Ramiro se lesionó hace cinco jornadas en un entrenamiento.

Francisco Natera. Una inoportuna lesión en el talón de su pie derecho le ha dejado en el dique seco en el momento más trascendental de la temporada, pero Ramiro, el puñal de la Peña Deportiva, está haciendo todo lo posible para llegar al partido decisivo frente al La Hoya Lorca de este domingo. El de Torrevieja, que se lesionó hace cinco jornadas fortuitamente en un entrenamiento (antes del derbi frente al San Rafael), está deseando regresar al once titular y parece que por fin está viendo la luz al final del túnel. Después de pasar por las manos de varios especialistas, ha sido el reputado fisioterapeuta José Alberto Marí quien ha conseguido levantar la moral del centrocampista, que ha evolucionado un 200 por 100 tras pasar por la consulta de este profesional. “La verdad es que he mejorado mucho gracias a las técnicas que ha emplado este fisio”, apunta el futbolista, que se encuentra con mucha confianza tras haber pasado un calvario por mor de una pequeña fisura. “Tengo muy buenas sensaciones y me veo bien para empezar a competir, aunque todo dependerá de cómo me encuentre el miércoles, que será cuando me ponga las botas para ejercitarme al ritmo de mis compañeros”, añade.

Ramiro está haciendo todo lo posible por volver al tajo. De hecho, no ha parado de acudir al gimnasio desde que se rompió para no perder tono muscular y fuerza. En su mente sólo tiene un objetivo: ayudar al equipo en la promoción de ascenso. De hecho, el volante ha llegado a perder el sueño obsesionado por llegar al partido de vuelta. “Llevo dos noches que no pego ojo pensando en reaparecer en Lorca. Se hace muy largo y duro estar apartado del equipo por culpa de una lesión absurda cuando mejor estaba y cuando llega la fase decisiva del campeonato”, espeta el peñista.

No obstante, todo apunta (y más con la baja de Aitor, sancionado) a que el banda de la Peña esté, al menos, en la convocatoria de este domingo. “Me gustaría mucho estar en Lorca. Además, va a venir mucha gente de Torrevieja a animar al equipo, sobre todo el Frente Salinero, unos hinchas que se van a hacer notar. También puede venir, según me ha dicho Rubén Martínez, aficionados de su pueblo, de Zújar, así que entre todo este público y el que venga de Santa Eulalia dará color y seguro que no parará de animarnos”, asevera Ramiro.

El La Hoya Lorca, para el centrocampista, no es tan fiero y resalta que la Peña puede ganar perfectamente y ascender directamente a Segunda División B. “Tienen un equipo apañado, pero tampoco son tan buenos. Si lo fueran no estarían jugando en Tercera División. Creo ciegamente en el equipo y pienso que podemos llevarnos el triunfo. Este plantel ha demostrado tener calidad suficiente a lo largo del año y vamos a seguir peleando como nos ha caracterizado hasta el final”, sostiene el futbolista, que deja claro que perder en Murcia no alejaría, ni mucho menos, al plantel de la división de bronce. “Si caemos tendremos la repesca, así que esto ni mucho menos acaba en Lorca”, concluye.

Ramiro: “Llevo dos noches que no pego ojo pensando en reaparecer en Lorca”

Ramiro se lesionó hace cinco jornadas en un entrenamiento.
Francisco Natera. Una inoportuna lesión en el talón de su pie derecho le ha dejado en el dique seco en el momento más trascendental de la temporada, pero Ramiro, el puñal de la Peña Deportiva, está haciendo todo lo posible para llegar al partido decisivo frente al La Hoya Lorca de este domingo. El de Torrevieja, que se lesionó hace cinco jornadas fortuitamente en un entrenamiento (antes del derbi frente al San Rafael), está deseando regresar al once titular y parece que por fin está viendo la luz al final del túnel. Después de pasar por las manos de varios especialistas, ha sido el reputado fisioterapeuta José Alberto Marí quien ha conseguido levantar la moral del centrocampista, que ha evolucionado un 200 por 100 tras pasar por la consulta de este profesional. "La verdad es que he mejorado mucho gracias a las técnicas que ha emplado este fisio", apunta el futbolista, que se encuentra con mucha confianza tras haber pasado un calvario por mor de una pequeña fisura. "Tengo muy buenas sensaciones y me veo bien para empezar a competir, aunque todo dependerá de cómo me encuentre el miércoles, que será cuando me ponga las botas para ejercitarme al ritmo de mis compañeros", añade. Ramiro está haciendo todo lo posible por volver al tajo. De hecho, no ha parado de acudir al gimnasio desde que se rompió para no perder tono muscular y fuerza. En su mente sólo tiene un objetivo: ayudar al equipo en la promoción de ascenso. De hecho, el volante ha llegado a perder el sueño obsesionado por llegar al partido de vuelta. "Llevo dos noches que no pego ojo pensando en reaparecer en Lorca. Se hace muy largo y duro estar apartado del equipo por culpa de una lesión absurda cuando mejor estaba y cuando llega la fase decisiva del campeonato", espeta el peñista. No obstante, todo apunta (y más con la baja de Aitor, sancionado) a que el banda de la Peña esté, al menos, en la convocatoria de este domingo. "Me gustaría mucho estar en Lorca. Además, va a venir mucha gente de Torrevieja a animar al equipo, sobre todo el Frente Salinero, unos hinchas que se van a hacer notar. También puede venir, según me ha dicho Rubén Martínez, aficionados de su pueblo, de Zújar, así que entre todo este público y el que venga de Santa Eulalia dará color y seguro que no parará de animarnos", asevera Ramiro. El La Hoya Lorca, para el centrocampista, no es tan fiero y resalta que la Peña puede ganar perfectamente y ascender directamente a Segunda División B. "Tienen un equipo apañado, pero tampoco son tan buenos. Si lo fueran no estarían jugando en Tercera División. Creo ciegamente en el equipo y pienso que podemos llevarnos el triunfo. Este plantel ha demostrado tener calidad suficiente a lo largo del año y vamos a seguir peleando como nos ha caracterizado hasta el final", sostiene el futbolista, que deja claro que perder en Murcia no alejaría, ni mucho menos, al plantel de la división de bronce. "Si caemos tendremos la repesca, así que esto ni mucho menos acaba en Lorca", concluye.

No hay comentarios

Dejar respuesta