Marcos Contreras, rodeado de varios compañeros que son defensas (Foto: Sebastián Candela/Diario de Ibiza).
Marcos Contreras, rodeado de varios compañeros que son defensas (Foto: Sebastián Candela/Diario de Ibiza).

diariodeibiza.es Existe un axioma futbolístico que asegura que ´el mejor ataque es una buena defensa´. Si un equipo no encaja goles, por lógica aplastante, tendrá más opciones de resultar vencedor del partido. Esa filosofía impera en el Formentera, en el que el sacrificio defensivo es indispensable para disponer de minutos.

El portero de los formenterenses, Marcos Contreras, no sería el menos goleado de España (en categoría nacional) si no fuera por el trabajo de sus compañeros, su particular guardia pretoriana, que han contribuido a que en los últimos nueve partidos los pitiusos no hayan encajado ni un solo gol y solo tres en 13 encuentros. Un registro que la escuadra entrenada por Luis Elcacho tratará de mantener en el derbi de mañana frente al Sant Rafel (a las 12 horas en el campo municipal rafeler).

En el Formentera, esa legión de guardaespaldas la lidera el eje de zagueros más habitual últimamente: Micaló en el lateral derecho, Larra y José Ayala en el puesto de centrales, y Adrian en el costado izquierdo.

El espigado Larra se ha convertido en el lugarteniente del equipo en defensa. Lleva ya varias temporadas en el Formentera y con los rojinegros está rindiendo al máximo nivel. Desea que ante el Sant Rafel continúe la buena racha de su equipo, pero no se fía ni un pelo de los blues, con los que jugó hace varias campañas: «Le tenemos bastante respeto porque siempre es un equipo con el que nos cuesta. Es un conjunto bastante duro y que se motiva mucho cuando juega contra nosotros. Contra ellos siempre han sido derbis muy físicos», aseguró.

Para Larra, sería «bonito» ampliar el récord de encuentros sin encajar goles, pero lo importante es «sumar los tres puntos». «Hasta hace unas jornadas no pensaba en los partidos que llevamos sin encajar un gol». Quiso dejar claro también que el buen rendimiento defensivo del equipo es atribuible «a la labor de todos». «Por ejemplo, en el último partido, Gorriz y Winde fueron los que más balones despejaron en la estrategia».

El caso de Ayala es especial, ya que cuando llegó al equipo este verano el míster Luis Elcacho lo empezó a utilizar de pivote defensivo. Sin embargo, la lesión de Óscar Tena –que lleva ya varias semanas en el dique seco– lo ha devuelto a su sitio natural, el de central, ese en el que ha actuado mayoritariamente en su carrera. Asegura que está para jugar «donde el entrenador lo considere oportuno» y apunta que el alto nivel defensivo que ha conseguido el equipo tiene una clara explicación: «Confiamos mucho en nosotros y estamos muy concentrados. La implicación de todos es máxima».

Ayala aseguró sentirse muy cómodo jugando con Larra, el que está siendo su pareja en el centro de la zaga, y dice que el sevillano es «una referencia» para él. «Intento aprender cada día de él, igual que de Óscar Tena, que tiene amplia experiencia y un gran currículum», comentó.

Con respecto al partido de mañana frente al Sant Rafel espera un choque «muy intenso», como ya pudo comprobar en la cuarta jornada frente a la Peña Deportiva. Confía en ver una gran versión del Formentera y apuntó un 0-2 como resultado final.

Micaló, Larra, Ayala y Adrian, la guardia pretoriana del Formentera

Marcos Contreras, rodeado de varios compañeros que son defensas (Foto: Sebastián Candela/Diario de Ibiza).
Marcos Contreras, rodeado de varios compañeros que son defensas (Foto: Sebastián Candela/Diario de Ibiza).
diariodeibiza.es Existe un axioma futbolístico que asegura que ´el mejor ataque es una buena defensa´. Si un equipo no encaja goles, por lógica aplastante, tendrá más opciones de resultar vencedor del partido. Esa filosofía impera en el Formentera, en el que el sacrificio defensivo es indispensable para disponer de minutos. El portero de los formenterenses, Marcos Contreras, no sería el menos goleado de España (en categoría nacional) si no fuera por el trabajo de sus compañeros, su particular guardia pretoriana, que han contribuido a que en los últimos nueve partidos los pitiusos no hayan encajado ni un solo gol y solo tres en 13 encuentros. Un registro que la escuadra entrenada por Luis Elcacho tratará de mantener en el derbi de mañana frente al Sant Rafel (a las 12 horas en el campo municipal rafeler). En el Formentera, esa legión de guardaespaldas la lidera el eje de zagueros más habitual últimamente: Micaló en el lateral derecho, Larra y José Ayala en el puesto de centrales, y Adrian en el costado izquierdo. El espigado Larra se ha convertido en el lugarteniente del equipo en defensa. Lleva ya varias temporadas en el Formentera y con los rojinegros está rindiendo al máximo nivel. Desea que ante el Sant Rafel continúe la buena racha de su equipo, pero no se fía ni un pelo de los blues, con los que jugó hace varias campañas: «Le tenemos bastante respeto porque siempre es un equipo con el que nos cuesta. Es un conjunto bastante duro y que se motiva mucho cuando juega contra nosotros. Contra ellos siempre han sido derbis muy físicos», aseguró. Para Larra, sería «bonito» ampliar el récord de encuentros sin encajar goles, pero lo importante es «sumar los tres puntos». «Hasta hace unas jornadas no pensaba en los partidos que llevamos sin encajar un gol». Quiso dejar claro también que el buen rendimiento defensivo del equipo es atribuible «a la labor de todos». «Por ejemplo, en el último partido, Gorriz y Winde fueron los que más balones despejaron en la estrategia». El caso de Ayala es especial, ya que cuando llegó al equipo este verano el míster Luis Elcacho lo empezó a utilizar de pivote defensivo. Sin embargo, la lesión de Óscar Tena –que lleva ya varias semanas en el dique seco– lo ha devuelto a su sitio natural, el de central, ese en el que ha actuado mayoritariamente en su carrera. Asegura que está para jugar «donde el entrenador lo considere oportuno» y apunta que el alto nivel defensivo que ha conseguido el equipo tiene una clara explicación: «Confiamos mucho en nosotros y estamos muy concentrados. La implicación de todos es máxima». Ayala aseguró sentirse muy cómodo jugando con Larra, el que está siendo su pareja en el centro de la zaga, y dice que el sevillano es «una referencia» para él. «Intento aprender cada día de él, igual que de Óscar Tena, que tiene amplia experiencia y un gran currículum», comentó. Con respecto al partido de mañana frente al Sant Rafel espera un choque «muy intenso», como ya pudo comprobar en la cuarta jornada frente a la Peña Deportiva. Confía en ver una gran versión del Formentera y apuntó un 0-2 como resultado final.

No hay comentarios

Dejar respuesta