La Peña Deportiva tiene un problema serio con el gol. En lo que va de temporada (16 jornadas), el equipo de Dani Mori sólo ha marcado 9 tantos y lo más preocupante es que en los últimos cuatro partidos no ha visto puerta. El resultado de este divorcio con la portería rival es que no suma de tres en tres y cada domingo que pasa el objetivo de la permanencia se aleja. Los blancos, este mediodía, han merecido mejor suerte ante el Alcoyano, pero su alergia al gol no le permite acabar los partidos con mejores sensaciones y, sobre todo, ganar partidos. Con 11 puntos en su haber, los de la Villa del Río ostentan el penúltimo puesto de la tabla cuando quedan tres fechas para que finalice la primera vuelta.

noudiari.es A la Peña Deportiva no le salen las cuentas para salvarse. De momento. Porque la Liga es larga y aún quedan 22 jornadas por disputarse y porque la estadística es un vaso que puede verse medio lleno o medio vacío. Esta mañana, los peñistas han empatado sin goles contra el Alcoyano. El acierto goleador sigue siendo el talón de Aquiles del conjunto de Dani Mori. Solamente han marcado nueve en 16 partidos y son el equipo que menos goles mete del grupo III de Segunda B.

La solidez defensiva es, en cambio, una de las virtudes de la que puede presumir la escuadra santaeulaliense. En los últimos cuatro encuentros la Peña solamente ha recibido un gol. Hacerse fuertes desde la portería que defiende Dennis Díaz es el trampolín desde la que la Peña quiere saltar para abandonar la zona caliente de la tabla. Mientras se salta, sin embargo, toca dormir en el descenso. Las interpretaciones, por tanto, llegan hasta cierto punto. La realidad inapelable la marca la clasificación: la Peña es penúltima y tiene la salvación a siete puntos. O lo que es lo mismo, a dos partidos y medio de distancia.

Dos caras peñistas
Desafortunada en ataque, afortunada en defensa. El encuentro contra el Alcoyano fue un reflejo de la doble cara peñista. Mori dispuso un 4-4-2 que dio raíz al juego de su equipo. Bien posicionados, los locales dominaron al rival alicantino durante dos tercios del partido.

Solamente se escapó del control peñista el tramo central del primer tiempo y la recta final del segundo. Sin embargo, los alcoyanos, que tardaron más de media hora en disparar a puerta, tuvieron que esperar casi hasta el pitido final para disfrutar de varias ocasiones claras de gol.

Dennis, un portero que ha recuperado la confianza que le quitaron los cuatro goles que le marcó el Badalona a la Peña hace varias jornadas, fue vital para amarrar un punto. La tragedia se mascó por momentos en la grada del Municipal de Santa Eulària. El guión parecía repetirse hasta desembocar en la desdicha. Muchas oportunidades y falladas y, en el último momento, el visitante tira de oficio para llevarse los tres puntos en la maleta.

Ocasiones falladas
Guille Andrés tuvo dos ocasiones para marcar de cabeza, al inicio de las dos mitades, que no entraron. Górriz casi remata con la punta de la bota un centro de Pepe Bernal que siempre carga su pierna izquierda de intención goleadora. Una volea de Marc de Val, con más ambición que puntería, se fue lejos del marco visitante, defendido por un Koke en estado de gracia.

El portero de los blanquiazules (hoy, de amarillo con la cuatribarrada estampada en el pecho) evitó varios tantos peñistas. Erik Polanco convirtió un centro en un chut que no se coló por la escuadra porque los guantes del meta rival lo impidieron. Rueda probó sus reflejos en dos ocasiones: desde la frontal y desde el córner. Bernal y Górriz fabricaron una jugada en el área que se estrelló contra el cuerpo de Koke.

La pólvora estaba mojada y, aunque el Alcoyano en un último arreón rebañó sus energías en los dominios de la Peña, el marcador no se movió. Reparto de puntos que ni acercan a los alicantinos al playoff ni impulsan a los ibicencos hacia la permanencia. Dani Mori viajará con sus futbolistas a Cornellà el próximo domingo. Toca visitar a un gallito que no le pondrá fácil sumar la tercera victoria del curso a la Peña y, de paso, romper una sequía de cara al gol que ya dura 280 minutos.

