Da Silva encara el área rival perseguido por dos defensas (Ultima Hora Ibiza).

Peña Deportiva: Jaime, Raúl Gómez, Fofi, Rubén, Berto, Bernal, Aitor (Piquero, min. 57), José Luis (Pando, min. 36), Youssouf, Carvajal, Da Silva (Ramiro, min. 57).
Son Ferrer: David, Ousman, Xampi, Cobo, Guillermo, Carlos, Alberto, Josele, Munaret (Risto, min. 66), Pitiu (Fabián, min. 80) y Òscar.
Goles: 1-0. Minuto 75. Raúl Gómez, tras una jugada de pared. 2-0. Minuto 84. Piquero, a pase de Raúl Gómez.
Árbitro: Ramón Mulet, asistido en las bandas por Córdoba y Guzmán. Mostró amarilla al local Bernal y al visitante Ousman. Pasó desapercibido.
Incidencias: Unas 200 personas en el municipal de Santa Eulària.

 Lo que parecía que iba a ser un paseo de la Peña frente al colista, el Son Ferrer, no fue tal y el conjunto de Mario Ormaechea tuvo que ponerse el mono de trabajo para doblegar a la, a priori, perita en dulce mallorquina. Tras un primer tiempo malo de solemnidad y sin apenas ocasiones de gol, el líder se puso las pilas y acabó superando al farolillo rojo con goles de Raúl Gómez y Piquero, que empezó el encuentro en el banquillo.

Partido desigual entre primero y último que el líder, la Peña, se ha llevado por inercia, 0-2. Lo mejor del primer tiempo ha sido cuando el árbitro ha decretado el final y los dos equipos han enfilado el túnel de vestuarios. Los primeros 45 minutos no han deparado disparos a puerta ni jugadas de calidad más allá de las pinceladas de Pepe Bernal reivindicado más minutos y oportunidades en el equipo local. Todo lo demás, totalmente prescindible.
La Peña se echó una buena siesta en un primer tiempo que contagió el bostezo a la grada ante un Son Ferrer cuyas limitaciones se vieron tanto en el partido como en el descanso, cuando sus reservas ensayaban tiros a puerta y todos los disparos se perdían lejos de los tres palos. Y eso que no había portero. Es normal que la tensión decrezca cuando uno se sabe muy superior a su rival y además al once inicial le faltan algunos de los fijos. Todo unido, con la falta de vitalidad del Son Ferrer y el desapego de la Peña por el partido, dio de sí un primer acto desaborido.
Sonaría el despertador de la Peña en el intermedio porque el equipo volvió al partido con otro espíritu, con más vigor y la voluntad de liquidar a un Son Ferrer que hacía todo lo que podía a base de orden y poco más y aun así se veía infinitamente inferior, húerfano de cualquier virtud con la que poder quebrar la solidez del líder.
La Peña, desperezada, fue ganando metros pero la falta de ideas le impedía hallar el camino del gol. No lo veía claro Mario Ormaechea, que en el 57 hizo un doble cambio para incorporar al partido a Piquero y Ramiro, que le dieron otra marcha al grupo, mayor movilidad y opciones a su ataque.
Era cuestión de tiempo que llegara el primero de la Peña porque el Son Ferrer se iba diluyendo con el paso de los minutos cansado de defender y de ver el balón de lejos. Justamente en la acción menos elaborada llegaría el primero de los locales, obra de Raúl Gómez, que robó un balón y puso la directa hacia la meta contraria. Con una jugada de pared se colocó solo ante el meta y no perdonó, 1-0 en el minuto 75.
Quedaban 15 minutos y el Son Ferrer casi que daba por bueno perder por uno nada más y no osó siquiera presionar al rival en la zona ancha, no fuera que se enfadara. Con el balón y sin una oposición seria, la Peña trenzó por la derecha otra jugada con Raúl Gómez de protagonista, quien puso el balón a Piquero para que este solo tuviera que colocar el pie con la inclinación precisa para que el cuero saliera repelido a las mallas, 2-0.
Antes del final tendría el Son Ferrer su primer y última oportunidad de marcar en una doble ocasión que Risto desperdiciaría con toda la portería para él y el portero tumbado y batido. Pero ni por estas.

Mario Ormaechea: “Alguno no ha estado al ciento por ciento”
Al término del encuentro, Mario Ormaechea, técnico de la Peña, comentó que en el primer tiempo sus jugadores abusaron del pase, “del tiqui-taca” y “carecieron” de verticalidad. “Nos hemos gustado demasiado en los primeros 45 minutos y hemos hecho rambonas y cosas que no se tienen q1ue hacer hasta que vas ganando con cierta diferencia en el marcador”, señaló. “De todas formas, me quedo con la actitud del equipo, que ha sido buena y me ha dejado contento a pesar de que hemos querido rizar el rizo más de la cuenta y que alguno no ha estado al ciento por ciento”, prosiguió.
“Es normal que el jugador, cuando viene el colista, se relaje un poco porque me ha pasado a mi siendo futbolista y conozco estas sensaciones. Es lógico y hay que tener en cuenta que veníamos de jugar un partido muy intenso la pasada jornada en la que todos estuvieron al 200 por ciento”, comentó Ormaechea.
Durante su comparecencia ante la prensa, Ormaechea repasó alguna de las cosas que ya son cotidianas en su discurso, como que hay gente que ya ve al equipo campeón y “no tiene ni idea” porque quedan muchos puntos en disputa. Amenzó el entrenador con hablar algún día con nombre y apellidos de las personas que él cree que no saben de fútbol pero que sin embargo se permiten la licencia de “hablar abiertamente de la Peña sin saber qué dicen”, señaló en su alegato por la prudencia.

noudiari.es

2-0. El colista se lo pone difícil a la Peña

Da Silva encara el área rival perseguido por dos defensas (Ultima Hora Ibiza).

