Javi Seral bloquea un balón aéreo en La Condomina de Murcia.
Javi Seral bloquea un balón aéreo en La Condomina de Murcia.
Paco Natera La aventura en Segunda B de Javi Seral está siendo todo un éxito deportivo. Y es que el que fuera portero de Mallorca B, San Rafael, Peña Deportiva y Ciudad de Ibiza se ha convertido en el amo y señor de la portería del Jumilla. El futbolista mallorquín es titular indiscutible en el conjunto murciano, acumulando un total de 2160 minutos en las 23 jornadas disputadas. No obstante, el arquero es el cancerbero más goleado del Grupo IV, con 38 dianas, aunque este registro no le quita el sueño a un Javi Seral que valora la experiencia en la categoría positivamente.

El de Palma de Mallorca se siente importante y valorado en el Jumilla, pese a todos los problemas extradeportivos que ha sufrido la entidad. “La verdad es que la lectura que hago de mi trayectoria aquí es, de momento, muy buena. Lo he jugado todo y en Segunda B no te regalan nada. Lo malo es que hemos tenido muchos obstáculos a nivel institucional que han ocasionado impagos de sueldos y demás, pero ha llegado un grupo de italianos y poco a poco todo el tema económico se está solucioanando y se están pagando algunas nóminas que teníamos pendientes de cobro”, apunta.

Javi Seral es feliz en el Jumilla. Ha dejado a su familia en Ibiza, pero siempre que sus obligaciones se lo permiten trata de pasar el mayor tiempo posible con ella. El guardameta, asimismo, se muestra optimista de cara al futuro deportivo del equipo, que ocupa puestos de descenso. “Hemos tenido muchos problemas que nos han pasado factura en el terreno de juego, pero ahora pasamos por una buena dinámica y llevamos tres partido seguidos sin perder. Nos encontramos únicamente a dos puntos de la salvación y pienso que si seguimos trabajando de la misma forma saldremos a flote”, sostiene el mallorquín, que ha sido el portero del Grupo IV más veces elegido en los mejores onces de las jornadas.

El arquero mallorquín está viviendo una grata experiencia en la categoría de bronce del fútbol español, división que ya conocía cuando debutó con el Mallorca B en la temporada 2010-2011. “Jugar en Segunda B siempre ha sido un sueño para mí cuando dejé el filial mallorquinista para firmar por el San Rafael. Lo cierto es que me considero un jugador afortunado por haber tenido la opción de regresar a este nivel futbolístico de la mano del Jumilla. Mi único objetivo en estos momentos es luchar para que este club pueda salvarse del descenso y vamos por el bueno camino”, sostiene.

En el fútbol, siempre guardas emotivos recuerdos y Javi Seral no olvidará jamás su debut en el campo del Cádiz, el Ramón de Carranza. El Jumilla se llevó una manita del conjunto amarillo (5-0), pero el arquero mallorquín pudo vivir una de las experiencias más bonitas de su carrera deportiva. “He jugado en estadios importantes, como La Condomina de Murcia o el Cartagonova de Cartagena, pero, sin lugar a dudas, las sensaciones que tuve en el Carranza fueron maravillosas, únicas. Fue espectacular jugar allí y el Cádiz es un club que no debería estar en Segunda B. Todo lo que rodea a este equipo me hizo vivir un partido de superior categoría”, recuerda.

Preguntado por si volveremos a verle defendiendo alguna portería de algún equipo ibicenco, Javi Seral aseguró no saberlo “porque el mundo del fútbol es impredecible”, aunque no descartó dicha posibilidad. “De momento, estoy centrado en el Jumilla, así que ya veremos qué ocurre al final de temporada. Vermos si recibo o no ofertas, qué proyectos se ponen en marcha… Nunca se sabe qué puede pasar, aunque es verdad que mi casa y mi familia están en la isla”, sostiene el arquero, que no se pierde la actualidad de los equipos pitiusos de Tercera. “Ojalá puedan subir Peña y Formentera a Segunda B. Los dos equipos tienen plantilla para lograrlo. A ver si la suerte está de su lado”, concluye.