0-0. Alergia al gol

La Peña Deportiva tiene un problema serio con el gol. En lo que va de temporada (16 jornadas), el equipo de Dani Mori sólo ha marcado 9 tantos y lo más preocupante es que en los últimos cuatro partidos no ha visto puerta. El resultado de este divorcio con la portería rival es que no suma de tres en tres y cada domingo que pasa el objetivo de la permanencia se aleja. Los blancos, este mediodía, han merecido mejor suerte ante el Alcoyano, pero su alergia al gol no le permite acabar los partidos con mejores sensaciones y, sobre todo, ganar partidos. Con 11 puntos en su haber, los de la Villa del Río ostentan el penúltimo puesto de la tabla cuando quedan tres fechas para que finalice la primera vuelta. noudiari.es A la Peña Deportiva no le salen las cuentas para salvarse. De momento. Porque la Liga es larga y aún quedan 22 jornadas por disputarse y porque la estadística es un vaso que puede verse medio lleno o medio vacío. Esta mañana, los peñistas han empatado sin goles contra el Alcoyano. El acierto goleador sigue siendo el talón de Aquiles del conjunto de Dani Mori. Solamente han marcado nueve en 16 partidos y son el equipo que menos goles mete del grupo III de Segunda B. La solidez defensiva es, en cambio, una de las virtudes de la que puede presumir la escuadra santaeulaliense. En los últimos cuatro encuentros la Peña solamente ha recibido un gol. Hacerse fuertes desde la portería que defiende Dennis Díaz es el trampolín desde la que la Peña quiere saltar para abandonar la zona caliente de la tabla. Mientras se salta, sin embargo, toca dormir en el descenso. Las interpretaciones, por tanto, llegan hasta cierto punto. La realidad inapelable la marca la clasificación: la Peña es penúltima y tiene la salvación a siete puntos. O lo que es lo mismo, a dos partidos y medio de distancia.
Dos caras peñistas Desafortunada en ataque, afortunada en defensa. El encuentro contra el Alcoyano fue un reflejo de la doble cara peñista. Mori dispuso un 4-4-2 que dio raíz al juego de su equipo. Bien posicionados, los locales dominaron al rival alicantino durante dos tercios del partido. Solamente se escapó del control peñista el tramo central del primer tiempo y la recta final del segundo. Sin embargo, los alcoyanos, que tardaron más de media hora en disparar a puerta, tuvieron que esperar casi hasta el pitido final para disfrutar de varias ocasiones claras de gol. Dennis, un portero que ha recuperado la confianza que le quitaron los cuatro goles que le marcó el Badalona a la Peña hace varias jornadas, fue vital para amarrar un punto. La tragedia se mascó por momentos en la grada del Municipal de Santa Eulària. El guión parecía repetirse hasta desembocar en la desdicha. Muchas oportunidades y falladas y, en el último momento, el visitante tira de oficio para llevarse los tres puntos en la maleta.
Ocasiones falladas Guille Andrés tuvo dos ocasiones para marcar de cabeza, al inicio de las dos mitades, que no entraron. Górriz casi remata con la punta de la bota un centro de Pepe Bernal que siempre carga su pierna izquierda de intención goleadora. Una volea de Marc de Val, con más ambición que puntería, se fue lejos del marco visitante, defendido por un Koke en estado de gracia. El portero de los blanquiazules (hoy, de amarillo con la cuatribarrada estampada en el pecho) evitó varios tantos peñistas. Erik Polanco convirtió un centro en un chut que no se coló por la escuadra porque los guantes del meta rival lo impidieron. Rueda probó sus reflejos en dos ocasiones: desde la frontal y desde el córner. Bernal y Górriz fabricaron una jugada en el área que se estrelló contra el cuerpo de Koke. La pólvora estaba mojada y, aunque el Alcoyano en un último arreón rebañó sus energías en los dominios de la Peña, el marcador no se movió. Reparto de puntos que ni acercan a los alicantinos al playoff ni impulsan a los ibicencos hacia la permanencia. Dani Mori viajará con sus futbolistas a Cornellà el próximo domingo. Toca visitar a un gallito que no le pondrá fácil sumar la tercera victoria del curso a la Peña y, de paso, romper una sequía de cara al gol que ya dura 280 minutos.

No hay comentarios

Dejar respuesta