Peña Deportiva: Jaime, Raúl Gómez, Fofi, Rubén, Berto, Bernal, Aitor (Piquero, min. 57), José Luis (Pando, min. 36), Youssouf, Carvajal, Da Silva (Ramiro, min. 57).
Son Ferrer: David, Ousman, Xampi, Cobo, Guillermo, Carlos, Alberto, Josele, Munaret (Risto, min. 66), Pitiu (Fabián, min. 80) y Òscar.
Goles: 1-0. Minuto 75. Raúl Gómez, tras una jugada de pared. 2-0. Minuto 84. Piquero, a pase de Raúl Gómez.
Árbitro: Ramón Mulet, asistido en las bandas por Córdoba y Guzmán. Mostró amarilla al local Bernal y al visitante Ousman. Pasó desapercibido.
Incidencias: Unas 200 personas en el municipal de Santa Eulària.

 Lo que parecía que iba a ser un paseo de la Peña frente al colista, el Son Ferrer, no fue tal y el conjunto de Mario Ormaechea tuvo que ponerse el mono de trabajo para doblegar a la, a priori, perita en dulce mallorquina. Tras un primer tiempo malo de solemnidad y sin apenas ocasiones de gol, el líder se puso las pilas y acabó superando al farolillo rojo con goles de Raúl Gómez y Piquero, que empezó el encuentro en el banquillo.

Partido desigual entre primero y último que el líder, la Peña, se ha llevado por inercia, 0-2. Lo mejor del primer tiempo ha sido cuando el árbitro ha decretado el final y los dos equipos han enfilado el túnel de vestuarios. Los primeros 45 minutos no han deparado disparos a puerta ni jugadas de calidad más allá de las pinceladas de Pepe Bernal reivindicado más minutos y oportunidades en el equipo local. Todo lo demás, totalmente prescindible.
La Peña se echó una buena siesta en un primer tiempo que contagió el bostezo a la grada ante un Son Ferrer cuyas limitaciones se vieron tanto en el partido como en el descanso, cuando sus reservas ensayaban tiros a puerta y todos los disparos se perdían lejos de los tres palos. Y eso que no había portero. Es normal que la tensión decrezca cuando uno se sabe muy superior a su rival y además al once inicial le faltan algunos de los fijos. Todo unido, con la falta de vitalidad del Son Ferrer y el desapego de la Peña por el partido, dio de sí un primer acto desaborido.
Sonaría el despertador de la Peña en el intermedio porque el equipo volvió al partido con otro espíritu, con más vigor y la voluntad de liquidar a un Son Ferrer que hacía todo lo que podía a base de orden y poco más y aun así se veía infinitamente inferior, húerfano de cualquier virtud con la que poder quebrar la solidez del líder.
La Peña, desperezada, fue ganando metros pero la falta de ideas le impedía hallar el camino del gol. No lo veía claro Mario Ormaechea, que en el 57 hizo un doble cambio para incorporar al partido a Piquero y Ramiro, que le dieron otra marcha al grupo, mayor movilidad y opciones a su ataque.
Era cuestión de tiempo que llegara el primero de la Peña porque el Son Ferrer se iba diluyendo con el paso de los minutos cansado de defender y de ver el balón de lejos. Justamente en la acción menos elaborada llegaría el primero de los locales, obra de Raúl Gómez, que robó un balón y puso la directa hacia la meta contraria. Con una jugada de pared se colocó solo ante el meta y no perdonó, 1-0 en el minuto 75.
Quedaban 15 minutos y el Son Ferrer casi que daba por bueno perder por uno nada más y no osó siquiera presionar al rival en la zona ancha, no fuera que se enfadara. Con el balón y sin una oposición seria, la Peña trenzó por la derecha otra jugada con Raúl Gómez de protagonista, quien puso el balón a Piquero para que este solo tuviera que colocar el pie con la inclinación precisa para que el cuero saliera repelido a las mallas, 2-0.
Antes del final tendría el Son Ferrer su primer y última oportunidad de marcar en una doble ocasión que Risto desperdiciaría con toda la portería para él y el portero tumbado y batido. Pero ni por estas.

Mario Ormaechea: “Alguno no ha estado al ciento por ciento”
Al término del encuentro, Mario Ormaechea, técnico de la Peña, comentó que en el primer tiempo sus jugadores abusaron del pase, “del tiqui-taca” y “carecieron” de verticalidad. “Nos hemos gustado demasiado en los primeros 45 minutos y hemos hecho rambonas y cosas que no se tienen q1ue hacer hasta que vas ganando con cierta diferencia en el marcador”, señaló. “De todas formas, me quedo con la actitud del equipo, que ha sido buena y me ha dejado contento a pesar de que hemos querido rizar el rizo más de la cuenta y que alguno no ha estado al ciento por ciento”, prosiguió.
“Es normal que el jugador, cuando viene el colista, se relaje un poco porque me ha pasado a mi siendo futbolista y conozco estas sensaciones. Es lógico y hay que tener en cuenta que veníamos de jugar un partido muy intenso la pasada jornada en la que todos estuvieron al 200 por ciento”, comentó Ormaechea.
Durante su comparecencia ante la prensa, Ormaechea repasó alguna de las cosas que ya son cotidianas en su discurso, como que hay gente que ya ve al equipo campeón y “no tiene ni idea” porque quedan muchos puntos en disputa. Amenzó el entrenador con hablar algún día con nombre y apellidos de las personas que él cree que no saben de fútbol pero que sin embargo se permiten la licencia de “hablar abiertamente de la Peña sin saber qué dicen”, señaló en su alegato por la prudencia.

noudiari.es

No hay comentarios

Dejar respuesta