´Toño´ Ramón y José Ramón, ayer tras explicar a es Diari los pormenores de su candidatura a la presidencia de la Peña. SEBASTIÁN CANDELA
´Toño´ Ramón y José Ramón, ayer tras explicar a es Diari los pormenores de su candidatura a la presidencia de la Peña. SEBASTIÁN CANDELA

diariodeibiza.es Un grupo de socios y simpatizantes de la Peña Deportiva de Santa Eulària, encabezado por el expresidente de la entidad, José Ramón Marí, y su hijo, el exjugador y exentrenador, Toño Ramón, ha decidido presentarse a las próximas elecciones del club, que se celebrarán casi con toda seguridad en julio.

Estas personas no están conformes con la gestión deportiva y social que ha hecho la actual junta gestora durante los últimos años y el detonante para presentar su candidatura a la presidencia de la Peña Deportiva ha sido la no renovación del contrato del técnico Mario Ormaechea, aunque ya antes estaban disconformes con la labor de la junta, en todos los ámbitos.

La iniciativa de presentar la candidatura se lleva meditando desde hace tiempo, pero en las últimas horas se ha decidido acelerar el proceso y dar un paso adelante para tratar de desbancar a la actual directiva y relevar a las personas que en la actualidad trabajan en el club.

José Ramón Marí, que fue presidente de la Peña desde el año 1999 hasta 2002, admitió ayer que ha decidido liderar este grupo y tirarse «a la piscina de agua caliente y sin flotador» porque detrás de esta iniciativa «hay un grupo joven y entusiasta con ganas de hacer cosas y cambiar el rumbo de la entidad peñista», comentó.

«Esto no es una guerra. Lo único que queremos es intentar hacer las cosas mejor, pero si los socios votan otra opción lo respetaremos y seguiremos apoyando a la Peña. Seremos una oposición constructiva», sentenció.

En su opinión, el actual presidente, Juan Marí, Dalias, es el menos responsable de todas las cosas que se están haciendo mal en el club de Santa Eulària. «Respetamos total y absolutamente a Dalias y el trabajo que ha hecho. Sabemos y nos consta que algunas decisiones se han tomado en contra de su voluntad, por lo que no tenemos nada contra él, pero sí que pretendemos cambiar a las personas que no tienen ni idea de lo que es la Peña ni la quieren», manifestaron ayer José Ramón y su hijo Toño.

El que fue máximo mandatario peñista declaró que ya le ha hecho saber a Dalias su intención de presentarse a las próximas elecciones y que le había pedido que se celebraran «cuanto antes».

«Esto que hacemos es porque queremos a la Peña. Pretendemos recuperar la masa social y el espíritu competitivo que tenían todos nuestros equipos y volver a ser la envidia de Ibiza», apostilló Toño, que dijo contar con el respaldo de muchos exjugadores de la cantera que han militado en la Peña «y que tienen muchas ganas de trabajar y ayudar a salir al club de esta preocupante situación de desidia en la que se encuentra», dijo.

Si sale elegida, esta directiva volverá a contratar a Mario Ormaechea, «aunque no diremos ahora qué labor desarrollará, pero es un activo que el club no puede permitirse el lujo de perder. Sus números son impresionantes y lo que ha hecho tiene muchísimo mérito. También recuperamos a gente de toda la vida –jugadores, entrenadores y directivos–, que se han marchado porque se han sentido maltratados por los actuales responsables del conjunto santaeulaliense. Contrataremos a un coordinador general y a gente profesional para que saque el máximo rendimiento de todas nuestras secciones, que tienen que volver a ser un ejemplo a seguir», adelantó Ramón Marí.

«Sabemos que hay ´pesos pesados´ del club enfadados y defraudados y tienen sus motivos porque las cosas no se están haciendo nada bien. La Peña es ahora un negocio y no un equipo de fútbol. Se hacen muchas cosas, demasiadas, para ganar dinero, especialmente con los niños», denunció Toño.

José Ramón y su equipo quieren tener una primera plantilla «competitiva» que aspire a todo: «No nos asusta la Segunda División B. Cuesta menos que la Tercera División balear porque hay más ingresos federativos. También queremos que juegue toda la gente posible de aquí, pero tenemos que admitir que la cantera está deshecha porque ha faltado profesionalidad», proclamó.

Por último, los Ramón coincidieron en señalar que da «pena» ver la grada del campo vacía: «La gente se ha desanimado y ha dejado de subir al campo porque no tiene alicientes y porque se ha menospreciado a muchos socios y aficionados. Esta Peña no es la Peña de Santa Eulària que todos hemos conocido y querido», sentenciaron.