Javi Seral, amo y señor de la portería del Jumilla

Javi Seral bloquea un balón aéreo en La Condomina de Murcia.
Javi Seral bloquea un balón aéreo en La Condomina de Murcia.
Paco Natera La aventura en Segunda B de Javi Seral está siendo todo un éxito deportivo. Y es que el que fuera portero de Mallorca B, San Rafael, Peña Deportiva y Ciudad de Ibiza se ha convertido en el amo y señor de la portería del Jumilla. El futbolista mallorquín es titular indiscutible en el conjunto murciano, acumulando un total de 2160 minutos en las 23 jornadas disputadas. No obstante, el arquero es el cancerbero más goleado del Grupo IV, con 38 dianas, aunque este registro no le quita el sueño a un Javi Seral que valora la experiencia en la categoría positivamente. El de Palma de Mallorca se siente importante y valorado en el Jumilla, pese a todos los problemas extradeportivos que ha sufrido la entidad. "La verdad es que la lectura que hago de mi trayectoria aquí es, de momento, muy buena. Lo he jugado todo y en Segunda B no te regalan nada. Lo malo es que hemos tenido muchos obstáculos a nivel institucional que han ocasionado impagos de sueldos y demás, pero ha llegado un grupo de italianos y poco a poco todo el tema económico se está solucioanando y se están pagando algunas nóminas que teníamos pendientes de cobro", apunta. Javi Seral es feliz en el Jumilla. Ha dejado a su familia en Ibiza, pero siempre que sus obligaciones se lo permiten trata de pasar el mayor tiempo posible con ella. El guardameta, asimismo, se muestra optimista de cara al futuro deportivo del equipo, que ocupa puestos de descenso. "Hemos tenido muchos problemas que nos han pasado factura en el terreno de juego, pero ahora pasamos por una buena dinámica y llevamos tres partido seguidos sin perder. Nos encontramos únicamente a dos puntos de la salvación y pienso que si seguimos trabajando de la misma forma saldremos a flote", sostiene el mallorquín, que ha sido el portero del Grupo IV más veces elegido en los mejores onces de las jornadas. El arquero mallorquín está viviendo una grata experiencia en la categoría de bronce del fútbol español, división que ya conocía cuando debutó con el Mallorca B en la temporada 2010-2011. "Jugar en Segunda B siempre ha sido un sueño para mí cuando dejé el filial mallorquinista para firmar por el San Rafael. Lo cierto es que me considero un jugador afortunado por haber tenido la opción de regresar a este nivel futbolístico de la mano del Jumilla. Mi único objetivo en estos momentos es luchar para que este club pueda salvarse del descenso y vamos por el bueno camino", sostiene. En el fútbol, siempre guardas emotivos recuerdos y Javi Seral no olvidará jamás su debut en el campo del Cádiz, el Ramón de Carranza. El Jumilla se llevó una manita del conjunto amarillo (5-0), pero el arquero mallorquín pudo vivir una de las experiencias más bonitas de su carrera deportiva. "He jugado en estadios importantes, como La Condomina de Murcia o el Cartagonova de Cartagena, pero, sin lugar a dudas, las sensaciones que tuve en el Carranza fueron maravillosas, únicas. Fue espectacular jugar allí y el Cádiz es un club que no debería estar en Segunda B. Todo lo que rodea a este equipo me hizo vivir un partido de superior categoría", recuerda. Preguntado por si volveremos a verle defendiendo alguna portería de algún equipo ibicenco, Javi Seral aseguró no saberlo "porque el mundo del fútbol es impredecible", aunque no descartó dicha posibilidad. "De momento, estoy centrado en el Jumilla, así que ya veremos qué ocurre al final de temporada. Vermos si recibo o no ofertas, qué proyectos se ponen en marcha... Nunca se sabe qué puede pasar, aunque es verdad que mi casa y mi familia están en la isla", sostiene el arquero, que no se pierde la actualidad de los equipos pitiusos de Tercera. "Ojalá puedan subir Peña y Formentera a Segunda B. Los dos equipos tienen plantilla para lograrlo. A ver si la suerte está de su lado", concluye.

1 Comentario

Dejar respuesta