1-2. Orgullo en la derrota

0
397
Ambos equipos se saludan antes del partido (Foto: CD Tenerife).

No hubo campanada, pero el CD Ibiza compitió mucho y bien ante el Tenerife, tercer clasificado en LaLiga SmartBank, en la primera ronda de Copa del Rey, disputada este jueves en Can Misses 3 (1-2). El equipo canario tuvo que ponerse el mono de trabajo para remontar el choque y pasar de ronda. Y no fue hasta el minuto 103 de la prórroga cuando marcó el gol que eliminó a un batallador y correoso Cedé del torneo copero. Víctor Mollejo acabó con el sueño del conjunto que entrena Raúl Garrido, que se marcha orgulloso y con la cabeza muy alta de la competición del KO.

En un partido en el que el viento fue protagonista, el CD Ibiza saltó al verde apoyado por su afición y con la ilusión por bandera para intentar dar la sorpresa. El encuentro no tuvo un dominador claro y los acercamientos a ambas porterías se repartieron por partes iguales. El marcador, pese a los intentos de unos y otros por ver puerta en la primera mitad, no se movió y ambos contendientes se marcharon a los vestuarios con empate a cero en el marcador.

El CD Ibiza no bajó el ritmo de juego y arrancó la segunda parte muy enchufado e intenso. Y en una bonita acción ofensiva, Samu Pinto inauguró el marcador (m. 56′) para alegría de la hinchada local, que soñaba con eliminar a todo un Tenerife y pasar a la siguiente ronda. Pero el festejo en la grada de Can Misses 3 duró poco, ya que el conjunto de Ramis, igualó el marcador gracias a un penalti que transformó Míchel Herrero (63′).

Hasta el final del segundo acto, CD Ibiza y Tenerife buscaron con ahínco el gol de la sentencia, pero no llegó y el partido se marchó a la prórroga. Los de Raúl Garrido pelearon cada balón con garra y defendieron con uñas y dientes las acometidas del Tenerife, pero no pudieron evitar, finalmente, el tanto que les dejaba fuera de la Copa. En el 103, Mollejo cazó un rechace dentro del área del portero Marcos Contreras para establecer el 1-2. Apeló a la épica el cuadro local en la segunda mitad del añadido, pero la suerte ya estaba echada y el partido finalizó con victoria del plantel canario.

Al acabar el partido, Ramis, entrenador del Tenerife, indicó: “Era lo que esperábamos. Este tipo de perfiles de eliminatorias son complicados porque enfrente hay equipos mentalizados, ilusionados y con mucha concentración. Hemos reaccionado bien. A partir del empate, hemos ido creciendo. Los goles dan mucha confianza. Nos hemos enganchado, manejando mejor el balón y teniendo que resolver segundas jugadas. El CD Ibiza cuenta con jugadores muy competitivos. Es un equipo ordenado, con buen manejo y estructura, que maneja bien diferentes registros. Nos lo ha puesto muy difícil”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.