El nombre de Can Misses tiene los días contados. El estadio de fútbol de Ibiza será bautizado con una firma comercial a partir de la próxima temporada, tal y como ha podido saber Fútbol Pitiuso. Responsables del Ayuntamiento y representantes de una conocida empresa de bebida energética firmaron hace semanas un acuerdo de patrocinio por un periodo de 10 años que reportarán a las arcas municipales aproximadamente 20 millones de euros. Esta compañía quiere potenciar su imagen a nivel mundial y, entre otras acciones de marketing, pondrá su sello en la fachada del campo de fútbol, vincularse al mundo del deporte y, de paso, beneficiarse de la marca que tiene Ibiza a nivel internacional.

Asimismo, la compañía de bebida energética acometerá una reforma integral de la instalación deportiva de la calle Campanitx como condición del acuerdo firmado. Según la información que maneja esta redacción, se derribarán ambas gradas, la vieja y la nueva y se levantará un nuevo graderío con capacidad para 25.000 espectadores que contará con techo para evitar que nadie se moje en días de lluvia. Incluso, esta compañía dotará a la instalación de vestuarios con spa, gimnasio de última generación y un vanguardista restaurante, además colocar césped natural en el terreno de juego. La idea que tiene la marca es levantar un estadio top que sea la envida de Baleares y explotar el campo de fútbol con eventos deportivos de talla mundial vinculados a la firma Ibiza.

Bautizar a los estadios con nombres comerciales es algo habitual en países como Alemania, pero inusual entre los grandes clubes europeos. El último club español y único de la Primera División en sponsorizar su campo de fútbol ha sido el Atlético de Madrid, que cambió La Peineta por Wanda Metropolitano. Una operación cerrada en 10 millones de euros por 5 años. Entre 2005 y 2013, el Gobierno navarro llegó a un acuerdo con Osasuna para cambiar el nombre del estadio, de El Sadar a Reyno de Navarra por alrededor de 1.5 millones de euros al año. Otro de los clubes que comercializó los derechos de marca de sus instalaciones en el fútbol español es el Mallorca. Así, el estadio de Son Moix se llamó Ono Estadi y últimamente Iberostar Estadi.

Precio millonario por ponerle nombre a Can Misses

El nombre de Can Misses tiene los días contados. El estadio de fútbol de Ibiza será bautizado con una firma comercial a partir de la próxima temporada, tal y como ha podido saber Fútbol Pitiuso. Responsables del Ayuntamiento y representantes de una conocida empresa de bebida energética firmaron hace semanas un acuerdo de patrocinio por un periodo de 10 años que reportarán a las arcas municipales aproximadamente 20 millones de euros. Esta compañía quiere potenciar su imagen a nivel mundial y, entre otras acciones de marketing, pondrá su sello en la fachada del campo de fútbol, vincularse al mundo del deporte y, de paso, beneficiarse de la marca que tiene Ibiza a nivel internacional. Asimismo, la compañía de bebida energética acometerá una reforma integral de la instalación deportiva de la calle Campanitx como condición del acuerdo firmado. Según la información que maneja esta redacción, se derribarán ambas gradas, la vieja y la nueva y se levantará un nuevo graderío con capacidad para 25.000 espectadores que contará con techo para evitar que nadie se moje en días de lluvia. Incluso, esta compañía dotará a la instalación de vestuarios con spa, gimnasio de última generación y un vanguardista restaurante, además colocar césped natural en el terreno de juego. La idea que tiene la marca es levantar un estadio top que sea la envida de Baleares y explotar el campo de fútbol con eventos deportivos de talla mundial vinculados a la firma Ibiza. Bautizar a los estadios con nombres comerciales es algo habitual en países como Alemania, pero inusual entre los grandes clubes europeos. El último club español y único de la Primera División en sponsorizar su campo de fútbol ha sido el Atlético de Madrid, que cambió La Peineta por Wanda Metropolitano. Una operación cerrada en 10 millones de euros por 5 años. Entre 2005 y 2013, el Gobierno navarro llegó a un acuerdo con Osasuna para cambiar el nombre del estadio, de El Sadar a Reyno de Navarra por alrededor de 1.5 millones de euros al año. Otro de los clubes que comercializó los derechos de marca de sus instalaciones en el fútbol español es el Mallorca. Así, el estadio de Son Moix se llamó Ono Estadi y últimamente Iberostar Estadi.

No hay comentarios

Dejar respuesta