Un golazo de Curuné desde 35 metros que se coló por toda la escuadra en el tiempo añadido ha permitido sumar un punto al Portmany en su visita al campo del Jesús.  El equipo que entrena Vicente Fernández, tras el empate frente al Isleño B (2-2), vuelve a ceder dos puntos en la recta final del campeonato.
El primer tiempo concluyó como empezó, sin goles. Una buena ocasión del rojiblanco Pepillo tras un medido pase de Oliva, que reaparecía después de tres jornadas, fue el único bagaje ofensivo destacable de los locales, mientras que los portmanyistas merodearon el área local con asiduidad, pero sin demasiado peligro.
Tras la reanudación, el colectivo de Mariano Díez se adelantó en el marcador merced a un chicharro de Oliva. El de Torremolinos superó al portero sanantoniense de envenenado disparo raso y ajustado al palo desde fuera del área. Un tanto que hizo crecerse al conjunto local, pero el autor del tanto, la principal referencia ofensiva del Jesús, tuvo que ser sutituido poco después al resentirse de los ligamentos de su rodilla y bloque perdió punch en la vanguardia. Además, a 20 minutos del final, el colegiado expulsó a Toni, por lo que los rojiblancos se replegaron atrás para defender su renta.
La formación portmanyista estiró sus líneas y apretó en busca del empate. Se adueñó del balón y dominó el partido, pero no lograba dar con la tecla. Pero cuando todo apuntaba a la victoria del Jesús, Curuné salvó los muebles para alegría de la expedición de San Antonio, que, incluso, pudo celebrar la victoria si Silvio, en una gran intervención en los últimos minutos, no hubiera salvado una oportunidad de oro para el Portmany.

Ficha Técnica

1-1. Curuné salva los muebles en el descuento


Un golazo de Curuné desde 35 metros que se coló por toda la escuadra en el tiempo añadido ha permitido sumar un punto al Portmany en su visita al campo del Jesús.  El equipo que entrena Vicente Fernández, tras el empate frente al Isleño B (2-2), vuelve a ceder dos puntos en la recta final del campeonato.
El primer tiempo concluyó como empezó, sin goles. Una buena ocasión del rojiblanco Pepillo tras un medido pase de Oliva, que reaparecía después de tres jornadas, fue el único bagaje ofensivo destacable de los locales, mientras que los portmanyistas merodearon el área local con asiduidad, pero sin demasiado peligro.
Tras la reanudación, el colectivo de Mariano Díez se adelantó en el marcador merced a un chicharro de Oliva. El de Torremolinos superó al portero sanantoniense de envenenado disparo raso y ajustado al palo desde fuera del área. Un tanto que hizo crecerse al conjunto local, pero el autor del tanto, la principal referencia ofensiva del Jesús, tuvo que ser sutituido poco después al resentirse de los ligamentos de su rodilla y bloque perdió punch en la vanguardia. Además, a 20 minutos del final, el colegiado expulsó a Toni, por lo que los rojiblancos se replegaron atrás para defender su renta.
La formación portmanyista estiró sus líneas y apretó en busca del empate. Se adueñó del balón y dominó el partido, pero no lograba dar con la tecla. Pero cuando todo apuntaba a la victoria del Jesús, Curuné salvó los muebles para alegría de la expedición de San Antonio, que, incluso, pudo celebrar la victoria si Silvio, en una gran intervención en los últimos minutos, no hubiera salvado una oportunidad de oro para el Portmany.

Ficha Técnica

No hay comentarios

Dejar respuesta