Diego Piquero, que suma 15 goles, tratará de aumentar su cuenta (Natera).

La Peña Deportiva de Mario Ormaechea está batiendo todos los récords de puntuación habidos y ya veremos si por haber en el club de moda de la Tercera División balear. Se ha convertido en una máquina de sumar puntos y esta jornada (domingo, 17 horas) tiene una ocasión inmejorable para hacerse con otra victoria puesto que recibe en casa al colista de la competición en un choque desigual entre dos rivales entre los que median 39 puntos de diferencia. El Son Ferrer está deshauciado de la categoría, no tiene pegada (14 goles nada más) y es un coladero atrás (61 tantos encajados). No es esta una buena semana para revertir la marcha y dinámica perdedora en la que navega sin rumbo, perdido.
Con estos guarismos, Mario Ormaechea se plantea hacer rotaciones en el once y dar descanso a los jugadores con más minutos y oportunidades a los futbolistas que menos han intervenido. “Es posible que haya rotaciones porque es que todos los jugadores están entrenando muy bien y con mucha intensidad y merecen jugar tanto o más que los otros”, señala el técnico que conduce a la Peña hacia el éxito en una temporada de escándalo.

Mario Ormaechea no es dado a tirar las campanas al vuelo, algo más común entre la prensa cuando las cosas van viento en popa como ocurre en la actualidad con el equipo de Santa Eulària. Reconoce sin embargo que el trabajo y camino recorrido hasta la fecha por los suyos es algo poco habitual en la Liga, aunque recuerda que “en fútbol juegan once contra once y por muy mal clasificado que esté el rival si no se está al nivel exigido y no se juega con intensidad es probable llevarse un susto se juegue contra quien se juegue, independientemente de su trayectoria”.
Cuestionado sobre si el nuevo central que ha llegado esta semana al club, Chupi, espigado y corpulento, viene para afianzar la retaguardia de cara al ascenso, al técnico le asalta un ataque de prudencia y pide cordura porque queda mucha Liga por delante. “No hay que volverse loco. Veo que ya se habla de equipo campeón, de ascenso y cosas por el estilo cuando quedan aún 45 puntos en disputa y ahora parece que si no ganamos el campeonato esto va a ser un fracaso y esto no es así, en absoluto. Tenemos uno de los presupuestos más bajos de la historia del club y contamos con jugadores que vivien en la isla en mayor medida”, dice.
Y sobre el central, explica que “ha llegado para reforzar una zona en la que el equipo está húerfano de recambios y donde tenemos dos jugadores naturales de esta demarcación nada más. Pensar en ascensos y cosas así es ahora mismo una locura fuera de lugar”, incide el preparador peñista.
Newman y Cruz siguen en la enfermería, donde debe permanecer todavía poor espacio de dos semanas el habilidoso De Pablos, que se recupera de la fractura de una costilla.

noudiari.es

La Peña recibe al colista en un partido desigual

 Diego Piquero, que suma 15 goles, tratará de aumentar su cuenta (Natera).

La Peña Deportiva de Mario Ormaechea está batiendo todos los récords de puntuación habidos y ya veremos si por haber en el club de moda de la Tercera División balear. Se ha convertido en una máquina de sumar puntos y esta jornada (domingo, 17 horas) tiene una ocasión inmejorable para hacerse con otra victoria puesto que recibe en casa al colista de la competición en un choque desigual entre dos rivales entre los que median 39 puntos de diferencia. El Son Ferrer está deshauciado de la categoría, no tiene pegada (14 goles nada más) y es un coladero atrás (61 tantos encajados). No es esta una buena semana para revertir la marcha y dinámica perdedora en la que navega sin rumbo, perdido.
Con estos guarismos, Mario Ormaechea se plantea hacer rotaciones en el once y dar descanso a los jugadores con más minutos y oportunidades a los futbolistas que menos han intervenido. “Es posible que haya rotaciones porque es que todos los jugadores están entrenando muy bien y con mucha intensidad y merecen jugar tanto o más que los otros”, señala el técnico que conduce a la Peña hacia el éxito en una temporada de escándalo.
Mario Ormaechea no es dado a tirar las campanas al vuelo, algo más común entre la prensa cuando las cosas van viento en popa como ocurre en la actualidad con el equipo de Santa Eulària. Reconoce sin embargo que el trabajo y camino recorrido hasta la fecha por los suyos es algo poco habitual en la Liga, aunque recuerda que “en fútbol juegan once contra once y por muy mal clasificado que esté el rival si no se está al nivel exigido y no se juega con intensidad es probable llevarse un susto se juegue contra quien se juegue, independientemente de su trayectoria”.
Cuestionado sobre si el nuevo central que ha llegado esta semana al club, Chupi, espigado y corpulento, viene para afianzar la retaguardia de cara al ascenso, al técnico le asalta un ataque de prudencia y pide cordura porque queda mucha Liga por delante. “No hay que volverse loco. Veo que ya se habla de equipo campeón, de ascenso y cosas por el estilo cuando quedan aún 45 puntos en disputa y ahora parece que si no ganamos el campeonato esto va a ser un fracaso y esto no es así, en absoluto. Tenemos uno de los presupuestos más bajos de la historia del club y contamos con jugadores que vivien en la isla en mayor medida”, dice.
Y sobre el central, explica que “ha llegado para reforzar una zona en la que el equipo está húerfano de recambios y donde tenemos dos jugadores naturales de esta demarcación nada más. Pensar en ascensos y cosas así es ahora mismo una locura fuera de lugar”, incide el preparador peñista.
Newman y Cruz siguen en la enfermería, donde debe permanecer todavía poor espacio de dos semanas el habilidoso De Pablos, que se recupera de la fractura de una costilla.

noudiari.es

No hay comentarios

Dejar respuesta