Los blancos sólo han celebrado dos goles en las últimas seis jornadas (Foto: Francisco Natera).
Los blancos sólo han celebrado dos goles en las últimas seis jornadas (Foto: Francisco Natera).

La Peña Deportiva ha dejado escapar este mediodía una buena oportunidad para sellar de una vez por todas la permanencia y, de paso, romper una racha negativa que le aleja de las victorias desde hace seis jornadas. y es que el plantel de Santa Eulalia no saborea las mieles del triunfo desde el pasado 25 de enero, cuando venció 2-0 al Mallorca B. Además, el gol es uno de sus quebraderos de cabeza. No en vano, los de Raúl Casañ y Juan San Vicente tan sólo han marcado en dos ocasiones en las seis últimas jornadas. Y sin goles no hay paraíso.

Hoy, ante el Cide, a la Peña le ha costado Dios y ayuda ver puerta y, por segunda vez esta temporada, deja a su afición sin celebrar chicharritos. El conjunto peñista, no obstante, tratará de recuperar la senda de la victoria la jornada que viene, en el terreno de juego de un Atlético Villacarlos que se juega la salvación en el último tramo de la competición. Los blancos esperan repetir la goleada que le endosaron a los menorquines en el partido de la primera vuelta (4-0), pero para ello deberán afinar más la puntería.

0-0. Sin goles no hay paraíso

Los blancos sólo han celebrado dos goles en las últimas seis jornadas (Foto: Francisco Natera).
Los blancos sólo han celebrado dos goles en las últimas seis jornadas (Foto: Francisco Natera).
La Peña Deportiva ha dejado escapar este mediodía una buena oportunidad para sellar de una vez por todas la permanencia y, de paso, romper una racha negativa que le aleja de las victorias desde hace seis jornadas. y es que el plantel de Santa Eulalia no saborea las mieles del triunfo desde el pasado 25 de enero, cuando venció 2-0 al Mallorca B. Además, el gol es uno de sus quebraderos de cabeza. No en vano, los de Raúl Casañ y Juan San Vicente tan sólo han marcado en dos ocasiones en las seis últimas jornadas. Y sin goles no hay paraíso. Hoy, ante el Cide, a la Peña le ha costado Dios y ayuda ver puerta y, por segunda vez esta temporada, deja a su afición sin celebrar chicharritos. El conjunto peñista, no obstante, tratará de recuperar la senda de la victoria la jornada que viene, en el terreno de juego de un Atlético Villacarlos que se juega la salvación en el último tramo de la competición. Los blancos esperan repetir la goleada que le endosaron a los menorquines en el partido de la primera vuelta (4-0), pero para ello deberán afinar más la puntería.

No hay comentarios

Dejar respuesta