unnamed

Paco Natera Martín Traverso, futbolista del Inter Ibiza, tiene dos facetas de su vida profesional que le apasionan y a las que dedica lo mejor de sí mismo. Desde que era pequeñito hay dos cosas que le llegan a los más profundo de su ser. Una es el fútbol, la otra la pintura. Desde la cuna le vienen dadas estas dos facetas que alterna hoy día con gran maestría. Con un padre entrenador de  fútbol y una madre artista, no es de extrañar que Martín Traverso cultive lejos del césped una vocación de pintor a la que lleva dedicándose desde hace más de 15 años, cuando decidió retirarse del fútbol en activo, por primera vez, tras jugar en varias etapas en diferentes clubes de Primera y Segunda, antes de asentarse en Ibiza, donde Carlos Fourcade, técnico interista, volvió a repescarle para su proyecto deportivo.

A sus 42 años, Martín Traverso se confiesa un enamorado del arte y de la decoración, pasión que le ha llevado a volcarse por completo en la pintura.

“Desde que era niño siempre me gustó pintar y dibujar. Cuando jugaba al fútbol en la Segunda División de Italia me dediqué en mi tiempo libre a pintar. Poco a poco conseguí exponer algunos de mis trabajos. Después me vine a Ibiza hace 15 años y, desde entonces, he continuado realizando cuadros y he expuesto mi obra en varias ocasiones en diferentes galerías o en sitios como Atzaró y KM5. La pintura es algo que me motiva y que está muy ligada a mi persona”.

Nirvana

Al preguntarle por su estilo pictórico, el futbolista del Inter destaca que “definiría mi estilo dentro del arte figurativo contemporáneo. Me gusta pintar con acrílicos y al óleo cuadros de tamaño grande. Encuentro la inspiración para pintar en las cosas de la vida que me provocan inquietud y curiosidad, en los viajes que he hecho por Asia y América, que han sido muy enriquecedores y que me han cargado de inspiración. Ibiza también es una fuente de inspiración, por sus colores y sus paisajes. Todo eso en conjunto me trae ideas a la cabeza que después trato de plasmar en mis lienzos. A veces los cuadros surgen rápido, mientras que en otras ocasiones, suelo llevarme mucho más tiempo para terminarlos”.

En cuanto a sus preferencias a la hora de perfilar sus pinceladas, Martín Traverso confiesa que “suelo tocar distintas temáticas, dependiendo de la etapa en la que me encuentro. Según el momento que atravieso, la paleta de colores va cambiando en mis obras. A nivel artístico he crecido mucho, aunque el reconocimiento en el mundo del arte siempre suele llegar bastante tarde y después de mucho trabajo. Si tuviera que identificarme con alguno de los grandes artistas de todos los tiempos, ése sería Picasso”.

En lo que se refiere a sus prioridades de cara al futuro, Martín Traverso asegura que “en lo deportivo quiero seguir ayudando a los chicos en el equipo con mi experiencia profesional para tratar de conseguir ascender de categoría. En lo personal, quiero seguir dedicándome a trabajar con el arte, a pintar y a la decoración de casas porque es algo muy gratificante para mí y que me llena mucho interiormente”.

Así es Martín Traverso, un singular futbolista con mucho arte, tanto en le césped como en su taller de pintor.

Una de las obras de arte del artista argentino.
Una de las obras de arte del artista argentino.
El defensa del Inter, en su taller de pintura.
El defensa del Inter, en su taller de pintura.

Un futbolista con mucho arte

unnamed Paco Natera Martín Traverso, futbolista del Inter Ibiza, tiene dos facetas de su vida profesional que le apasionan y a las que dedica lo mejor de sí mismo. Desde que era pequeñito hay dos cosas que le llegan a los más profundo de su ser. Una es el fútbol, la otra la pintura. Desde la cuna le vienen dadas estas dos facetas que alterna hoy día con gran maestría. Con un padre entrenador de  fútbol y una madre artista, no es de extrañar que Martín Traverso cultive lejos del césped una vocación de pintor a la que lleva dedicándose desde hace más de 15 años, cuando decidió retirarse del fútbol en activo, por primera vez, tras jugar en varias etapas en diferentes clubes de Primera y Segunda, antes de asentarse en Ibiza, donde Carlos Fourcade, técnico interista, volvió a repescarle para su proyecto deportivo. A sus 42 años, Martín Traverso se confiesa un enamorado del arte y de la decoración, pasión que le ha llevado a volcarse por completo en la pintura. “Desde que era niño siempre me gustó pintar y dibujar. Cuando jugaba al fútbol en la Segunda División de Italia me dediqué en mi tiempo libre a pintar. Poco a poco conseguí exponer algunos de mis trabajos. Después me vine a Ibiza hace 15 años y, desde entonces, he continuado realizando cuadros y he expuesto mi obra en varias ocasiones en diferentes galerías o en sitios como Atzaró y KM5. La pintura es algo que me motiva y que está muy ligada a mi persona”. Nirvana Al preguntarle por su estilo pictórico, el futbolista del Inter destaca que “definiría mi estilo dentro del arte figurativo contemporáneo. Me gusta pintar con acrílicos y al óleo cuadros de tamaño grande. Encuentro la inspiración para pintar en las cosas de la vida que me provocan inquietud y curiosidad, en los viajes que he hecho por Asia y América, que han sido muy enriquecedores y que me han cargado de inspiración. Ibiza también es una fuente de inspiración, por sus colores y sus paisajes. Todo eso en conjunto me trae ideas a la cabeza que después trato de plasmar en mis lienzos. A veces los cuadros surgen rápido, mientras que en otras ocasiones, suelo llevarme mucho más tiempo para terminarlos”. En cuanto a sus preferencias a la hora de perfilar sus pinceladas, Martín Traverso confiesa que “suelo tocar distintas temáticas, dependiendo de la etapa en la que me encuentro. Según el momento que atravieso, la paleta de colores va cambiando en mis obras. A nivel artístico he crecido mucho, aunque el reconocimiento en el mundo del arte siempre suele llegar bastante tarde y después de mucho trabajo. Si tuviera que identificarme con alguno de los grandes artistas de todos los tiempos, ése sería Picasso”. En lo que se refiere a sus prioridades de cara al futuro, Martín Traverso asegura que “en lo deportivo quiero seguir ayudando a los chicos en el equipo con mi experiencia profesional para tratar de conseguir ascender de categoría. En lo personal, quiero seguir dedicándome a trabajar con el arte, a pintar y a la decoración de casas porque es algo muy gratificante para mí y que me llena mucho interiormente”. Así es Martín Traverso, un singular futbolista con mucho arte, tanto en le césped como en su taller de pintor.
Una de las obras de arte del artista argentino.
Una de las obras de arte del artista argentino.
El defensa del Inter, en su taller de pintura.
El defensa del Inter, en su taller de pintura.

No hay comentarios

Dejar respuesta