Mobile Ibiza

Paco Natera Después de casi 25 años viviendo, sufriendo y disfrutando de todo lo que rodea al mundo del fútbol, Dani Monzó (27/10/1984), defensa central del Portmany, lo deja. El veterano zaguero ha decidido colgar las botas tras finalizar esta última campaña defendiendo los colores de su Portmany, un equipo al que ha dedicado sus mejores años y por el que ha dado hasta la última gota de sus fuerzas para tratar de llevarlo hasta la Tercera División.

“No subir al Portmany a Tercera es la única espinita con la que me voy dentro. Este año hemos estado cerca de conseguirlo, pero, aunque al final no ha sido posible, espero y estoy convencido de que logrará ascender muy pronto”, afirmó Dani Banana.

Desde que comenzara entre los seis y ocho años de edad a chutar y a corretear detrás de un balón, han sido muchas las anécdotas y las vivencias por las que ha pasado Dani Banana a lo largo de su trayectoria como futbolista en las categorías inferiores del Portmany, fuera de la isla en División de Honor, en Tercera con el San Rafael y de nuevo, otra vez, en el primer equipo portmanyí. Unas experiencias que, por mucho tiempo que pase, nunca podrá dejar de recordar.

“Haber estado casi 25 años dedicado al fútbol, ya lo dice todo por sí solo. Han sido muchas las cosas que he tenido la oportunidad de vivir y, al final, como muchos dicen, lo que de verdad queda en la vida son los amigos del fútbol. Las experiencias que he podido disfrutar a lo largo de todo este tiempo es algo que sólo te lo puede dar un vestuario y las relaciones que surgen de él a través de la convivencia con los compañeros. Cuando uno es pequeño siempre tiene la ilusión de jugar a nivel profesional, pero con el paso de los años, al hacerte más mayor, sientes que juegas más por amor a unos colores, que en mi caso han sido los del Portmany, un club al que considero como mi propia casa”.

Ali baba

Ahora, por cuestiones laborales y familiares, el veterano defensa del Portmany ha decidido que ha llegado la hora de cerrar esta etapa como futbolista para poder centrarse en sus asuntos profesionales.

“Si dejo el fútbol no es por un tema físico ni nada parecido. He abierto un negocio propio que tengo que atender y en el que tengo que estar centrado al 100%, al igual debo estar también más pendiente de mi familia, a la que quiero ahora dedicarle más tiempo”, aseguró el futbolista portmanyí.

En cuanto a la evolución y a los cambios que se han ido produciendo dentro del fútbol pitiuso desde que él empezase a jugar, Dani Banana señaló que “el fútbol aquí es ahora, digamos, algo más profesional. La gente está mucho más formada que antes, algo que se agradece. No obstante, veo que antes se jugaba más por jugar, por disfrutar simplemente del deporte y competir junto a un grupo de amigos. Ahora el dinero que se está pagando por jugar en algunas categorías en las que creo que no se debería cobrar, como por ejemplo en la Regional, está siendo un factor que no es del todo positivo, ya que muchos jugadores jóvenes se creen que son profesionales cuando realmente no lo son”.

Estrada Peluquero

“No subir con el Portmany a Tercera es la única espinita clavada con la que me voy dentro”

Mobile Ibiza Paco Natera Después de casi 25 años viviendo, sufriendo y disfrutando de todo lo que rodea al mundo del fútbol, Dani Monzó (27/10/1984), defensa central del Portmany, lo deja. El veterano zaguero ha decidido colgar las botas tras finalizar esta última campaña defendiendo los colores de su Portmany, un equipo al que ha dedicado sus mejores años y por el que ha dado hasta la última gota de sus fuerzas para tratar de llevarlo hasta la Tercera División. “No subir al Portmany a Tercera es la única espinita con la que me voy dentro. Este año hemos estado cerca de conseguirlo, pero, aunque al final no ha sido posible, espero y estoy convencido de que logrará ascender muy pronto”, afirmó Dani Banana. Desde que comenzara entre los seis y ocho años de edad a chutar y a corretear detrás de un balón, han sido muchas las anécdotas y las vivencias por las que ha pasado Dani Banana a lo largo de su trayectoria como futbolista en las categorías inferiores del Portmany, fuera de la isla en División de Honor, en Tercera con el San Rafael y de nuevo, otra vez, en el primer equipo portmanyí. Unas experiencias que, por mucho tiempo que pase, nunca podrá dejar de recordar. “Haber estado casi 25 años dedicado al fútbol, ya lo dice todo por sí solo. Han sido muchas las cosas que he tenido la oportunidad de vivir y, al final, como muchos dicen, lo que de verdad queda en la vida son los amigos del fútbol. Las experiencias que he podido disfrutar a lo largo de todo este tiempo es algo que sólo te lo puede dar un vestuario y las relaciones que surgen de él a través de la convivencia con los compañeros. Cuando uno es pequeño siempre tiene la ilusión de jugar a nivel profesional, pero con el paso de los años, al hacerte más mayor, sientes que juegas más por amor a unos colores, que en mi caso han sido los del Portmany, un club al que considero como mi propia casa”. Ali baba Ahora, por cuestiones laborales y familiares, el veterano defensa del Portmany ha decidido que ha llegado la hora de cerrar esta etapa como futbolista para poder centrarse en sus asuntos profesionales. “Si dejo el fútbol no es por un tema físico ni nada parecido. He abierto un negocio propio que tengo que atender y en el que tengo que estar centrado al 100%, al igual debo estar también más pendiente de mi familia, a la que quiero ahora dedicarle más tiempo”, aseguró el futbolista portmanyí. En cuanto a la evolución y a los cambios que se han ido produciendo dentro del fútbol pitiuso desde que él empezase a jugar, Dani Banana señaló que “el fútbol aquí es ahora, digamos, algo más profesional. La gente está mucho más formada que antes, algo que se agradece. No obstante, veo que antes se jugaba más por jugar, por disfrutar simplemente del deporte y competir junto a un grupo de amigos. Ahora el dinero que se está pagando por jugar en algunas categorías en las que creo que no se debería cobrar, como por ejemplo en la Regional, está siendo un factor que no es del todo positivo, ya que muchos jugadores jóvenes se creen que son profesionales cuando realmente no lo son”. Estrada Peluquero

1 Comentario

Dejar respuesta