Paco Cabezuelo, de 49 años, debuta en el fútbol regional dirigiendo al Formentera B

Paco Cabezuelo, siempre vinculado al fútbol base, se estrena como técnico de regional esta temporada dirigiendo al Formentera B. Este pocense de 49 años está viviendo un debut soñado en la categoría, ya que ha clasificado a su equipo para la Preferente tras una notable temporada en la Liga Interpueblos. El técnico del filial formenterés se define como un loco del fútbol, deporte que le da muchas alegrías, aunque también dolores de cabeza. En esta entrevista, Cabezuelo nos cuenta qué tipo de entrenador es, cómo le gustan los entrenamientos y qué es lo que más le apasiona del balompié, entre otras cosas.

¿Qué significa para ti ser entrenador de fútbol?
Además de algo que me satisface y me apasiona es lo que me da la vida y me la quita, pues disfruto mucho de los buenos momentos y sufro como el que más en los no tan buenos.
¿Cómo te definirías como entrenador?
Soy muy exigente, algo que me inculcaron desde pequeño. Creo que hay que exigirse día a día y no ser conformista, ya que si quieres progresar tiene que ser así. De todos modos, también soy comprensivo. Considero que no siempre hay que tensar tanto la cuerda y después de cada entrenamiento, de cada partido, la sensación que me queda es que siempre hay algo que se puede mejorar.
¿Qué tiene que ocurrir para que te encuentres satisfecho por el trabajo realizado en un entrenamiento?
Sobre todo que la intención y el objetivo de la sesión preparatoria sea bien entendida, independientemente de que se realice con éxito o no. Valoro mucho la buena predisposición de los jugadores por llevar a cabo el trabajo propuesto.
¿Qué exiges a tus jugadores?
Máxima atención y concentración, tanto en los entrenamientos como en los partidos. Como se suele decir se juega como se entrena.
¿Qué es lo primero que valoras de un jugador?
Sobre todo la predisposición y las ganas e ilusión de mejorar día a día, así como la humildad.
¿Tienes algún defecto?
Muchos. Siempre pienso que se puede hacer mejor el trabajo y tanto en los entrenamientos como en los partidos soy bastante auto crítico. No quiero pecar de humildad pero no entiendo a los entrenadores que cuando gana el equipo se cuelgan las medallas y cuando pierde la culpa sólo es de los jugadores.
¿Cuál ha sido el mejor momento que has vivido como entrenador?
Los mejores momentos los vivo día a día. Disfruto como el que más en las victorias y lo paso mal en las derrotas, aunque siempre espero al siguiente entreno para intentar mejorar lo ocurrido en el partido anterior. En resumen, disfruto y sufro con mis jugadores y me siento satisfecho llevando a este grupo de jugadores que componen el filial de la S.D. Formentera.
¿Y el peor?
Bueno, en categoría regional no tengo malas experiencias, puesto que soy un novato, pero en mi época del fútbol base recuerdo algunas anécdotas negativas, como la imagen tan lamentable que algunos entrenadores damos delante de chicos jóvenes, un muy mal ejemplo. Esto me hacia sentir mal, pues anteponemos los resultados a la formación.
¿Cuál es el objetivo personal que te marcas cuando diriges a un equipo?
Va en función de los jugadores que dispones, aunque creo que es más importante ir paso a paso, preparar bien al equipo en los apartados físico, técnico, táctico y psicológico y en función a todo esto saber a que puedes aspirar, aunque la meta siempre es ser competitivo, pero está claro que con buenos futbolistas siempre es más fácil fijarte objetivos.
¿Qués es lo que más te gusta del fútbol?
Todo lo que se desenvuelve alrededor de este maravilloso juego: pasión, goles, victorias, derrotas, polémica… Nada de todo esto pasa desapercibido para los locos y amantes de este deporte.
¿Y lo que menos?
La forma con la que algunos, aunque pocos, pretenden que sea todo lo contrario a lo que dije en la pregunta anterior.
¿Cómo estás viendo la temporada del Formentera B?
De manera positiva. Hemos hecho una muy buena clasificación en la Liga Interpueblos y seguimos con las mismas ganas e ilusión de seguir gustándonos en la Regional Preferente.
¿Qué destacarías de tu equipo?
El grupo. Somos ambiciosos y competitivos y eso nos hace fuertes. Además, hay un buen ambiente en el vestuario.
¿Qué le pedirías a este final de campaña?
Que sigamos con esta buena dinámica y que la sensación que nos quede sea la de haber luchado hasta el final.
¿Cuál es tu patrón de juego?
Apuesto por un fútbol donde prime el orden, tanto defensivamente como en ataque y me gusta que mis equipos jueguen de manera práctica, intentando siempre dar un buen trato al balón. También considero importantísimo manejar el espacio-tiempo.
¿Quieres añadir algo más?
Sí. Saludar a todos mis jugadores, los cuales, para mí, son los mejores. A veces me cabreo con ellos a la hora de pedirles intensidad y concentración en los entrenamientos, pero es porque el objetivo que perseguimos es mutuo: mejorar día a día.
Y como no, mandar un saludo a mi mujer por la paciencia que tiene conmigo.
Un abrazo a todos los locos de este maravilloso deporte.

