Félix golpea el balón en un lance del partido (Natera).

El partido estrella de la cuarta jornada acabó con victoria del Puig d’en Valls sobre el Portmany por la mínima gracias a un gol de Félix en el minuto 42. Un triunfo que permite al equipo de Buti liderar la Regional Preferente con un punto por encima de los sanantonienses, que pasan a ser segundos.
Los de Vicente Fernández en la segunda parte se volcaron en busca del gol del empate, pero sin acierto de cara a puerta, mientras que los pistachos, a la contra, pudieron acabar goleando a su rival.

El Puig d’en Valls se ha convertido en el sorprendente líder de la Regional Preferente pitiusa tras derrotar al Portmany por la mínima, 1-0, gracias a un solitario tanto de Félix en el último suspiro del primer tiempo. El conjunto de Sant Antoni saltó al terreno de juego mejor plantado que su rival y llevó la iniciativa en los primeros minutos. Hasta que los locales se sacudieron la presión y empezaron a tutear al rival bien conducidos y liderados sobre el terreno de juego por Migue, imparable hasta que se lesionó. Tuvo tímidas llegadas el Portmany en el arranque, pero la fata de puntería le impidió concretar.
El Puig d’en Valls fue creciéndose con el paso de los minutos y cuando parecía que la primera pàrte iba a terminar como había empezado, Felix se aprovechó de una cadena de errores de la defensa portmanyista en un balón centrado desde la derecha para cabecear a gol a quemarropa en una acción en la que poco o nada pudo hacer el meta visitante.
El Portmany movió piezas del banquillo para dar frescura y profundidad a su juego en el descanso, pero los cambios no surtieron el efecto deseado. El Puig d’en Valls se cerró atrás, no dio un centímetro a su rival y empezó a ponerlo contra las cuerdas a base de contragolpes. Si llegan a tener un poco de paciencia en la definición, los locales podrían haberse llevado el partido por goleada.

Poca elaboración
Daba sensación de peligro el Portmany centrando balones por las bandas, pero incurría una y otra vez en fuera del juego producto de las ansias y el exceso de revoluciones demostrado en unos minutos en los que el partido requería temple y sangre fría. Esto le impidió ver con claridad el camino del gol, los enormes pasillos que dejaba su rival por los flancos y la manera de escurrir la pegadiza presión a la que le sometía el contrario.
El bloque local iba a los suyo. No hacía más de lo que sabe. No arriesgaba. Balón complicado, balón a las nubes. Sí que demostró el Puig d’en Valls, en cambio, su facilidad para contragolpear. Tuvo inenarrables oportunidades el equipo de Buti para marcar el segundo y matar el encuentro, pero no acertó a definir. Y eso que en cada contra había un jugador libre de marca al que el compañero nunca vio. De hecho, si el Portmany llega a irse con cinco goles en contra de Puig d’en Valls nadie de los que estaban en el campo se hubiera extrañado.
También es cierto que el Portmany gózó de una clarísima oportunidad para empatar mediado el segundo acto, minuto 65, cuando Iván cabeceó a gol un envío desde la derecha que el meta sacó sobre la misma línea con una estirada de mérito cuando desde la grada ya se cantaba gol.
No se mostró el conjunto de Sant Antoni como el firme candidato al título que se le supone que es y lo cierto es que ninguno de los dos parecen tener plantilla como para afrontar la fase de ascenso con garantías. Son equipos de brega, que luchan y que se parten el alma a correr si es necesario, pero poco más tienen a lo que agarrarse de cara a su todavía hipotética participación en la fase de ascenso.

V. R (noudiari.es)

1-0. Félix aupa al Puig d’en Valls al liderato

Félix golpea el balón en un lance del partido (Natera).
El partido estrella de la cuarta jornada acabó con victoria del Puig d'en Valls sobre el Portmany por la mínima gracias a un gol de Félix en el minuto 42. Un triunfo que permite al equipo de Buti liderar la Regional Preferente con un punto por encima de los sanantonienses, que pasan a ser segundos. Los de Vicente Fernández en la segunda parte se volcaron en busca del gol del empate, pero sin acierto de cara a puerta, mientras que los pistachos, a la contra, pudieron acabar goleando a su rival. El Puig d’en Valls se ha convertido en el sorprendente líder de la Regional Preferente pitiusa tras derrotar al Portmany por la mínima, 1-0, gracias a un solitario tanto de Félix en el último suspiro del primer tiempo. El conjunto de Sant Antoni saltó al terreno de juego mejor plantado que su rival y llevó la iniciativa en los primeros minutos. Hasta que los locales se sacudieron la presión y empezaron a tutear al rival bien conducidos y liderados sobre el terreno de juego por Migue, imparable hasta que se lesionó. Tuvo tímidas llegadas el Portmany en el arranque, pero la fata de puntería le impidió concretar. El Puig d’en Valls fue creciéndose con el paso de los minutos y cuando parecía que la primera pàrte iba a terminar como había empezado, Felix se aprovechó de una cadena de errores de la defensa portmanyista en un balón centrado desde la derecha para cabecear a gol a quemarropa en una acción en la que poco o nada pudo hacer el meta visitante. El Portmany movió piezas del banquillo para dar frescura y profundidad a su juego en el descanso, pero los cambios no surtieron el efecto deseado. El Puig d’en Valls se cerró atrás, no dio un centímetro a su rival y empezó a ponerlo contra las cuerdas a base de contragolpes. Si llegan a tener un poco de paciencia en la definición, los locales podrían haberse llevado el partido por goleada. Poca elaboración Daba sensación de peligro el Portmany centrando balones por las bandas, pero incurría una y otra vez en fuera del juego producto de las ansias y el exceso de revoluciones demostrado en unos minutos en los que el partido requería temple y sangre fría. Esto le impidió ver con claridad el camino del gol, los enormes pasillos que dejaba su rival por los flancos y la manera de escurrir la pegadiza presión a la que le sometía el contrario. El bloque local iba a los suyo. No hacía más de lo que sabe. No arriesgaba. Balón complicado, balón a las nubes. Sí que demostró el Puig d’en Valls, en cambio, su facilidad para contragolpear. Tuvo inenarrables oportunidades el equipo de Buti para marcar el segundo y matar el encuentro, pero no acertó a definir. Y eso que en cada contra había un jugador libre de marca al que el compañero nunca vio. De hecho, si el Portmany llega a irse con cinco goles en contra de Puig d’en Valls nadie de los que estaban en el campo se hubiera extrañado. También es cierto que el Portmany gózó de una clarísima oportunidad para empatar mediado el segundo acto, minuto 65, cuando Iván cabeceó a gol un envío desde la derecha que el meta sacó sobre la misma línea con una estirada de mérito cuando desde la grada ya se cantaba gol. No se mostró el conjunto de Sant Antoni como el firme candidato al título que se le supone que es y lo cierto es que ninguno de los dos parecen tener plantilla como para afrontar la fase de ascenso con garantías. Son equipos de brega, que luchan y que se parten el alma a correr si es necesario, pero poco más tienen a lo que agarrarse de cara a su todavía hipotética participación en la fase de ascenso. V. R (noudiari.es)

No hay comentarios

Dejar respuesta