasiones de gol. Estamos muy fuertes y esperemos que no acabe la racha para seguir ahí arriba luchando por todo».

La clave está en el buen tono defensivo de un Formentera que solo ha encajado ocho goles. En ese equipo todos defienden, incluso Gorriz, que a pesar de ser delantero centro parece haber heredado las aptitudes de su padre [también Alberto Gorriz de nombre], que es uno de los jugadores históricos de la Real Sociedad: «Alguna vez he tenido el cachondeo y la conversación con el míster, que me ha dicho si en vez de delantero soy central [como lo era su progenitor]».

El atacante destacó la igualdad que se está viviendo en la cabeza de la competición y apuntó que el partido de este fin de semana, frente al Collerense, serán «tres puntos muy importantes». Y es que ninguno de los equipos que está en el trío de la zona noble del campeonato se puede permitir un pinchazo porque «el que menos lo haga será el que gane la Liga».

También opinó sobre el fútbol de la Tercera División balear, que es de «mucha pelea» y en la que los rivales se atrincheran en defensa y cualquiera puede complicarle las cosas a cualquiera. «A mí este tipo de fútbol me gusta», dijo.

Górriz: “Lograr el ascenso para esta islita sería maravilloso”

El delantero vasco, en una acción durante el pasado derbi frente al San Rafael.
El delantero vasco, en una acción durante el pasado derbi frente al San Rafael.
diariodeibiza.es Alberto Gorriz vive un momento dulce en el Formentera. El delantero acumula diez goles y es el máximo realizador del conjunto de la pitiusa menor. No piensa en acabar el campeonato con una cifra concreta y solo cree en el interés general del equipo: «Firmaría meter solo un gol más y que fuera el del ascenso a Segunda B», manifestó el ariete vasco.El joven futbolista asegura que ganar la Liga es «un sueño de los jugadores y de toda la isla». «Estamos confiados de que vamos a ser los más regulares de los tres [refiriéndose a la Peña y al Llosetente, con los que comparten el liderato] y que nos vamos a llevar el título nosotros», comentó. Además, según Gorriz, el siguiente premio gordo sería subir a la categoría de bronce del fútbol español, para lo que trabajan todos sus compañeros todos los días. «Todavía no lo hemos hablado porque queda mucho, pero lograr un ascenso para esta islita sería maravilloso». El atacante se mostró «sorprendido» por el interés que despierta el equipo entre los aficionados formenterenses, que llenan el estadio municipal de Sant Francesc cada vez que juegan los hombres entrenados por Luis Elcacho. «Van 500 ó 600 personas a vernos y es un espectáculo. Cuando jugamos en Mallorca y en Menorca no les sucede lo mismo a los rivales. Además, en los desplazamientos siempre hay algún aficionado nuestro viéndonos», declaró Gorriz.El punta de los de la menor de las Pitiiüses dice que atraviesa «el mejor momento» desde que fichó por el Formentera. «Me encuentro a gusto jugando y, además, estoy metiendo goles. Esperemos que no pare la racha. Me he terminado de adaptar a la isla y al equipo. Volví de Navidades con otra chispa. Estar unos días en mi tierra me sirvió para recargar las pilas», declaró el jugador. Gorriz reconoció que su buen momento también coincide con una excelente trayectoria de todo el equipo, al que definió como «un bloque muy sólido». «A los rivales les cuesta mucho hacernos ocasiones de gol. Estamos muy fuertes y esperemos que no acabe la racha para seguir ahí arriba luchando por todo».La clave está en el buen tono defensivo de un Formentera que solo ha encajado ocho goles. En ese equipo todos defienden, incluso Gorriz, que a pesar de ser delantero centro parece haber heredado las aptitudes de su padre [también Alberto Gorriz de nombre], que es uno de los jugadores históricos de la Real Sociedad: «Alguna vez he tenido el cachondeo y la conversación con el míster, que me ha dicho si en vez de delantero soy central [como lo era su progenitor]».El atacante destacó la igualdad que se está viviendo en la cabeza de la competición y apuntó que el partido de este fin de semana, frente al Collerense, serán «tres puntos muy importantes». Y es que ninguno de los equipos que está en el trío de la zona noble del campeonato se puede permitir un pinchazo porque «el que menos lo haga será el que gane la Liga».También opinó sobre el fútbol de la Tercera División balear, que es de «mucha pelea» y en la que los rivales se atrincheran en defensa y cualquiera puede complicarle las cosas a cualquiera. «A mí este tipo de fútbol me gusta», dijo.

No hay comentarios

Dejar respuesta