José Ramón Marí se presentará a las elecciones de la Peña para desbancar a la actual directiva

´Toño´ Ramón y José Ramón, ayer tras explicar a es Diari los pormenores de su candidatura a la presidencia de la Peña. SEBASTIÁN CANDELA
´Toño´ Ramón y José Ramón, ayer tras explicar a es Diari los pormenores de su candidatura a la presidencia de la Peña. SEBASTIÁN CANDELA
diariodeibiza.es Un grupo de socios y simpatizantes de la Peña Deportiva de Santa Eulària, encabezado por el expresidente de la entidad, José Ramón Marí, y su hijo, el exjugador y exentrenador, Toño Ramón, ha decidido presentarse a las próximas elecciones del club, que se celebrarán casi con toda seguridad en julio.Estas personas no están conformes con la gestión deportiva y social que ha hecho la actual junta gestora durante los últimos años y el detonante para presentar su candidatura a la presidencia de la Peña Deportiva ha sido la no renovación del contrato del técnico Mario Ormaechea, aunque ya antes estaban disconformes con la labor de la junta, en todos los ámbitos.La iniciativa de presentar la candidatura se lleva meditando desde hace tiempo, pero en las últimas horas se ha decidido acelerar el proceso y dar un paso adelante para tratar de desbancar a la actual directiva y relevar a las personas que en la actualidad trabajan en el club.José Ramón Marí, que fue presidente de la Peña desde el año 1999 hasta 2002, admitió ayer que ha decidido liderar este grupo y tirarse «a la piscina de agua caliente y sin flotador» porque detrás de esta iniciativa «hay un grupo joven y entusiasta con ganas de hacer cosas y cambiar el rumbo de la entidad peñista», comentó.«Esto no es una guerra. Lo único que queremos es intentar hacer las cosas mejor, pero si los socios votan otra opción lo respetaremos y seguiremos apoyando a la Peña. Seremos una oposición constructiva», sentenció.En su opinión, el actual presidente, Juan Marí, Dalias, es el menos responsable de todas las cosas que se están haciendo mal en el club de Santa Eulària. «Respetamos total y absolutamente a Dalias y el trabajo que ha hecho. Sabemos y nos consta que algunas decisiones se han tomado en contra de su voluntad, por lo que no tenemos nada contra él, pero sí que pretendemos cambiar a las personas que no tienen ni idea de lo que es la Peña ni la quieren», manifestaron ayer José Ramón y su hijo Toño.El que fue máximo mandatario peñista declaró que ya le ha hecho saber a Dalias su intención de presentarse a las próximas elecciones y que le había pedido que se celebraran «cuanto antes».«Esto que hacemos es porque queremos a la Peña. Pretendemos recuperar la masa social y el espíritu competitivo que tenían todos nuestros equipos y volver a ser la envidia de Ibiza», apostilló Toño, que dijo contar con el respaldo de muchos exjugadores de la cantera que han militado en la Peña «y que tienen muchas ganas de trabajar y ayudar a salir al club de esta preocupante situación de desidia en la que se encuentra», dijo.Si sale elegida, esta directiva volverá a contratar a Mario Ormaechea, «aunque no diremos ahora qué labor desarrollará, pero es un activo que el club no puede permitirse el lujo de perder. Sus números son impresionantes y lo que ha hecho tiene muchísimo mérito. También recuperamos a gente de toda la vida –jugadores, entrenadores y directivos–, que se han marchado porque se han sentido maltratados por los actuales responsables del conjunto santaeulaliense. Contrataremos a un coordinador general y a gente profesional para que saque el máximo rendimiento de todas nuestras secciones, que tienen que volver a ser un ejemplo a seguir», adelantó Ramón Marí.«Sabemos que hay ´pesos pesados´ del club enfadados y defraudados y tienen sus motivos porque las cosas no se están haciendo nada bien. La Peña es ahora un negocio y no un equipo de fútbol. Se hacen muchas cosas, demasiadas, para ganar dinero, especialmente con los niños», denunció Toño.José Ramón y su equipo quieren tener una primera plantilla «competitiva» que aspire a todo: «No nos asusta la Segunda División B. Cuesta menos que la Tercera División balear porque hay más ingresos federativos. También queremos que juegue toda la gente posible de aquí, pero tenemos que admitir que la cantera está deshecha porque ha faltado profesionalidad», proclamó.Por último, los Ramón coincidieron en señalar que da «pena» ver la grada del campo vacía: «La gente se ha desanimado y ha dejado de subir al campo porque no tiene alicientes y porque se ha menospreciado a muchos socios y aficionados. Esta Peña no es la Peña de Santa Eulària que todos hemos conocido y querido», sentenciaron.

8 Comentarios

  1. Bon dia.
    Aixo de “toño”………. si que es “eivissenc” i “del pueblo”
    Ja’ja’ja’ja””’. Me tronxo i me parto

  2. Mirau…..no sigueu increduls..
    Podeu canviar:::::::::, preparador fisic, 2on entrenador,1er entrenador….. El que volgueu..
    Mai arribareu a tenir l’anima que tenim els formenterers

Dejar respuesta