2-2. Un puntazo de fe

0
701

Víctor M. Victoria Dos valiosos puntos en el camino. El Inter Ibiza cedió un doloroso empate en su visita al feudo de la Penya Blanc i Blava (2-2), que nunca se dio por vencido y logró contrarrestar una diferencia de dos goles en el segundo tiempo. El punto dejó un regusto amargo en el plantel que dirige Carlos Fourcade, superior en el global del duelo pero incapaz de cerrar el marcador a tiempo. El Sant Jordi recupera su distancia de seis puntos en el liderato de la Regional Preferente tras golear al filial del Formentera en su feudo.

El pitido final del colegiado, Juan Sánchez, desató el lógico abatimiento en las filas interistas. No en vano, el mazazo del empate llegó en el minuto 90 en una de las pocas aproximaciones con peligro de los locales. Sin embargo, en el fútbol lo realmente determinante son los goles, y los visitantes no supieron transformar en una diferencia mayor en el marcador su dominio en el juego.

Pocos podían presagiar en el descanso el posterior devenir del enfrentamiento. El Inter Ibiza gobernó con autoridad la primera mitad, con una intensidad física y una presión alta que asfixió a su rival por momentos. Producto de ello llegó el primer tanto del partido. Gonzalo Labaca robó el esférico en la salida de balón de Jorge Retamal, para asistir después al goleador Xuan Cappellino y éste, de sutil toque con la izquierda, batir con elegancia a José Palau (5’).

A partir de ahí, los visitantes se sintieron cómodos en el partido, producto en parte de su superioridad física ante su joven rival. Y poco antes del descanso llegó el segundo gol gualdiazul. Pase desde el costado izquierdo de Leandro Vita para Xuan Capellino, quien de sutil toque por encima de la defensa deja solo ante el portero a su compañero Gonzalo Labaca. El primer remate de éste es rechazado por José Palau, pero su segundo remate con la cabeza sí es capaz de besar la red de la portería de la Penya Blanc i Blava (41’).

Parecía un golpe definitivo justo antes del descanso, pero los locales no se vinieron abajo tras el paso por vestuarios y nada más arrancar la segunda mitad, Joel Ortiz aprovechó un envío desde el costado izquierdo de Aitor Suárez para, totalmente libre de marca, recortar diferencias en el marcador, insuflar ánimos en los suyos y generar dudas en el rival.

El propio Cappellino tuvo un minuto después una buena ocasión para tumbar las renacidas esperanzas de los locales, pero su remate salió rozando el poste. A la Penya Blanc i Blava se le seguía atragantando la presión y la fortaleza física del adversario, que volvió a disfrutar de otra ocasión en pies esta vez de Fabri, cuyo lanzamiento de falta despejó con acierto el portero local.

Fueron pasando los minutos hasta que, en la recta final del duelo, el inquebrantable equipo blanquiazul empezó a avisar de sus intenciones. Un disparo de Joel Ortiz acabó en córner, a cuya salida el guardameta visitante Gonzalo Paz se vio obligado a realizar una gran intervención. Aún tuvo el Inter Ibiza algunas ocasiones más para sentenciar el duelo, pero la pólvora en el segundo acto estaba completamente mojada.

Y con el tiempo ya casi cumplido, un balón colgado sobre el costado derecho interista fue recogido por Alejandro Román, que había saltado al tapete de Can Misses 2 solo unos minutos antes, y quien de tiro raso fue capaz de batir a Gonzalo Paz y devolver, finalmente y ante la incredulidad visitante, las tablas al marcador.

Enorme el punto sumado por la Penya Blanc i Blava, que nunca se dio por vencido pese a su teórica inferioridad. El joven equipo que dirige Poldi (que ha cumplido su último partido de sanción) ya tambaleó en su día al Sant Jordi y vuelve a demostrar que ofrece mucho más rendimiento que lo que dictan sus números en la clasificación. La próxima jornada, con motivo de la fecha dieciséis, volverá a disputar un partido en casa, esta vez para enfrentarse contra el San Agustín.

El Inter Ibiza, a su vez, tendrá que enfrentarse contra el Luchador en su campo.-2. Carlos Fourcade tiene trabajo psicológico esta semana por delante, y es que algunos de sus futbolistas cayeron abatidos al césped tras el pitido final conscientes de la oportunidad perdida. Seis puntos le separan de nuevo del líder Sant Jordi, si bien ambos se enfrentan en la última jornada, por lo que la distancia todavía es salvable. Ficha Técnica   

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.