El líder sigue sin dar muestras de debilidad y ha despachado a un Sóller que se jugaba la vida con dos goles de Da Silva y Pepe Bernal, que aprovecha todas las oportunidades que le da el míster Mario Ormaechea. El bloque de Santa Eulalia continúa gobernando con mano de hierro el torneo balear y da un paso de gigante en su lucha por entonar el alirón. Resaltar, el debut de Newman, que, tras una largo periodo en el dique seco por una lesión, ha vuelto a disfrutar del fútbol con la Peña.

Nueva victoria de una Peña Deportiva que no tiene techo en esta Liga, en esta oportunidad en el campo del Sóller. Las bajas, hasta nueve, no han sido escollo para el equipo de Mario Ormaechea, que sigue haciendo añicos todas las estadísticas del histórico del club de Santa Eulària. Da Silva en la primera parte (minuto 43) y Pepe Bernal en las postrimerías del choque (min. 89) han sido esta vez los artífices de los tantos peñistas.
Puede llevar a equívocos el marcador, porque si bien la Peña fue superior tuvo que luchar lo indecible para hacerse con el botín. Llegaba el conjunto ibicenco mermado por las bajas al partido, con la del central Berto de última hora, y no lo tuvo fácil para hacerse con los tres puntos. Tampoco llegaba el Sóller en su mejor momento al partido, debilitado también por las ausencias de algunos de los jugadores importantes de su plantel. Aún así vendió cara la derrota ante el líder e la categoría.
Da Silva abrió la lata en los últimos instantes de un primer tiempo igualado cuando corría el minuto 43. Ya había avisado con aterioridad el jugador de la Peña, que estrelló un balón en el larguero previamente. El tanto le dio al bloque ibicenco seguridad y confianza para la segunda mitad.
Fue en la segunda parte donde peor lo pasó el líder. El Sóller no tenía ya nada que perder yendo por detrás en el marcador y poco a poco fue desatándose y a dejarse ver en ataque. No conseguía la Peña aprovechar los espacios pendiente también de conservar la ventaja y consciente de que no era ella quien debía arriesgar más de la cuenta sino su oponente.
Controló la situación el bloque santaeulaliense hasta los diez últimos minutos, cuando se quedó en inferioridad como consecuencia de la expulsión de Nweman, que acababa de entrar hacía poco más de cinco minutos. Volvía el jugador tras una larga lesión y no pudo aprovechar la oportunidad a causa de una roja rigurosa tras una entrada suya.
Se complicaban las cosas para los peñistas y peligraba la conquisata de los tres puntos dado que el Sóller, con el tiempo casi agotado y con un futbolista más sobre el campo, puso toda la carne en el asador en su intento por salvar un punto. No obstante, es experta la Peña en achicar balones cuando le vienen mal dadas capeó el temporal como pudo y con oficio, el demostrado por los veteranos de esta Liga.
No solo salvaguardó el equipo de Ormaechea su meta sino que perforó la del Sóller por segunda cuando le cazó en una contra que culminó Pepe Bernal a un minuto del final del tiempo reglamentado. Alargó el árbitro el partido pero el equipo local había quedado tocado de fatalidad y apenas volvió a dar señales de vida hasta la conclusión.

noudiari.es

0-2. La Peña también asalta Sóller


El líder sigue sin dar muestras de debilidad y ha despachado a un Sóller que se jugaba la vida con dos goles de Da Silva y Pepe Bernal, que aprovecha todas las oportunidades que le da el míster Mario Ormaechea. El bloque de Santa Eulalia continúa gobernando con mano de hierro el torneo balear y da un paso de gigante en su lucha por entonar el alirón. Resaltar, el debut de Newman, que, tras una largo periodo en el dique seco por una lesión, ha vuelto a disfrutar del fútbol con la Peña.


Nueva victoria de una Peña Deportiva que no tiene techo en esta Liga, en esta oportunidad en el campo del Sóller. Las bajas, hasta nueve, no han sido escollo para el equipo de Mario Ormaechea, que sigue haciendo añicos todas las estadísticas del histórico del club de Santa Eulària. Da Silva en la primera parte (minuto 43) y Pepe Bernal en las postrimerías del choque (min. 89) han sido esta vez los artífices de los tantos peñistas.
Puede llevar a equívocos el marcador, porque si bien la Peña fue superior tuvo que luchar lo indecible para hacerse con el botín. Llegaba el conjunto ibicenco mermado por las bajas al partido, con la del central Berto de última hora, y no lo tuvo fácil para hacerse con los tres puntos. Tampoco llegaba el Sóller en su mejor momento al partido, debilitado también por las ausencias de algunos de los jugadores importantes de su plantel. Aún así vendió cara la derrota ante el líder e la categoría.
Da Silva abrió la lata en los últimos instantes de un primer tiempo igualado cuando corría el minuto 43. Ya había avisado con aterioridad el jugador de la Peña, que estrelló un balón en el larguero previamente. El tanto le dio al bloque ibicenco seguridad y confianza para la segunda mitad.
Fue en la segunda parte donde peor lo pasó el líder. El Sóller no tenía ya nada que perder yendo por detrás en el marcador y poco a poco fue desatándose y a dejarse ver en ataque. No conseguía la Peña aprovechar los espacios pendiente también de conservar la ventaja y consciente de que no era ella quien debía arriesgar más de la cuenta sino su oponente.
Controló la situación el bloque santaeulaliense hasta los diez últimos minutos, cuando se quedó en inferioridad como consecuencia de la expulsión de Nweman, que acababa de entrar hacía poco más de cinco minutos. Volvía el jugador tras una larga lesión y no pudo aprovechar la oportunidad a causa de una roja rigurosa tras una entrada suya.
Se complicaban las cosas para los peñistas y peligraba la conquisata de los tres puntos dado que el Sóller, con el tiempo casi agotado y con un futbolista más sobre el campo, puso toda la carne en el asador en su intento por salvar un punto. No obstante, es experta la Peña en achicar balones cuando le vienen mal dadas capeó el temporal como pudo y con oficio, el demostrado por los veteranos de esta Liga.
No solo salvaguardó el equipo de Ormaechea su meta sino que perforó la del Sóller por segunda cuando le cazó en una contra que culminó Pepe Bernal a un minuto del final del tiempo reglamentado. Alargó el árbitro el partido pero el equipo local había quedado tocado de fatalidad y apenas volvió a dar señales de vida hasta la conclusión.

noudiari.es



No hay comentarios

Dejar respuesta