El técnico Vicente Román grita a sus futbolistas en el partido ante el Mallorca B en la primera jornada de Liga.
El técnico Vicente Román grita a sus futbolistas en el partido ante el Mallorca B en la primera jornada de Liga.

diariodeibiza.es El entrenador del Sant Rafel, Vicente Román, está muy enfadado. Los resultados y, especialmente, el mal juego de su equipo, han provocado un inusual cabreo del técnico, que admite que algunas cosas que están pasando en algunos partidos de esta temporada no las había visto nunca, a pesar de su larga experiencia como jugador y ahora como preparador.

«Un encuentro se puede ganar o perder, pero siempre hay que afrontarlo con una buena actitud y aplicar lo que se ha ensayado, y nosotros no lo hemos hecho en varios partidos. Esto es inadmisible. No se puede consentir que marquemos tres goles fuera de casa y no consigamos ni un punto. Estoy muy cabreado con el equipo porque hemos encajado goles absurdos por dejadez, ya que las jugadas de contención las teníamos ensayadas y entrenadas, pero algún futbolista se las ha pasado por el forro», declaró ayer Román, que admitió que seguía «muy rebotado» por la derrota de su equipo 4-3 en el campo del Llosetense el pasado domingo.

Román no quiso acusar a ningún jugador en concreto, pero apuntó claramente a la línea defensiva como culpable de los últimos desajustes: «No hemos estado finos en defensa, es cierto, pero yo prefiero analizar el trabajo que hace todo el conjunto en los 90 minutos que dura un partido».

Al preguntarle qué quiso decir cuando declaró tras el partido que había que «tomar medidas», Román comentó lo siguiente: «No me refería a dar bajas porque estamos los justos. Lo que quise decir es que a partir de ahora no pasaré ni una más y haré los cambios que considere oportunos para cambiar la negativa dinámica actual del equipo. Ha llegado la hora de arrimar el hombro y que toda la gente se ponga las pilas.

Ya no habrá más oportunidades para nadie. A partir de ahora toca trabajar más y ganar».

El técnico reconoció que no quiso hablar con sus futbolistas en el vestuario de Lloseta: «Creo que con mi silencio todos entendieron cómo me sentía tras la derrota. A veces no hace hablar con los futbolistas para que sepan cómo se sienten los entrenadores tras una derrota. Ya somos todos mayorcitos y nos conocemos».

La plantilla blue volvió ayer a los entrenamientos para preparar el próximo partido que jugará en el campo del difícil Alcúdia y en el que habrá cambios.

Vicente Román: “Estoy cabreado con el equipo”

El técnico Vicente Román grita a sus futbolistas en el partido ante el Mallorca B en la primera jornada de Liga.
El técnico Vicente Román grita a sus futbolistas en el partido ante el Mallorca B en la primera jornada de Liga.
diariodeibiza.es El entrenador del Sant Rafel, Vicente Román, está muy enfadado. Los resultados y, especialmente, el mal juego de su equipo, han provocado un inusual cabreo del técnico, que admite que algunas cosas que están pasando en algunos partidos de esta temporada no las había visto nunca, a pesar de su larga experiencia como jugador y ahora como preparador. «Un encuentro se puede ganar o perder, pero siempre hay que afrontarlo con una buena actitud y aplicar lo que se ha ensayado, y nosotros no lo hemos hecho en varios partidos. Esto es inadmisible. No se puede consentir que marquemos tres goles fuera de casa y no consigamos ni un punto. Estoy muy cabreado con el equipo porque hemos encajado goles absurdos por dejadez, ya que las jugadas de contención las teníamos ensayadas y entrenadas, pero algún futbolista se las ha pasado por el forro», declaró ayer Román, que admitió que seguía «muy rebotado» por la derrota de su equipo 4-3 en el campo del Llosetense el pasado domingo. Román no quiso acusar a ningún jugador en concreto, pero apuntó claramente a la línea defensiva como culpable de los últimos desajustes: «No hemos estado finos en defensa, es cierto, pero yo prefiero analizar el trabajo que hace todo el conjunto en los 90 minutos que dura un partido». Al preguntarle qué quiso decir cuando declaró tras el partido que había que «tomar medidas», Román comentó lo siguiente: «No me refería a dar bajas porque estamos los justos. Lo que quise decir es que a partir de ahora no pasaré ni una más y haré los cambios que considere oportunos para cambiar la negativa dinámica actual del equipo. Ha llegado la hora de arrimar el hombro y que toda la gente se ponga las pilas. Ya no habrá más oportunidades para nadie. A partir de ahora toca trabajar más y ganar». El técnico reconoció que no quiso hablar con sus futbolistas en el vestuario de Lloseta: «Creo que con mi silencio todos entendieron cómo me sentía tras la derrota. A veces no hace hablar con los futbolistas para que sepan cómo se sienten los entrenadores tras una derrota. Ya somos todos mayorcitos y nos conocemos». La plantilla blue volvió ayer a los entrenamientos para preparar el próximo partido que jugará en el campo del difícil Alcúdia y en el que habrá cambios.

No hay comentarios

Dejar respuesta