Marc Fraile (tercero por la derecha de los agachados), en una alineación del Cádiz B esta temporada.
Marc Fraile (tercero por la derecha de los agachados), en una alineación del Cádiz esta temporada.

Francisco Natera. El ibicenco Marc Fraile continúa cimentando su futuro deportivo en el Cádiz, club al que llegó la pasada temporada procedente del Recreativo de Huelva. El centrocampista, formado en la cantera del Portmany, construye ladrillo a ladrillo y picando mucha piedra el sueño de llegar al fútbol profesional algún día. El joven ha dejado de ser juvenil y, ahora, en categoría senior, da pasos firmes hacia su propósito y no duda que el color amarillo de la camiseta cadista acabará trayéndole la suerte necesaria para triunfar en los terrenos de juego.

Asegura el jugador ser muy feliz en la tacita de plata y afronta el presente curso liguero con la máxima ilusión, pese a no contar demasiado en los planes de Fernando Niño, técnico del Cádiz B, que compite en Tercera División. De momento, Marc Fraile trata de demostrar su talento y calidad en el plantel C, el de Primera Andaluza, donde prácticamente lo ha jugado todo. No obstante, con el segundo equipo sólo ha ido convocado una vez, ante el Écija, y pudo disputar algunos minutos, pero la ambición del volante es insaciable y confía en sus posibilidades para lograr más protagonismo en el filial.

“Estoy muy bien en el Cádiz, aunque me gustaría tener más oportunidades en el equipo de Tercera, pero hay mucha competencia y es complicado ganarse un puesto. Entreno con con el B todas las semanas, aunque acabo jugando en el C, en Primera Andaluza. Aún así, entreno duro para conseguir más minutos en el grupo de Fernando Niño y sé que si sigo así llegará mi momento. Mientras tanto, trato de disfrutar en el Regional, donde ya he marcado varios goles, aunque he de decir que ahora doy más asistencias, puesto que los técnicos me ponen en la banda, en lugar de arriba, donde siempre he jugado”, apunta a Fútbol Pitiuso el jugador.

Por la cabeza de Marc Fraile sólo pasa llegar lejos en el mundo del balón. Es la aspiración de un chaval humilde y trabajador que sabe que nadie le va a regalar nada y que tendrá que ser muy constante y disciplinado para alcanzar su meta. “Yo tengo muchas ganas y pretendo poder ganarme la vida con el fútbol. Sé que es muy complicado, pero no pierdo la esperanza de jugar en una categoría mayor”, confiesa el exportmanyista, un fiel seguidor del Cádiz. “Voy casi todos los domingos a ver al primer equipo. Aquí el fútbol se vive con mucha pasión y al Carranza va mucha afición, a pesar de que estamos en Segunda B. No he visto nada igual”, añade.

Recientemente, Claudio Barragán ha cogido las riendas de la primera plantilla, sustituyendo a Antonio Calderón. “Hay muchas ganas de subir y no se andan con tonerías. A ver si con el cambio de entrenador el equipo se mete arriba y podemos ascender. Esta afición merece que el Cádiz, como poco, esté en Segunda División. Este club es histórico y su sitio está entre los mejores del fútbol español”, comenta un Marc Fraile que aspira a ponerse la zamarra amarilla en la máxima categoría del balompié nacional. “Sueño con jugar en el Cádiz en Primera División; debutar en el Carranza sería un sueño hecho realidad”, concluye.

Marc Fraile: “Sueño con jugar en el Cádiz en Primera”

Marc Fraile (tercero por la derecha de los agachados), en una alineación del Cádiz B esta temporada.
Marc Fraile (tercero por la derecha de los agachados), en una alineación del Cádiz esta temporada.
Francisco Natera. El ibicenco Marc Fraile continúa cimentando su futuro deportivo en el Cádiz, club al que llegó la pasada temporada procedente del Recreativo de Huelva. El centrocampista, formado en la cantera del Portmany, construye ladrillo a ladrillo y picando mucha piedra el sueño de llegar al fútbol profesional algún día. El joven ha dejado de ser juvenil y, ahora, en categoría senior, da pasos firmes hacia su propósito y no duda que el color amarillo de la camiseta cadista acabará trayéndole la suerte necesaria para triunfar en los terrenos de juego. Asegura el jugador ser muy feliz en la tacita de plata y afronta el presente curso liguero con la máxima ilusión, pese a no contar demasiado en los planes de Fernando Niño, técnico del Cádiz B, que compite en Tercera División. De momento, Marc Fraile trata de demostrar su talento y calidad en el plantel C, el de Primera Andaluza, donde prácticamente lo ha jugado todo. No obstante, con el segundo equipo sólo ha ido convocado una vez, ante el Écija, y pudo disputar algunos minutos, pero la ambición del volante es insaciable y confía en sus posibilidades para lograr más protagonismo en el filial. "Estoy muy bien en el Cádiz, aunque me gustaría tener más oportunidades en el equipo de Tercera, pero hay mucha competencia y es complicado ganarse un puesto. Entreno con con el B todas las semanas, aunque acabo jugando en el C, en Primera Andaluza. Aún así, entreno duro para conseguir más minutos en el grupo de Fernando Niño y sé que si sigo así llegará mi momento. Mientras tanto, trato de disfrutar en el Regional, donde ya he marcado varios goles, aunque he de decir que ahora doy más asistencias, puesto que los técnicos me ponen en la banda, en lugar de arriba, donde siempre he jugado", apunta a Fútbol Pitiuso el jugador. Por la cabeza de Marc Fraile sólo pasa llegar lejos en el mundo del balón. Es la aspiración de un chaval humilde y trabajador que sabe que nadie le va a regalar nada y que tendrá que ser muy constante y disciplinado para alcanzar su meta. "Yo tengo muchas ganas y pretendo poder ganarme la vida con el fútbol. Sé que es muy complicado, pero no pierdo la esperanza de jugar en una categoría mayor", confiesa el exportmanyista, un fiel seguidor del Cádiz. "Voy casi todos los domingos a ver al primer equipo. Aquí el fútbol se vive con mucha pasión y al Carranza va mucha afición, a pesar de que estamos en Segunda B. No he visto nada igual", añade. Recientemente, Claudio Barragán ha cogido las riendas de la primera plantilla, sustituyendo a Antonio Calderón. "Hay muchas ganas de subir y no se andan con tonerías. A ver si con el cambio de entrenador el equipo se mete arriba y podemos ascender. Esta afición merece que el Cádiz, como poco, esté en Segunda División. Este club es histórico y su sitio está entre los mejores del fútbol español", comenta un Marc Fraile que aspira a ponerse la zamarra amarilla en la máxima categoría del balompié nacional. "Sueño con jugar en el Cádiz en Primera División; debutar en el Carranza sería un sueño hecho realidad", concluye.

No hay comentarios

Dejar respuesta