0-1. El Manacor deja sin premio al Formentera

0
29

Ficha Técnica

Las opciones llegaron pero la ansiedad nubló a los hombres de Elcacho de cara a puerta. El Manacor, que acabó con diez, se lleva los tres puntos con un solo disparo a meta en una jugada en que el público reclamó fuera de juego.
El Formentera quería premiar a su afición con una victoria en casa ante un rival de nivel como el Manacor, un ex Segunda B que ha militado 48 temporadas en Tercera. Pero no pudo ser. El viento, una maldición que en las últimas semanas aparece de la nada el día de partido, tampoco ayudó. Una primera parte gris de los hombres de Elcacho y un segundo acto en que los cañoneros del Formentera no estuvieron atinados con la puntería acabaron con una derrota ante un conjunto mallorquín que se quedó con diez cuando faltaban más de diez minutos para concluir el encuentro.
El Manacor llegó a Formentera con nueve bajas entre las que había la de Sergi Mut, segundo máximo goleador del equipo y con gran potencial en los tiros directos. A pesar de tener que echar mano de los juveniles, Jaume Mut planteó jugar de tú a tú al Formentera, y así lo hicieron sus pupilos, adelantando la línea de presión durante todo el primer tiempo, lo que dejó el saldo ofensivo de los locales en cero. En cambio los mallorquines enviaron un córner al travesaño y una rematada de Barbón salió desviada del arco causando, en otra tarde de frío, los primeros sudores en la grada.
El ritmo del partido era mortecino y el Manacor no conseguía dominar el juego hasta que en una de esas progresiones sin demasiado peligro, llegó el gol del Manacor, por si fuera poco, en posición dudosa de Roberto. Un disparo lejano y sin ángulo fue desviado por Roberto, lo que engañó a Contreras e hizo llegar un balón blando al fondo de la red.

Más pólvora
En la reanudación Luis Elcacho cargó la delantera con Winde y Titi acompañando a Carlos López, lo que dió otros aires al juego del Formentera. El Manacor, dimitido en ataque, retrasó la presión y se limitó a incordiar a Maikel y Armando en el centro del campo y apuntalar la zaga. El Formentera se vino arriba y llegó con cierta claridad sobre todo a partir de la expulsión de Roberto, que vió la segunda amarilla. Titi y Winde, correosos como siempre, no pararon de buscar a López, un tanto desasistido durante la primera parte. Precisamente a los pies del delantero de Palamós estuvo el empate en dos ocasiones. Aprovechando su velocidad se plantó ante el corpulento Henrike, pero el meta siempre le ganó el envite.
Maikel lo intentaría desde fuera del área y Larra cabeceando, con idéntica suerte que el catalán. Por si fuera poca la mala pata de los rojinegros, Kevin, el central del filial que ya es uno más en el primer equipo, se lesionó y tuvo que acabar cojeando en posición de delantero centro porque Elcacho ya había usado los tres cambios. El cronómetro corría y la grada, atónita, veía como otro visitante sacaría petróleo de un pobre rendimiento. Sin embargo el público no explotaría hasta que Titi fue derribado en el área por el portero visitante cuando intentaba rematar de cabeza, ya en los estertores del duelo. Silencio arbitral.
El Formentera, que sigue en play off, podrá redimirse de este batacazo la próxima semana, cuando también reciba al Sant Rafael. Todo apunta que para este encuentro Elcacho podrá contar con Òscar Mayans y Rotoló, mientras que Kevin será duda.

«Nos toca sufrir con la cabeza bien alta»
El preparador local, Luis Elcacho, definió al Manacor como “uno de los equipos físicamente más bestias”. Sobre el rendimiento de sus jugadores, el de Lleida dijo que “hay que sacarse el sombrero ante ellos” porque “han intentado hasta el último momento dar la vuelta al marcador”. En referencia a la mala puntería, Elcacho razonó que “las ganas de hacer el gol pueden provocar precipitación”. El técnico no quiso hacer ningún reproche a su punta, Carlos López: “Tras una carrera de 40 metros, no siempre es fácil enfrentar con frialdad al portero”. El entrenador también mandó un mensaje a la afición: “Hemos podido disfrutar en la primera vuelta y ahora nos toca sufrir en la segunda, pero con la cabeza bien alta”. Para el técnico del Manacor, Jaume Mut, las claves fueron “el trabajo del equipo y el punto de suerte con el gol”. Mut añadió que “un empate no hubiese sido injusto”. Y sobre la expulsión, el míster sentenció: “Ya estamos entrenados, un partido sí otro también acabamos con uno menos”.

Fútbol Balear

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.