Paco Cabezuelo: “Disfruto y sufro con mis jugadores”

Paco Cabezuelo, de 49 años, debuta en el fútbol regional dirigiendo al Formentera B
Paco Cabezuelo, siempre vinculado al fútbol base, se estrena como técnico de regional esta temporada dirigiendo al Formentera B. Este pocense de 49 años está viviendo un debut soñado en la categoría, ya que ha clasificado a su equipo para la Preferente tras una notable temporada en la Liga Interpueblos. El técnico del filial formenterés se define como un loco del fútbol, deporte que le da muchas alegrías, aunque también dolores de cabeza. En esta entrevista, Cabezuelo nos cuenta qué tipo de entrenador es, cómo le gustan los entrenamientos y qué es lo que más le apasiona del balompié, entre otras cosas.
¿Qué significa para ti ser entrenador de fútbol?
Además de algo que me satisface y me apasiona es lo que me da la vida y me la quita, pues disfruto mucho de los buenos momentos y sufro como el que más en los no tan buenos.
¿Cómo te definirías como entrenador?
Soy muy exigente, algo que me inculcaron desde pequeño. Creo que hay que exigirse día a día y no ser conformista, ya que si quieres progresar tiene que ser así. De todos modos, también soy comprensivo. Considero que no siempre hay que tensar tanto la cuerda y después de cada entrenamiento, de cada partido, la sensación que me queda es que siempre hay algo que se puede mejorar.
¿Qué tiene que ocurrir para que te encuentres satisfecho por el trabajo realizado en un entrenamiento?
Sobre todo que la intención y el objetivo de la sesión preparatoria sea bien entendida, independientemente de que se realice con éxito o no. Valoro mucho la buena predisposición de los jugadores por llevar a cabo el trabajo propuesto.
¿Qué exiges a tus jugadores?
Máxima atención y concentración, tanto en los entrenamientos como en los partidos. Como se suele decir se juega como se entrena.
¿Qué es lo primero que valoras de un jugador?
Sobre todo la predisposición y las ganas e ilusión de mejorar día a día, así como la humildad.
¿Tienes algún defecto?
Muchos. Siempre pienso que se puede hacer mejor el trabajo y tanto en los entrenamientos como en los partidos soy bastante auto crítico. No quiero pecar de humildad pero no entiendo a los entrenadores que cuando gana el equipo se cuelgan las medallas y cuando pierde la culpa sólo es de los jugadores.
¿Cuál ha sido el mejor momento que has vivido como entrenador?
Los mejores momentos los vivo día a día. Disfruto como el que más en las victorias y lo paso mal en las derrotas, aunque siempre espero al siguiente entreno para intentar mejorar lo ocurrido en el partido anterior. En resumen, disfruto y sufro con mis jugadores y me siento satisfecho llevando a este grupo de jugadores que componen el filial de la S.D. Formentera.
¿Y el peor?
Bueno, en categoría regional no tengo malas experiencias, puesto que soy un novato, pero en mi época del fútbol base recuerdo algunas anécdotas negativas, como la imagen tan lamentable que algunos entrenadores damos delante de chicos jóvenes, un muy mal ejemplo. Esto me hacia sentir mal, pues anteponemos los resultados a la formación.
¿Cuál es el objetivo personal que te marcas cuando diriges a un equipo?
Va en función de los jugadores que dispones, aunque creo que es más importante ir paso a paso, preparar bien al equipo en los apartados físico, técnico, táctico y psicológico y en función a todo esto saber a que puedes aspirar, aunque la meta siempre es ser competitivo, pero está claro que con buenos futbolistas siempre es más fácil fijarte objetivos.
¿Qués es lo que más te gusta del fútbol?
Todo lo que se desenvuelve alrededor de este maravilloso juego: pasión, goles, victorias, derrotas, polémica... Nada de todo esto pasa desapercibido para los locos y amantes de este deporte.
¿Y lo que menos?
La forma con la que algunos, aunque pocos, pretenden que sea todo lo contrario a lo que dije en la pregunta anterior.
¿Cómo estás viendo la temporada del Formentera B?
De manera positiva. Hemos hecho una muy buena clasificación en la Liga Interpueblos y seguimos con las mismas ganas e ilusión de seguir gustándonos en la Regional Preferente.
¿Qué destacarías de tu equipo?
El grupo. Somos ambiciosos y competitivos y eso nos hace fuertes. Además, hay un buen ambiente en el vestuario.
¿Qué le pedirías a este final de campaña?
Que sigamos con esta buena dinámica y que la sensación que nos quede sea la de haber luchado hasta el final.
¿Cuál es tu patrón de juego?
Apuesto por un fútbol donde prime el orden, tanto defensivamente como en ataque y me gusta que mis equipos jueguen de manera práctica, intentando siempre dar un buen trato al balón. También considero importantísimo manejar el espacio-tiempo.
¿Quieres añadir algo más?
Sí. Saludar a todos mis jugadores, los cuales, para mí, son los mejores. A veces me cabreo con ellos a la hora de pedirles intensidad y concentración en los entrenamientos, pero es porque el objetivo que perseguimos es mutuo: mejorar día a día.
Y como no, mandar un saludo a mi mujer por la paciencia que tiene conmigo. Un abrazo a todos los locos de este maravilloso deporte.

No hay comentarios

Dejar respuesta